Rosa Vigueras: «Merecemos equivocarnos y levantarnos»

Rosa Vigueras, dando un paseo cerca del río Segura, en Murcia. / Vicente Vicéns / AGM
Rosa Vigueras, dando un paseo cerca del río Segura, en Murcia. / Vicente Vicéns / AGM

Rosa Vigueras, abogada y mediadora

Daniel Vidal
DANIEL VIDALMurcia

Endulza con miel su té helado Rosa Vigueras (Murcia, 1974) sin perder un ápice de la «armonía» que impregna hoy su vida. Llega de la notaría, de resolver entuertos legales para seguir sacando de la ruina económica y personal a decenas de familias de la Región, a empresarios que lo perdieron todo con la crisis y que, gracias a la mediación de esta abogada y a las leyes puestas en marcha en los últimos años, hoy tienen una segunda oportunidad. «Algún cliente me dice que soy su hada madrina», sonríe con una mirada chispeante esta mujer tremendamente segura de sí misma. Soltera, sin hijos, pero con cuatro sobrinos, está «ilusionada con vocación», y no solo con el viaje a México que emprenderá este mes para aprovechar sus vacaciones y empaparse, entre otras cosas, de Frida Kahlo, picante y cerveza. «Resolutiva, curiosa y emotiva», algo tendrán que ver también en su armonía las incalculables dosis de tranquilidad que reparte entre no pocos murcianos endeudados hasta mucho más arriba del cuello, que «un día llegaron a pensar incluso en suicidarse. Muchos llegan con ese primer pensamiento a mi despacho. A veces, esa idea se la han quitado de la cabeza gracias a la mirada de su perro», relata. Para este trabajo también se necesita un descanso y una desconexión. Y más, con este calor.

-¿Cómo lo soporta?

1
-¿Un sitio para tomar una cerveza? -El chiringuito La Cangreja, en La Manga.
2
-¿Una canción? -'Let it be', de The Beatles.
3
-Un libro para el verano. -'El hombre en busca de sentido', de Victor Frankl.
4
-¿Qué consejo daría? -'Let it be'. Déjalo estar.
5
-¿Cuál es su copa preferida? -'Gin-tonic'.
6
-¿Le gustaría ser invisible? -No.
7
-¿Un héroe o heroína de ficción? -Wonder Woman.
8
-Un epitafio. -'Let it be', también [risas].
9
-¿Qué le gustaría ser de mayor? -Más sabia.
10
-¿Tiene enemigos? -Sí, pero no sé cuántos.
11
-¿Lo que más detesta? -La falta de respeto y de educación.
12
-¿Un baño ideal? -En Calblanque.

-Yo tengo una casita en la sierra y allí hace fresquito, y no me hace falta el aire acondicionado. La sierra me gusta más que el nivel del mar, donde hace más calor y me baja la tensión. Cuando no estoy en la sierra, con aire acondicionado y con mucho líquido.

ESTÍO A LA MURCIANA«Tengo salud; tengo un trabajo que me realiza; mi familia está bien... Esto es la prosperidad»

-¿En qué sierra?

-En la de La Pila, en La Garapacha. Allí vive mi madre. Tenemos gallinas que ponen huevos. Allí sales a la calle a las seis de la tarde y es una gozada. A veces te tienes que poner una chaqueta.

-No hace falta irse al País Vasco para tener frío en verano.

-No. Pero también me iría al País Vasco, que me encanta. O a Finlandia. En verano busco sitios con frío. He ido muchos veranos a Asturias, por ejemplo.

-Y este verano, ¿a dónde irá?

-A México.

-Mucho frío allí no hace.

-Pues no, más bien bochorno. Ya me ha advertido una amiga mía que ha venido ahora de Panamá: «Prepárate». Y también me ha dicho que no beba agua del grifo, porque hay muchos trastornos gastrointestinales por beber agua del grifo. Todo embotellado. Tendremos esas precauciones. ¡Cerveza! Y picante, que llama a la cerveza. Esa será un poco la dieta de este verano [risas].

-¿Qué más quiere hacer allí?

-Conocer la zona colonial. Lo que hizo España allí. Nos llaman «padres», «madres» y «hermanos». De hecho, cuando hablé con los anfitriones, se alegraron mucho; dijeron «qué bien, otra española». Reciben a los españoles con un cariño especial. Quiero palpar esa fraternidad. Quiero conocer la historia de Frida Kahlo. ¡Me encanta Frida Kahlo! San Miguel de Allende, Guanajato... Además, para mí es la primera vez que cruzo el 'charco'. Voy muy ilusionada.

-En Guanajato hay un Festival de la Muerte.

-Sí, sí. También me gusta mucho el tratamiento de la muerte y de lo que pasa después de la muerte. Es más un alboroque, una fiesta, que un duelo. Me parece muy llamativo el enfoque de la vida y de la muerte que tienen allí.

-Para muerte, la de muchos matrimonios en verano.

-Es cierto que los divorcios son más comunes tras el período vacacional, que es cuando la convivencia hace estragos y los conflictos se agudizan.

-¿Qué habría que hacer?

-Firmar pactos de no agresión. Hay que hacer como un libro blanco de familia, y gobernarse los espacios, los tiempos... Son muchos factores. Es complicado, pero no es imposible.

-¿Qué necesita un buen verano?

-Encuentros con personas que hace tiempo que no ves y con la familia que abandonas a lo largo del año. Un buen libro. Y un sitio donde haga fresquito. Lo de viajar es más coyuntural. El verano se lo hace uno, y no hace falta viajar a México.

-Y nuestro país, ¿qué necesita?

-Ilusión y vocación. Más solidaridad, más preparación por parte de la gente que gestiona los intereses públicos. Nobleza, honestidad. Los españoles, como ciudadanos, hemos demostrado ser muy pacientes, muy buenos. Estamos saliendo de la crisis. La gente tiene ilusión y vocación. Pero falta otra gente que coja las riendas, sí.

-¿Y qué le sobra?

-La insolidaridad de algunos.

-¿Un recuerdo imborrable?

-[Responde automáticamente] El poni 'Sacarino' que me regaló mi abuelo Juan cuando era una niña. Eso no se olvida en la vida. 'Sacarino', como el personaje de cómic. Siempre quería ir a ver al poni 'Sacarino', que tenía muy mala leche, por cierto. Mordía. Siempre nos han gustado mucho los animales.

-¿Tiene alguno en casa ahora?

-No, en mi piso no. En casa de mi madre, sí. Allí aceptamos de todo. De hecho, la perra que tenemos ahora, 'Gara', de Garapacha, es una American Stanford que se la encontró mi madre en el campo. Venía de una pelea de perros, la recogimos, la curamos y esa perra se entregó a nosotros y nosotros a ella. Perdió parte de un ojo. Y no sabe el cariño que nos dio. Un animal peligroso que es lo más dulce del mundo con la persona que lo cuida.

-¿Qué aprende de su madre?

-El trabajo, la constancia, el compromiso, la solidaridad. ¡Qué le voy a decir yo de mi madre!

-Lo que usted quiera.

-Bueno, ¡mi madre es mi fan número uno! Mi madre se proyecta sobre su hija. Vivió en una época en la que una mujer, principalmente, no podía... Si mi madre hubiese podido, se hubiera dedicado a una profesión libre, también. Mi madre ve en mí una proyección, y eso le hace venirse arriba, y es la que más me anima. Es mi 'coach' número uno. No sabe qué hacer para ayudarme. Todavía me lleva tápers y pan casero a mi casa. ¡Mi mamá me mima!

-¿Cómo le mima, exactamente? Es decir, ¿qué llevan esos tápers?

-Me hace bacalao encebollado, que me encanta. Y guisos. Yo soy muy de cuchara. Hace ese guiso de huesos, que lleva espinazo de cerdo, hierbabuena, morcilla, garbanzos y arroz. Ese es el guiso estrella. ¡Tortilla de patata de cuatro dedos! Me chifla. Y, cuando vamos a verla, arroz y conejo. ¡El otro día me trajo un táper de sopa de calabaza! Es que soy muy afortunada. Póngalo, póngalo. Esa es la mejor fortuna que puede tener uno: que tu madre te haga la comida a esta edad. Nada de 'perras'.

-Lo pondré. Hablando de 'perras', usted ha salvado de la ruina (económica y personal) a muchas familias gracias a su labor de mediadora en el plan Renace de la Comunidad y a la Ley de Segunda Oportunidad. ¿Qué suelen decirle esas familias?

-Seguimos trabajando en ello. Hay frases que ellos utilizan mucho. 'Lleno el depósito de la ilusión'; 'abro una ventana'; 'puedo descansar'; 'siento que mi casa no es una tumba'. Hay un cliente que me dice que soy su hada madrina. Le salvé su casa y hoy sigue viviendo allí. Hay mucha gente que vive esperando a que una comisión judicial le eche de su casa. Es dramático. Pasan muchas cosas malas, pero todavía quedan que les echen de sus casas. Afortunadamente, las cosas han cambiado a mejor. Hay que buscar un profesional, hay que buscar ayuda y no quedarse en 'modo avestruz', porque no ayuda nunca.

-Lo del 'modo avestruz', ¿vale para todos los aspectos de la vida?

-Sí. Aunque, en los conflictos, hay fases en las que hay que hacerlo para reflexionar, para pensar en cómo reaccionar ante un determinado problema. Y después actuar. Pero, en los temas económicos, siempre hay que adelantarse a la jugada.

-Y usted, ¿qué suele decirse?

-Lo afortunada que soy cada día, como le he dicho antes. Tengo salud, tengo un trabajo que me realiza, mi familia está bien... Para mí esto es la prosperidad. ¡Que siga la prosperidad!

-¿Qué es la familia?

-Una fuente de alegría y de enseñanzas. Un aprendizaje continuo.

-¿Qué echa de menos?

-¡Las vacaciones de tres meses! Echo de menos cansarme de las vacaciones de verano, sí.

-¿Le sobra algo?

-[Piensa] Nada. En estos momentos de mi vida no me sobra nada. Estoy en armonía, conmigo misma y con el entorno. Todo no es perfecto, porque no hay una vida perfecta, ¿no? Pero no me sobra nada. Ni me falta nada. Estoy en equilibrio, aunque tampoco me falta mi punto de locura.

-¡Que no falte! ¿A qué aspira?

-Suelo pensar a corto plazo. Así que... Aspiro a ir al Cante de las Minas en La Unión. ¡Qué festivales de música tenemos en la Región! También voy todos los años a algún concierto del Festival de Jazz de San Javier.

-¿Qué le deja boquiabierta?

-La música me deja bastante boquiabierta. Los cantaores. Me gustan mucho Arcángel y Morente. El arte es lo que más me emociona. Mire, el David de Miguel Ángel, en Florencia, sí me dejó boquiabierta de verdad.

-¿Qué no puede defender?

-No puedo defender la injusticia, aunque a veces me toca por mi trabajo. Por eso intento siempre conciliar, y a veces rechazo casos. No puedo con el abuso. ¡Madre mía, qué trabajo tenemos! Yo, mediadora.

-Una gran alegría será...

-Que todos esos empresarios que fallaron durante la crisis puedan emprender de nuevo y que puedan volver a empezar. Confiar de verdad en la segunda oportunidad, pero no porque lo ponga la ley. Es que merecemos equivocarnos, merecemos levantarnos cuantas veces sean necesarias.

-¿Qué se tiene prohibido?

-¡Volver a fumar!

-¿Y cómo lo hace?

-Pensando en lo que disfruto al respirar el aire puro y no cansándome al subir una cuesta.

-¿Qué no hace y sí debería?

-Más deporte.

-¿Qué sueño tiene por cumplir?

-Ir a Japón.

-Termine esta entrevista.

-Quiero acabar diciendo que, gracias al último reportaje que hicimos juntos, mucha gente vino a verme para apuntarse al Plan Renace y buscar una segunda oportunidad, lo cual debo agradecerles a usted y a 'La Verdad'. Que la próxima vez que nos veamos sea para que usted y yo contemos cuánta gente ha vuelto a emprender y a salir adelante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos