Estío a la murciana

Anastasio Díaz-Sánchez: «'Euclid' podría ser un premio Nobel»

Anastasio Díaz-Sánchez, practicando esgrima en el pabellón Nuevo Cagigal de Murcia. / mARTÍNEZ BUESO
Anastasio Díaz-Sánchez, practicando esgrima en el pabellón Nuevo Cagigal de Murcia. / mARTÍNEZ BUESO

«Cualquier cielo de cualquier monte que esté a más de tres mil metros te deja impresionado», afirma el profesor de Física Aplicada de la UPCT

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

«Cuanto más sabes, más quieres conocer», dice el profesor de Física Aplicada de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) Anastasio Díaz-Sánchez (Murcia, 1967). Desde que era un niño ha mirado al cielo con curiosidad, buscando respuestas a muchos interrogantes. Las preguntas, asegura desde su despacho, un coqueto espacio con forma de buhardilla y techo de madera ubicado en la última planta del antiguo Hospital de Marina, hoy sede de la Universidad -«nos han puesto cerca del cielo», ríe-, son lo que nos hace evolucionar. Toca la guitarra y el piano, de joven hizo atletismo y ahora practica esgrima. El verano pasado descubrió, junto a su equipo, una galaxia mil veces más luminosa que la Vía Láctea. Se llama Ceja Cósmica y está a 10.500 años luz de la Tierra.

1
-¿Un sitio para tomar una cerveza? -Cualquiera que tenga cerveza sin gluten.
2
-¿Una canción? -'Recuerdos de la Alhambra', de Francisco Tárrega.
3
-Un libro para el verano. 'Creación', de Gore Vidal.
4
-¿Qué consejo daría? -Perseverancia.
5
-¿Cuál es su copa preferida? -Una copa de vino tinto.
6
-¿Le gustaría ser invisible? -No.
7
-¿Un héroe o heroína de ficción? -El profesor Bacterio.
8
-Un epitafio. -No me gustan. Preferiría que esparcieran mis cenizas.
9
-¿Qué le gustaría ser de mayor? -Lo que soy.
10
-¿Tiene enemigos? -No.
11
-¿Lo que más detesta? -La hipocresía y el egoísmo.
12
-¿Un baño ideal? -En un 'jacuzzi' con mi mujer.

-¿Cómo de difícil es dar con una nueva galaxia?

-Si buscas galaxias que están más o menos cerca no es muy complicado. Se calcula que puede haber dos billones en todo el universo, pero nosotros buscábamos cierto tipo de galaxias muy lejanas, de las más lejanas y brillantes, y esto es más difícil. De hecho, en el archivo de datos que utilizamos para el estudio nos encontramos con alrededor de 700 millones de puntos de luz que podían ser estrellas, galaxias u otros objetos, pero solo dos respondían a las características que estábamos buscando; uno es la galaxia que encontramos y otro todavía lo estamos comprobando.

«A veces me levanto a las siete de la mañana y toco un rato [la guitarra o el piano] antes de ir a trabajar»

-¿Cómo es?

-Está a 10.500 años luz. Cuando ves algo que está a esa distancia lo estás viendo tal y como era hace 10.500 años, que es el tiempo que su luz ha tardado en llegar hasta nosotros. Sabemos que el universo tiene 13.700 millones de años luz, así que esta galaxia se encuentra en la época de formación del universo.

-¿Le han puesto nombre?

-Sí, Ceja Cósmica.

-¿Cómo miraba el cielo cuando era un niño?

-Con curiosidad. Recuerdo estar en casa de mi abuela y preguntarme qué había más allá de esas figuras que tenían forma de coche o de cualquier otra cosa. Veía puntos de luz pero no me imaginaba lo grandes e inmensos que en realidad son.

-¿Ahora mira con la misma inquietud?

-Ahora creo que miro con más curiosidad, porque cuanto más sabes, más quieres conocer y más preguntas te haces.

-¿Qué le atrae del universo?

-Lo bonito que es; saber dónde estamos, de dónde venimos y también a dónde vamos.

-¿Cree que estamos capacitados para desentrañar todos esos misterios?

-Sí, lo que nos falta es la tecnología, por eso tenemos que seguir investigando. Muchas veces, lo más complicado no es responder preguntas, sino hacerlas. Y lo que te va a llevar por el buen camino es hacer la pregunta correcta, porque la capacidad del ser humano no tiene límites.

-¿Alguna vez se ha imaginado viajando por el espacio? ¿Le gustaría?

-Sí, claro que me gustaría. De hecho, me gustaría que existieran esos agujeros de gusano y que no nos pasara nada cuando nos metiésemos en ellos. A principios del siglo XX se pensaba que solo había una galaxia y que lo demás eran estrellas, y luego se descubrió que no. Ahora, con los datos que tenemos, solo contemplamos un universo, pero, ¿y si hubiera más? Sabemos que no podemos viajar más rápido que la luz, por lo que a la galaxia que hemos encontrado no podríamos ir nunca, pero quién sabe, a lo mejor hay otro sistema.

-La Agencia Espacial Europea (ESA) envió el pasado junio la voz de Stephen Hawking a un agujero negro a través de una grabación, ¿qué me dice?

-Este tipo de cosas atrae a la gente y quizá puedan hacer que, sobre todo los jóvenes, se interesen por la ciencia. A lo mejor despiertan nuevas vocaciones y descubrimos a un nuevo Einstein.

-Decía Hawking que para sobrevivir como especie tendríamos que salir del planeta.

-Sí, va a suceder. Al final el sol va a estallar, se va a expandir y va a absorber la Tierra. Eso lo sabemos porque se ha visto en otras estrellas. Pasará dentro de miles de millones de años, pero va a pasar. Lo que ocurre es que, si todo va por el mismo camino, el hombre se va a cargar antes el planeta, y entonces tendremos que irnos antes.

-¿Para todo hay una explicación?

-Hay que buscarla. Para todo hay una explicación pero no creo que la sepamos ya.

-¿De dónde venimos?

-Para ver de dónde venimos primero tenemos que plantearnos quiénes somos; ¿por qué hago determinadas cosas si voy a morir? Creo que si haces algo y por ello obtienes una satisfacción personal, por ejemplo, haces deporte y te sientes muy bien, o en otros campos haces algo y te sientes satisfecho, es por algo. Si hay un premio y una necesidad de mejorar debe ser por algo, pero el qué no lo sé. Las creencias son una cuestión personal. No sé si hay Dios o no, aunque creo que si lo hubiera no sería como lo pintan las religiones, sino algo natural, como las leyes que te llevan por el camino del orden.

Como «delincuentes»

-¿Qué me dice de Pedro Duque?

-Hacía falta que gente del mundo de la ciencia entrara en esos puestos. Los científicos estamos cansados de que nos traten como delincuentes: te vas a un congreso y tienes que traer facturas de todo y luego, además, te hacen una inspección, y a ver, los científicos no somos como los políticos. Estamos aquí porque nos gusta, y no puede ser que se pierda más tiempo en la cuestión burocrática que en la científica. Hay que ser un poco más permisivo, y si se detecta que hay fraude en algún sitio, que se persiga, pero no de forma genérica. Creo que él [Pedro Duque] ha sufrido esto, por lo que dijo en una entrevista.

-¿Qué le causa sorpresa?

-La naturaleza, lo bonita y compleja que es. Me gusta hacer senderismo y cuando veo las plantas y los animales me sorprendo.

-¿Ha logrado cumplir sus metas?

-De momento sí. Cuando era adolescente me gustaba mucho el deporte e hice atletismo; lo tuve que dejar por una lesión pero más o menos cumplí. Luego me propuse tocar la guitarra y aprendí de forma autodidacta, y ahora hago lo mismo pero con el piano. Creo que las cosas se consiguen con esfuerzo. Si quieres algo, tienes que dedicarle tiempo, pero al principio hay gente que se desespera. Yo, a veces, me levanto a las siete de la mañana y toco un rato antes de ir a trabajar. Me compré un piano eléctrico para no molestar a los vecinos [sonríe].

-¿Pop?

-Tengo cuatro guitarras, incluso una eléctrica, pero lo que a mí me gusta es la música clásica.

-¿A qué no le da importancia?

-Por ejemplo, a que España gane o pierda un partido de fútbol. Todo lo que se hace para que estés entretenido y no te concentres en lo importante es superfluo. Y esta sociedad está llena de cosas sin importancia.

-¿Qué asuntos sí le preocupan?

-La sociedad, el materialismo, que no se potencien las inquietudes de la gente. Dices: 'Me gusta el deporte'; vale, ¿qué deporte haces?, y entonces te contestan: 'Ah, no, a mí lo que me gusta es ver el tenis, el fútbol, el baloncesto...', ¡entonces no te gusta el deporte! Para mí el deporte es sudar, practicarlo; yo también hago esgrima... pero esta sociedad potencia lo pasivo y no lo activo. De esa forma no te desarrollas, sino que eres un robot. Luego llega el fin de semana y la gente se va al centro comercial; cuando yo era pequeño nos íbamos al monte con nuestros padres. Parece que lo único que importa es el tener, trabajamos para consumir, y ese no es un buen camino.

-¿Demasiado impacientes?

-Sí, también. Y lo no material no se puede comprar ni tener ya, hay que esforzarse y ser paciente.

-¿Cuál es su debilidad?

-Confío mucho en la gente, y a veces te decepcionas, pero no soy rencoroso.

-¿El arte le emociona?

-La pintura me gusta, pero de todas las artes, la que más me gusta es la música.

-¿Está casado?

-Sí, aunque de momento no tengo hijos. Mi mujer y yo nos lo estamos planteando, lo que ocurre es que yo soy de todo o nada; me gustaría tener trillizos [ríe].

-¿Qué cielo le dejó impresionado?

-Cualquier cielo de cualquier monte que esté a más de tres mil metros de altura te deja impresionado. Hace poco estuve en el pico Veleta, en Granada; también el cielo que hay en el Roque de los Muchachos, en Canarias, te deja impresionado.

-¿Y en la Región?

-Revolcadores, en Moratalla, que es el pico más alto.

-¿Qué va a permitir conocer 'Euclid', el proyecto europeo en el que trabaja?

-En 'Euclid' estamos implicados 1.300 científicos de todo el mundo. Está pensado para estudiar qué son la energía y la materia oscuras y cómo han ido evolucionando. La energía oscura es la responsable de que el universo se vaya expandiendo, y la materia oscura lo que produce es un efecto de atracción, pero no sabemos qué son exactamente ninguna de las dos. 'Euclid' nos va a permitir observar un tercio del universo a una profundidad bastante grande. Hasta ahora se han estudiado zonas del cielo muy profundas, pero en pequeñas regiones, con lo cual la probabilidad de encontrar objetos que se desconocen o de comprobar teorías va a ser inmensa. Con los datos que se extraigan a lo largo de los ocho años que durará la misión se va a poder avanzar en astrofísica mucho tiempo. Podría ser incluso un Nobel en el futuro.

-¿Y a partir de cuándo?

-Estaba previsto que el satélite se lanzara el año que viene, pero vamos con retraso, y seguramente se hará en 2022. A partir de ahí vamos a ir recibiendo datos.

-¿Cuál sería un buen plan para el verano?

-Perderme en cualquier lugar aislado con el piano y la guitarra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos