La Verdad

Juan Antonio Ortega (sentado), Alberto Cárceles y Fernando López, en el laboratorio de Salud Medioambiental del Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB).
Juan Antonio Ortega (sentado), Alberto Cárceles y Fernando López, en el laboratorio de Salud Medioambiental del Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB). / VICENTE VICÉNS / AGM

Un informe apunta a un mayor riesgo de cáncer infantil junto a focos industriales

  • La incidencia de tumores pediátricos ha crecido más de un 50% en la Región desde finales de los 90

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado y mochilas para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos de piel de diseño exclusivo.

Hasta 80%

Diseño y calidad en tu descanso

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Selección de marcas en moda íntima para hombre

Hasta 70%

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Miss Sixty, Morellato y V&L

Hasta 80%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

La Unidad de Salud Medioambiental de La Arrixaca ha detectado un número de casos de cáncer infantil significativamente superior a la media en las cercanías de tres focos industriales de la Región. Así lo señala el equipo que dirige el pediatra Juan Antonio Ortega en un estudio que acaba de publicar la revista científica 'Environmental Research'. Los tres puntos identificados son La Aljorra, donde la principal actividad es la química y energética; Cabezo Beaza (Cartagena), donde se concentran varias empresas dedicadas a la gestión de residuos; y Lorca, en las cercanías de la cementera Holcim, que cerró sus puertas en 2013.

De los resultados, sin embargo, no puede concluirse una relación directa. «Son necesarias más pruebas», admiten los autores en su estudio. Lo que hace el informe es «sugerir una posible asociación entre la proximidad a ciertas industrias y el riesgo de cáncer pediátrico». Serían necesarias investigaciones epidemiológicas mucho más amplias para poder corroborar que en torno a este tipo de industrias hay más incidencia. Además, el cáncer es una enfermedad multifactorial. Achacar un tumor a una causa concreta es prácticamente imposible, con escasas excepciones: una de ellas es la vinculación clara entre tabaco y cáncer de pulmón.

Pero los datos están ahí, y de ellos se concluye que en La Aljorra, Cabezo Beaza y Lorca se ha detectado lo que los científicos denominan un clúster: una agrupación significativa de casos de cáncer pediátrico que supera ampliamente la incidencia esperable, en función del número de menores de 15 años que residen en la zona. En La Aljorra, el número de afectados es casi el triple del que sería estadísticamente previsible. La conclusión es similar en Cabezo Beaza, donde se une la presencia de varias empresas dedicadas a la gestión de residuos con los terrenos contaminados de Potasas y Derivados, así comos los de Zinsa. ¿Puro azar o resultado de la contaminación provocada por la industria pesada? «Los datos representan una poderosa llamada de atención para seguir investigando», subraya Juan Antonio Ortega.

Doce áreas analizadas

En total, en el estudio se ha medido la incidencia de cáncer pediátrico en doce focos industriales de la Región donde se agrupan 31 plantas potencialmente contaminantes, según consta en el Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente. Mientras en La Aljorra, Cabezo Beaza y Lorca se han encontrado resultados que sugieren un mayor riesgo de sufrir algún tumor en edad infantil, en el resto de áreas industriales -incluidas todas las del cinturón metropolitano de Murcia- no se han detectado desviaciones estadísticas que permitan albergar sospechas fundadas.

La investigación ha sido desarrollada por Juan Antonio Ortega, Alberto Cárceles y Diana Sotomayor, de la Unidad de Salud Medioambiental de La Arrixaca, en colaboración con el matemático Fernando López, del departamento de Métodos Cuantitativos de la UPCT, y Rebeca Ramis, del Instituto de Salud Carlos III.

La Unidad de Salud Medioambiental cuenta con una completa base de datos en la que están registrados los 624 casos de cáncer infantil que se han producido en la Región desde 1998. Esta estadística ha constituido el punto de partida de la investigación, y lo primero que llama la atención es el «aumento significativo de la incidencia del cáncer pediátrico en todo el periodo». Entre 1998 y 2003 se registraron en la Región 172 casos, frente a los 262 del quinquenio 2010-2015. El incremento es del 52%. De 138,4 casos por millón de personas menores de 15 años se ha pasado a 168,4.

Las leucemias constituyen el tipo de cáncer más habitual entre los menores de 15 años, pero el mayor aumento en la incidencia se ha producido en los linfomas no Hodgkin (NHL): de 11 casos entre los años 1998 y 2003 a 25 en el periodo 2010-2015. También se ha doblado la prevalencia de neuroblastomas y otros tumores neuroectodérmicos.

El cáncer -no solo el infantil- está aumentando en España y en toda Europa. Los científicos tratan de aclarar qué papel juega la contaminación en este incremento. Este es el objetivo que ha lanzado al pediatra Juan Antonio Ortega a liderar esta investigación.

El triple en La Aljorra

Los resultados más sorprendentes son los de La Aljorra. En un radio de 3,39 kilómetros en torno a la planta de la petroquímica Sabic se registraron entre 1998 y 2015 ocho casos de cáncer en menores de 15 años, cuando lo esperable, de acuerdo a la incidencia media, sería no haber superado los 3 casos. «La cifra prácticamente se triplica», advierte el doctor Ortega.

De los ocho afectados por cáncer infantil en La Aljorra a lo largo de este periodo, dos padecieron neuroblastomas (tumores que se forman a partir del tejido nervioso) cuando lo esperable, desde el punto de vista estadístico, sería una incidencia de 0,26. «Estudios previos han encontrado asociaciones» entre este tipo de tumores «y exposiciones a sustancias tóxicas para el medio como el bisfenol A (presente en los plásticos), hidrocarburos aromáticos policíclicos o tetracloruro de carbono», se advierte en el informe.

El segundo foco industrial sobre el que surgen las sospechas de un mayor riesgo de cáncer es Cabezo Beaza, donde se localizan plantas destinadas «a la incineración y valorización de residuos peligrosos». En un radio de 2,69 kilómetros, se han registrado cinco casos de linfoma no Hodgkin entre 1998 y 2015, cuando lo estadísticamente esperable sería no haber contabilizado más de un paciente. Además de la presencia de empresas de valorización de residuos, los investigadores subrayan la cercanía con los terrenos contaminados de Zinsa y de Potasas y Derivados, «una zona de más de 20 hectáreas donde miles de toneladas de suelo rico en metales pesados (plomo, cadmio, arsénico) y los elementos radioactivos derivados del fosfogisio (uranio, torio y polonio) se encuentran al aire libre». De hecho, Juan Antonio Ortega se inclina porque el posible mayor riesgo de cáncer sea achacable a estos terrenos, pese a estar algo más alejados que las empresas en funcionamiento que trabajan con residuos.

El último de los focos con mayor incidencia está localizado en Lorca, en un radio de 2,67 kilómetros en torno a la cementera Holcim, que cerró en 2013. Aunque lo previsible es que se hubiese producido un caso o ninguno de linfoma de Hodgkin, se han contabilizado tres.

En definitiva, los resultados del estudio «sugieren una posible asociación entre la proximidad a ciertas industrias y un mayor riesgo de cáncer pediátrico». Los autores recuerdan que diferentes investigaciones apuntan a que «la cercanía a cualquier actividad industrial parece aumentar la incidencia de linfoma no Hodgkin». El riesgo global de cáncer pediátrico aumentaría en las inmediaciones de industrias energéticas y químicas, mientras en los entornos de las plantas de gestión de residuos y de las cementeras se incrementaría el riesgo de linfomas.

Dificultad para hallar pruebas

Los autores admiten las limitaciones del estudio, ya que «la baja incidencia del cáncer pediátrico y el pequeño tamaño de la población de los niños estudiados dificultan los intentos de obtener pruebas consistentes». Sin embargo, consideran que las anomalías estadísticas detectadas en La Aljorra, Cabezo Beaza y Lorca son suficientemente significativas para requerir de «una evaluación del riesgo de cáncer» en estas zonas, con la elaboración de historias clínicas ambientales que valoren el posible efecto del entorno industrial. De esta forma «mejorará nuestra comprensión de la etiopatogenia detrás de estos casos» y habrá una «oportunidad de mejorar la salud pública» en la Región.