La Verdad

Guernica, palabras contra el olvido

video

La villa vizcaína de Guernica, asolada por el bombardeo del 26 de abril de 1937. / A. Ferreras / V. Carrasco

  • Más de cien libros mantienen viva la memoria del atroz bombardeo que destruyó la villa vizcaína hace 80 años

El infierno cayó del cielo al filo de las cuatro y media de la tarde del 26 de abril de 1937, día de mercado en Guernica. La barbarie inauguraba una era y Picasso facturaba poco después en París su universal icono contra la sinrazón. En los 80 años transcurridos, ríos de tinta, un mar de ensayos, estudios y artículos, se han vertido sobre aquel atroz bombardeo en el que la Legión Cóndor de la Luftwaffe, con la aquiescencia de Franco, descargó cuarenta toneladas de muerte –casi 6.000 proyectiles– que en tres horas segaron la vida de una cifra de civiles que hoy aún se discute: algunas fuentes dicen que fueron 126 muertos, otros, hasta 2.000. Se quiso borrar del mapa a la simbólica y noble villa vizcaína y luego la memoria de un brutal ataque que un mar de libros trata de esclarecer o tergiversar, según el caso.

Un sinfín de ensayos, estudios, y artículos de distintos signos e intenciones se han escrito en todo el mundo a lo largo de estos 80 años. Pero al calor del aniversario llegan nuevos títulos, se rescatan otros y vuelve al primer plano 'Gernika', la película que Koldo Serra estrenó en 2016, la única cinta española sobre una masacre a que avergonzó al mundo. Junto a otra película, 'Adiós a las Armas', que sería la «inspiración de Picasso» para pintar su mural, según José Luis Alcaine, que asegura que el lienzo reproduce, fotograma a fotograma, un pasaje de la cinta.

Para todos esos libros y también para Picasso fue crucial 'La tragedia de Guernica', la crónica del periodista sudafricano George L. Steer sobre la masacre que se publicó en 'The Times' y 'The New York Times' el 28 de abril de 1937 y que el pintor malagueño leería más tarde en 'L'Humanité'.

'Gernika: 26 de abril de 1937'

Ángel Viñas prologa el brillante ensayo del historiador Xabier Irujo que publica Crítica y que desmenuza el horror del bombardeo con precisión científica. Codirector del Centro de Estudios Vascos de la Universidad de Nevada, levanta Irujo su solvente acta en 'Gernika' tras rastrear todos los archivos sobre el bombardeo en Alemania, Italia, España, Reino Unido y Estados Unidos.

Detalla los modelos de los 60 aviones atacantes, sus puntos de origen, su mortífera carga o las identidades de los jefes de letal escuadrilla, entre ellos Wolfram von Richthofen -primo del 'barón rojo'- y Hugo Sperrle. Precisa cómo durante tres horas descargaron más de 40 toneladas de bombas que redujeron a cenizas el 85% de los inmuebles y segaron 2.000 vidas entre las 10.000 personas que abarrotaban el pueblo en un día de mercado. Aporta decenas de testimonios sobre aquel aterrador y deliberado castigo contra la población civil y ofrece una bibliografía con más de 140 títulos publicados en todo el mundo.

No alberga dudas Irujo sobre la responsabilidad de Franco como ordenante del bombardeo o de cómo el mismo general y futuro dictador ordenó mentir acerca de la masacre el mismo 27 de abril, menos de 24 horas después de la razia aérea. Tampoco sobre las claras razones del jefe de la Luftwaffe, Hermann Goering, para ensayar su moderno armamento aéreo sobre poblaciones civiles de cara a la inminente guerra mundial y probar a Hitler su letal eficiencia.

Es un estudio «desde arriba» de aquella atrocidad, desde el punto de vista de los ingenieros, contrapuesto a los más comunes estudios «desde abajo», desde el prisma de las víctimas. Con más de un centenar de de páginas de documentos analiza la «lógica subyacente al ataque» y su «pormenorizada descripción de la planificación, organización y ejecución». Autor de un veintena de títulos, Irujo había publicado en 2102 'El Gernika de Richthofen'.

'La muerte de Guernica'

Paul Preston publicó en 2012 en versión electrónica 'La muerte de Guernica', un ensayo «que lucha contra la mentira» y contra la negación de algunos hechos sobre Guernica que el hispanista define hoy «como un ejemplo perfecto de la posverdad y de difusión de falsedades». Juan Pablo García traduce en viñetas a Preston en un libro que publica Debate y supone la segunda colaboración del joven ilustrador y el prestigioso historiador tras el éxito de su tebeo sobre 'La Guerra Civil española'. Como en el cuadro de Picasso, el rojo de la sangre no aparece en el álbum. El historietista malagueño deja a un lado los tonos sepias y anaranjados de su primera colaboración con Preston y opta por una gama entre el blanco y negro y el gris azulado. Es su manera de «evocar» esos tonos azules que apenas se aprecian en el 'Guernica', la universal y también octogenaria obra de Picasso, un símbolo universal contra la barbarie muy vivo a pesar de sus 80 años cumplidos.

'Crónica desde Guernica: George Steer, corresponsal de guerra'

Nicholas Rankin firmó en 2005 la biografía de George L. Steer, periodista, escritor y aventurero, que publicó Siglo XXI. Recrea la extraordinaria vida de Steer y su pasión por el oficio que se cobró su vida en la India, en 1944, con solo 35 años. El fatídico 26 de abril de 1937 periodistas y corresponsales de todo el mundo rivalizaban por contar el ataque entre las ruinas de Guernica. Pero Steer fue el único que volvió a la devastada villa el 27 de abril. Su conmovedora crónica abrió los ojos al mundo al revelar la secreta participación del nazismo. Autor de ocho libros, sin su mirada, su pericia y su osadía el mundo quizá ignorara la verdad sobre la destrucción de Guernica.

Steer, que inspiró a Picasso su cuadro con su crónica y entró en la lista negra de la Gestapo, se curtió en un sinfín de conflictos. Amigo del emperador Haile Selassie, cubrió guerras en Etiopía, Finlandia, Libia, Egipto, Madagascar o Birmania.

'El chico de Guernica'

Luis Iriondo, nacido en Guernica en 1922 y superviviente del bombardeo, se sirvió de sus recuerdos y vivencias para escribir el relato autobiogáfico que publicó Ttarttalo en 2011. De marcado carácter autobiográfico, es la memoria de Patxi Iriarte, un niño que sueña estrenar sus primeros pantalones largos mientras los domingos de baile acecha a las chicas con sus amigos. Un retrato de época con el que su autor trató de «hacer el bombardeo más humano, para hacerlo más llevadero» y que describe un modo de vivir que quedó totalmente truncado por la guerra. Dijo que lo concibió para facilitar el trabajo a los muchos periodistas extranjeros interesados por la masacre.

Iriondo, que narra hechos reales para mostrar cómo era la vida en la villa antes de la guerra, enmascaró «situaciones y nombres» para incluir en el relato a personas que aún vivían. «Narra un acontecimiento trágico de forma muy humana, huyendo de polémicas políticas y con mucho humor e ironía»», advierten sus editores.

'Guernica y la guerra total'

Ian Patterson presenta a Guernica como ejemplo de la «guerra total» en su ensayo publicado en 2008 (Armas y Letras), un execrable modelo de masacre civil que se impondría en el trágico y ultraviolento siglo XX. Analiza el bombardeo «como suceso y como símbolo» y explora su significado en la conciencia de una ciudadanía «enfrentada por primera vez al terror como estrategia». El bombardeo, denominado 'operación Rügen', causó, según sus cuentas, unas 1.700 víctimas, cifra que Irujo eleva a 2.000 gracias al detalle de los documento que ha podido manejar, aunque no hay registros de muertos.

'La destrucción de Guernica'

Comares rescató en 2012 este estudio de Herbert Rutledge Southworth, uno de los más destacados analistas de las patrañas, tergiversaciones y falsas verdades que el franquismo tejió sobre la guerra civil. Pionero en este afán, ganó reconocimiento internacional por deshacer y pulverizar las manipulaciones del franquismo sobre la destrucción de Guernica. Southworth, que subtituló su ensayo 'Periodismo, diplomacia, propaganda e historia', investigó el tema hasta su muerte en 1999, poco después de terminar otra obra que le ocupó años para desmontar la justificación franquista del alzamiento: 'El lavado de cabeza de Francisco Franco. Conspiración y guerra civil', prologado por Paul Preston, se publicó con carácter póstumo tras la muerte del autor.

'Guernica, el bombardeo. La historia frente al mito'

Jesús Salas Larrázabal publicó revisado en 2012 este ensayo (Clásicos Galland Books) que resume sus tesis sobre el bombardeo y niega la implicación directa de Franco. Este general franquista de aviación, autor de 'La Guerra de España desde el aire', se alinea con otros historiadores como Pío Moa, César Vidal, Ricardo de la Cierva o Roberto Muñoz Bolaños. Publicado por primera vez en 1987 y escrito «entre el amor y la perplejidad», sostiene su autor que «Guernica pasará a la historia como uno de los más claros ejemplos de cómo puede la propaganda cambiar el sentido de los sucesos reales».

'Guernica, una nueva historia: Las claves que nunca se han contado'

Roberto Muñoz Bolaños cuestiona en este ensayo que publica Espasa la participación y la responsabilidad directa de Franco en el bombardeo y se ocupa por extenso de las, según él, fracasadas negociaciones entre el Caudillo y los nacionalistas vascos. Experto en historia militar, se pregunta si actuó de forma autónoma la Legión Cóndor, cuál era el verdadero objetivo del bombardeo, si existía una justificación militar o fue solo un experimento táctico. También si supo Franco con antelación que se iba a producir el bombardeo y la intensidad que tendría, o si el fracaso de las negociaciones entre los sublevados y la dirección del Partido Nacionalista Vasco fue una de las causas del bombardeo.

'Adiós a las Armas'

El loado director de fotografía José Luis Alcaine sostiene que Picasso se inspiró para su cuadro en la película 'Adiós a las armas' de Frank Borzage, un drama antibelicista basado en la novela de Ernest Hemingway que se estrenó en París en 1933. Al analizarlo fotograma a fotograma, Alcaine halló un «sorprendente paralelismo» con los personajes principales del cuadro que se expone desde 1992 en el Museo Reina Sofía.

Alcaine, un maestro de la luz que ha trabajado con todos los grandes del cine español, de Pedro Almodóvar a Víctor Erice, no alberga dudas. Analizó las coincidencias en un extenso artículo que publicó en la revista 'Cameraman'. Desmenuza la secuencia sobre al huida nocturna de militares y civiles por una carretera que bombardean unos aviones, personajes y situaciones que según él encierra el 'Guernica' con su simbólica mano blanca y moribunda en el barro, los caballos desbocados o la mujer que clama al cielo.