Cómo usar el móvil en el coche sin que te puedan multar

Cómo usar el móvil en el coche sin que te puedan multar

La utilización del smartphone al volante está permitida en algunos casos en los que usarlo no supone ninguna multa

LA VERDAD

Usar el teléfono móvil al volante está totalmente prohibido y hacerlo multiplica por 23 el riesgo de sufrir un siniestro según datos de accidentes de tráfico en las carreteras. El Código de Circulación de la Dirección General de Tráfico (DGT) es muy duro al respecto e incluye incluso multas cuando se usa el móvil con el coche parado -en un semáforo, por ejemplo- con sanciones de hasta 200 euros y la retirada de tres puntos de carné. Eso sí, según los expertos de Pyramid Consulting, cabe señalar que hay situaciones en las que sí se puede hacer uso del 'smartphone' en el coche siempre y cuando se tengan en cuenta algunas condiciones y precauciones.

Hay que tener en cuenta que la DGT prohíbe usar el móvil, incluida la aplicación de navegador GPS, siempre y cuando esto implique quitar las manos del volante. Se puede, por tanto, manejar el teléfono móvil con un sistema manos libres o bien por el control de voz con asistentes virtuales como Siri en el caso de teléfonos iPhone o Google Now en los dispositivos Android.

El lugar donde colocar el móvil

En muchas tiendas online o gasolineras se pueden adquirir adaptadores que sirven para poner el móvil de forma que sirva como pantalla de guía o centro multimedia en el coche. Eso sí, hay que tener en cuenta que según las normas de la Dirección General de Tráfico es necesario ponerlo donde no tengamos que apartar la vista de la carretera para mirarlo y, además, tendremos que ajustar el brillo para evitar reflejos.

Los expertos recomiendan también que el móvil vaya cargado al 100% de batería a la hora de emprender un viaje. Si se coloca un cable de carga hay que tener cuidado con que este no quede entre la palanca de cambios provocando así una situación de peligro.

Cabe señalar que la utilización que se esté haciendo del teléfono móvil está bajo interpretación de los agentes de tráfico y que, según la normativa de la DGT, estos podrían sancionar al conductor en el caso de que consideren que iba utilizando el móvil al volante.