Dieciocho añitos, fiera

Dani Martín./
Dani Martín.

El madrileño llega a Murcia con 'Grandes Éxitos y Pequeños Desastres', un recorrido por las canciones más celebradas de su carrera tanto en solitario como al frente de El Canto del Loco

ALBERTO FRUTOS

Nos hacemos mayores. Menuda sorpresa, ¿no? La cuestión es que, a pesar de que seamos plenamente conscientes de que el paso de los años corre con las prisas de un adolescente que llega tarde a su primera cita, a nuestro alrededor no se dejan de celebrar aniversarios y conmemoraciones ilustres que no hacen otra cosa que subrayar el tono en blanco y negro que van adquiriendo las fotografías que un día colgaron de las paredes de nuestra habitación de infancia. Eran tiempos distintos, quizá mejores, quizá no, pero diferentes a todo lo que llegó cuando se abrieron de par en par las puertas de un mundo adulto para el que nadie nace preparado. Aunque, para una mejor adaptación a esta nueva atmósfera, las canciones que un día nos vieron crecer sirvieran de tabla de salvación y bolsa de oxígeno tan urgente como necesaria.

Dani Martín. Murcia

Cuándo:
Viernes 18, a las 21.30 horas
Dónde:
Plaza de toros
Cuánto:
28€/31€/36€/53€

Y, aunque a muchos entendidos de tinta sangrienta e ideas irreparables les pueda parecer algo similar a la blasfemia, existió (existimos) toda una generación que quemó su discman a base de escuchar los discos de El Canto del Loco, la banda con la que Dani Martín comenzó su escalada al estrellato de la música española. El nuevo siglo subía el telón con una banda que, tras un primer disco homónimo publicado en el año 2000 al que todavía se le notaban los nervios del debut, se convirtió en fenómeno de masas gracias a 'A contracorriente' (2002), un 'Estados de ánimo' (2003) que continúa destacando como el disco más completo de su trayectoria; el contundente 'Zapatillas' y 'Personas', un último trabajo de estudio que ya mostraba cierta sensación de cansancio y tras el cual llegó la despedida.

Casi una década de carrera que dejó ríos de lágrimas derramadas por fans que no concebían un mundo sin las canciones de El Canto del Loco, cifras de ventas históricas, numerosos premios, conciertos con todas las entradas agotadas semanas antes de su celebración y la sensación general de haber asistido a uno de esos huracanes musicales y sociales que se dan muy de vez en cuando. ¿Y las canciones? También dejaron un buen puñado de singles que, a su modo y forma, terminaron convertidos en clásicos. 'Contigo', 'Son sueños', la magnífica 'Puede ser', 'La madre de José', 'Volver a disfrutar', 'Ya nada volverá a ser como antes', 'Insoportable', 'Volverá', 'Besos' o 'Eres tonto', por citar los ejemplos más reconocibles, son temas que, partiendo de la base del pop/rock español más característicos, inyectaban energía Rodríguez y algunos versos marca Hombres G para terminar dando como resultado un cóctel de inevitable tarareo contagioso. Funcionaban, pese a quien le pese, con la efervescencia y el entusiasmo de un primer viaje de estudios o un romance de aquella época en el que las cartas escritas a boli gastado nos parecían poesía. ¿Inocentes e ingenuos? Puede, pero también felices.

Y en esta etapa de aprender a crecer después de las despedidas, de celebrar el pasado bailando con zapatos nuevos y de reconciliar el ayer con lo que está por venir, es en la que se encuentra actualmente un Dani Martín que llega a Murcia con su gira 'Grandes éxitos y pequeños desastres'. Un recorrido por sus dieciocho años recién cumplidos de trayectoria profesional en el que el madrileño combinará las canciones esenciales de su etapa al frente de El Canto con los temas más representativos de su carrera solista, etapa marcada por 'Pequeño', 'Dani Martín' y 'La montaña rusa', tres discos en los que el dramatismo emocional se ha situado muy por encima de la revolución juvenil. Peter Pan enamorado de su oficio y entregado al complicado arte de convertir cada escenario en un espectáculo de confesiones y fuegos artificiales, Dani Martín tiene razones para celebrar en compañía de los suyos una historia que, cercana a las dos décadas, continúa aportando nostalgia positiva a los recuerdos. Bienvenido a la mayoría de edad.

 

Fotos

Vídeos