Noelia Ortega: «Tenemos un sistema capaz de medir el impacto de cualquier actividad en el mar»

Balsa troncocónica de 10 metros de profundidad con posicionadores georreferenciados. / CTN
Balsa troncocónica de 10 metros de profundidad con posicionadores georreferenciados. / CTN

La directora del Centro Tecnológico Naval cuenta que el trabajo de estos 15 años permite «mitigar los efectos negativos del ruido en la fauna marina»

Pepa García
PEPA GARCÍA

De «muy, muy interesante» califica Joaquín Araujo los trabajos que desarrolla el Centro Tecnológico Naval y del Mar (CTN), que tuvo la oportunidad de visitar la semana pasada en el Parque Tecnológico de Fuente Álamo. «Algunas de las investigaciones están llamadas a tener una repercusión directa, sobre todo las que tienen que ver con la contaminación sonora que está provocando extraordinarios extravíos, otra de las vías por las que se desangra el mar», considera el veterano naturalista. Y nos define como «la civilización del ruido y, cuando se transmite por el agua, que lo hace a muchísima más distancia y con una eficacia mayor que en el medio aéreo, es algo que está rompiéndole el cerebro a los mamíferos marinos y seguramente afectando también a los peces e incluso a los invertebrados», afirma sobre los cada vez más abundantes varamientos de cetáceos y la posibilidad de que sea el ruido submarino uno de los causantes.

El CTN, constituido por una asociación de empresas del sector marítimo y naval y otras entidades como universidades, centros de investigación y Administración Pública, es referente a nivel nacional en el estudio de ruido submarino y desarrolla numerosas investigaciones enfocadas a reducir el impacto de la contaminación acústica en el medio marino. Estos trabajos, que se desarrollan a través de su Laboratorio de Hidroacústica, único en España y Europa, cuenta con una balsa troncocónica de 20 metros de diámetro y 10 de profundidad, que les permite realizar mediciones en un entorno controlado, sin necesidad de hacerlo en mar abierto, y a un menor coste.

Como destaca la directora del CTN, Noelia Ortega, «en estos 15 años de existencia, contamos con importantes desarrollos tecnológicos que contribuyen a la conservación del medio marino y han aportado soluciones innovadoras a empresas, organizaciones, instituciones y Administraciones Públicas». Entre ellos, destaca los sistemas de información geográfica (GIS) «capaces de analizar el impacto de cualquier actividad que se produzca en el medio marino, como puede ser la emisión de ruido submarino, o información sobre especies que puedan ser afectadas por estos impactos. Se emplea para conseguir mitigarlos». De hecho, una de estas herramientas GIS desarrolladas por el CTN permitirá contar con «un registro de geolocalización de las actividades generadoras de ruido submarino impulsivo en el Mediterráneo», accesible al público a través de un mapa.

El naturalista Joaquín Araujo celebra la labor del CTN, porque la contaminación acústica «es otra de las vías por las que se desangra el mar»

Además, explica Ortega, el CTN trabaja en un proyecto para «mejorar la cobertura espacial y temporal, la resolución y la calidad de las observaciones marinas a través del desarrollo de sensores eficientes en coste, innovadores e interoperables entre sí para la monitorización de los descriptores de la Directiva Marco sobre la Estrategia Marina de biodiversida (D1) y energías (D11)».

Como advierte Araujo, «el uso de la tecnología puede ser extraordinariamente peligroso, y lo hemos comprobado muchas veces, pero también puede ser todo lo contrario». Por ello, el CTN está desarrollando «las metodologías y guías de buenas prácticas para la comunidad científica, con el objetivo de mejorar la coordinación entre los estados miembros de la UE, para aumentar el nivel de protección y el estado de conservación de los espacios marinos frente a los daños causados por el ruido subacuático que producen las actividades humanas. Además, servirá para facilitar la toma de decisiones a los responsables de las administraciones en lo referente a las actividades generadoras de ruido».

 

Fotos

Vídeos