El gastromercado de Correos abrirá en septiembre 15 puestos selectos

El suelo original del patio central, con un gran espacio de bebidas en el centro y puestos en los laterales. / LV
El suelo original del patio central, con un gran espacio de bebidas en el centro y puestos en los laterales. / LV

Los grupos promotores harán una presentación en mayo de los espacios y escogerán las ofertas más excelentes; habrá terraza cubierta y dos tiendas

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

El mercado gastronómico de Correos abrirá en septiembre y contará con quince puestos, dos tiendas 'gourmet' y una terraza a pie de calle. Orenes Grupo y la sociedad mexicana Mercantil Española de Mercados invertirán más de 3 millones de euros y generarán 100 puestos de trabajo directos y 150 indirectos con una estimación de visitas de medio millón de personas al año. Será un nuevo atractivo de la ciudad de la mano de la iniciativa privada, que permitirá recuperar un edificio proyectado en 1930 por el arquitecto Pedro Muguruza y sin uso desde que hace más de tres décadas fue trasladada la sede de Correos.

Será un mercado polivalente para promocionar la cultura culinaria y fomentar actividades culturales, según explicaron en rueda de prensa Javier López Cerrón, director general de Orenes Grupo, y Miguel Pichardo y Manuel Borrego, socios de Mercantil Española de Mercados, tras visitar las obras el alcalde de Murcia, José Ballesta, con los concejales Antonio Navarro, Maruja Pelegrín y Jesús Pacheco. Con la reforma los promotores esperan que el gastromercado de Correos sea un lugar de paso para lugareños y turistas.

El arquitecto Zamorano destaca el buen estado de la estructura, que quedará libre de tabiquería y será un elemento decorativo

«Queremos dinamizar la zona y que sirva de impulso para la potente gastronomía regional», manifestó Pichardo, que recordó que las obras comenzaron en agosto de 2017 y que durante estos meses se ha estado trabajando en la adecuación de la estructura al nuevo uso que se le va a dar como mercado. A partir de ahora y hasta agosto, cuando está previsto que concluya la obra, se acondicionarán las instalaciones. «La previsión de apertura es para septiembre, tenemos cinco meses por delante. A mediados de mayo habrá una nueva presentación en la que traeremos la distribución definitiva del propio mercado, con todos los puestos y actividades en cada uno de ellos, y se lo presentaremos a comerciantes y hosteleros de Murcia para que sepan cómo podemos colaborar con el comercio local. Seremos un actor grande, y vamos a necesitar el apoyo de todos, de mercados de abastos y todo tipo de servicios y productos». Se hará un concurso por actividades, y se escogerán las mejores ofertas según la excelencia.

«Seremos un actor grande y vamos a necesitar apoyo de todos», dice uno de los socios; la inversión supera los 3 millones de euros

Levantado en 1930

El arquitecto del proyecto, Rafael Zamorano, detalló que el origen está en un concurso que convocó en 1919 la dirección de Correos de la época, y lo ganó el arquitecto vasco Muguruza, uno de lo dos autores del Valle de los Caídos. Intervino también en la ampliación del Museo del Prado, hizo la estación de Francia de Barcelona y fue director general de Vivienda. «Este edificio es de una persona importante, quizás no como una arquitectura culta, pero sí como un gran trabajador de la arquitectura». El inmueble no se construyó hasta 1930. «No han pasado ni cien años», indica Zamorano, y «lo vamos a recuperar sin hacer alardes técnicos. Por fuera responde a las bases del concurso, vinculándolo a una arquitectura regionalista, y es bastante clásico en su fachada, pero dentro emplea un sistema estructural de pilares esbeltos de hormigón, con vigas secundarias y losas, y aquí se libera de lo clásico y fruto de su juventud utiliza un lenguaje racionalista atípico en la época». Esa armadura le da gran valor al proyecto actual, y, de hecho, las normas urbanísticas protegen tanto la fachada como la estructura. «Lo que hemos hecho es liberarla de toda la tabiquería para que podamos comprobar esa parcialidad que por sí solo es un elemento decorativo muy importante. Esa es la esencia de la intervención nuestra. Mantener el patio de relaciones centrales, y en el exterior seremos respetuosos, limpiándolo y reparando lo defectuoso y renovando la carpintería en mal estado. Toda la carga será en el interior».

Los puestos estarán distribuidos en el perímetro, en los laterales, y no llegarán al techo para tener una percepción de la estructura. Habrá un puesto central de bebida alrededor de la escalera, y los únicos elementos de tabiquería serán una zona de servicios en el interior, un montacargas y una escalera para el personal. Y se abrirá al exterior por la parte trasera, donde actualmente hay un aparcamiento, que se transformará en una gran terraza acristalada, con bar, quiosco y aseos. La planta sótano, con 700 metros, tiene usos auxiliares, y la planta segunda, con 500 metros, no se usará. En total, el inmueble tiene 3.000 metros cuadrados y se utilizarán 2.500 metros cuadrados, más lo que se construirá fuera (200 metros de terraza y 300 de espacio cubierto). La planta alrededor del patio quedará diáfana, y se podrá compartimentar dependiendo de la necesidad. Habrá un salón y una sala de servicios. El gastromercado cumple con los parámetros del código técnico, según Pichardo. Abrirá en los horarios reglados los 365 días del año, y en Nochevieja y Nochebuena con horario reducido.

Ballesta: «Un foco de atracción importantísimo»

El alcalde Ballesta está convencido de que el gastromercado de Correos es «una marca de ciudad». «Podemos empezar a palparlo ya. Recupera un edificio que hemos entrado en él para enviar cartas y hacer giros, y para muchos va a ser especial porque solo lo han conocido cerrado. Por tanto, estamos recuperando algo de la memoria colectiva de todos los murcianos. Es importante también porque el uso final se enmarca en esos proyectos de excelencia que uno ve en España solo en Madrid, Barcelona y Sevilla, y Murcia se va a incorporar a ese cosmopolitismo de una ciudad moderna». Ballesta recordó que la parte más importante es la gastronómica, pero hizo hincapié en que la parte lúdica y cultural en la parte alta puede abrir horizontes y crea expectativas de nuevos objetivos. Y también reparó en que 100 personas encontrarán empleo directo, además de los 150 indirectos. «Está en un lugar absolutamente privilegiado, y será un foco de atracción importantísimo». El primer edil indicó que la Concejalía de Urbanismo garantiza que cumple todos los parámetros legales. Y valoró el esfuerzo por parte de los dos grupos promotores. «Para Orenes este proyecto es algo más que un simple negocio, pues ellos tienen su alma y corazón, y para todos es una gran satisfacción que actúen así en el núcleo de su ciudad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos