La Verdad

Guernica: 80 años después de la masacre

video

Destrucción causada por el bombardeo sobre Guernica. / Óscar Chamorro

  • El 26 de abril de 1937 bombarderos pertenecientes a la Legión Cóndor alemana sembraron el caos sobre la villa vizcaína, símbolo de la barbarie bélica

El 26 de abril de 1937 bombarderos pertenecientes a la Legión Cóndor alemana, escoltados por cazas de la Aviación Legionaria italiana, lanzaron bombas medianas de 250 kilogramos (kg), ligeras de 50 y más de 3.000 proyectiles incendiarios de aluminio de 1 kg sobre la villa vizcaína de Guernica dejando a su paso la huella indeleble de la barbarie y la sinrazón.

El 70% de los edificios fueron totalmente destruidos por el incendio posterior al bombardeo y 271 construcciones fueron demolidas, el 75% de las existentes en la localidad y el barrio de Rentería.

Según los últimos estudios, se estima que hubo 126 fallecidos en el bombardeo, aunque 80 años después, las cifras siguen variando significaticvamente entre unos análisis y otros.

Coincidiendo con el aniversario, el cementerio madrileño de La Almudena ha retirado a petición del Gobierno alemán la placa de hormigón que presidía las tumbas de siete pilotos alemanes de la Legión Cóndor.

La medida se ha tomado por deseo expreso de la Embajada de Alemania, propietaria del mausoleo, y por la voluntad de la Empresa Funeraria Municipal "de eliminar vestigios del totalitarismo", dice la nota del gobierno local. Tras la retirada de la placa frontal del mausoleo en honor de dichos soldados únicamente permanecerán "unos pequeños indicativos con los nombres de los enterrados sobre sus sepulturas".

En una carta enviada al Ayuntamiento, la Embajada alemana en Madrid solicitaba expresamente a la funeraria municipal que "antes del 25 de abril de 2017 procedan al desmontaje de las placas de hormigón".

Según la Embajada, el mausoleo no goza de protección patrimonial y su titularidad es de la República Federal de Alemania, por lo que no existen obstáculos para quitarla. "El desmontaje deberá incluir la retirada de todo el frontal", subraya la misiva de la embajada, que pide "siete placas pequeñas y sencillas que servirán para la identificación de las personas enterradas allí".