Ecologistas en Acción difunde los valores de la reserva del río Chícamo

Un grupo de voluntarios trabaja en la reforestación y retirada de especies exóticas en el Chícamo. / EEA
Un grupo de voluntarios trabaja en la reforestación y retirada de especies exóticas en el Chícamo. / EEA

La ONG da a conocer el interés geológico, botánico y faunístico de este cauce, retira basura y especies exóticas y reforesta sus riberas

Pepa García
PEPA GARCÍA

Podría decirse que la conservación del río Chícamo, declarado Reserva Natural Fluvial hace tres años, es casi un milagro. No en vano, hace más de tres décadas que su caudal fue entubado por las comunidades de regantes. Sin embargo, una 'bendita' lluvia torrencial, de las habituales en la zona, arrambló con las instalaciones y dio la oportunidad a vecinos y miembros de Ecologistas en Acción a iniciar una batalla en defensa de este cauce que, desde su nacimiento hasta El Partidor, alberga innumerables valores geológicos, botánicos y faunísticos, especialmente relevantes en una zona en la que la aridez ha convertido este paraje en un auténtico oasis en mitad del desierto.

«No hubo tiros de milagro». Recuerda Juan Antonio Ortega que tuvo que intervenir hasta la Guardia Civil y que los presentes amenazaban con lanzar piedras del tamaño de cabezas para arredrar a quienes defendían que el caudal de este río, alimentado por el acuífero de Quibas, siguiera corriendo a cielo abierto más allá del Cajel -un encajonamiento del río entre enormes paredes verticales que destaca por su belleza-. Un estudio realizado por dos hidrogeólogos buscados por los dos bandos confrontados -regantes y vecinos/ecologistas- acabó por quitar la razón a quienes querían que las tuberías domaran las aguas de este nacimiento y dársela a quienes defendían que siguiera su curso natural. «Se desentubaron 4 de los 5 kilómetros que se habían entubado, tras 12 años de conflictos», explica Ortega.

La próxima cita

Cuándo y dónde
Domingo 23 de diciembre, de 10 a 13 h., en la reserva Natural Fluvial del Río Chícamo.
Cómo
Las plazas para colaborar en las tareas de conservación son limitadas y hay que inscribirse previamente en el 680 338962 o voluntariado.eearm@gmail.com. La comida corre a cargo de la organización y la actividad consistirá en una charla en el Molino del Río y en el laboreo de una zona agrícola con tracción animal.
Organiza
Ecologistas en Acción, con la colaboración de Tragsatec.

Hoy, el interés ambiental de este río queda fuera de toda duda, pero conscientes de la fragilidad de este ecosistema, único representante entre las reservas fluviales de los ríos mediterráneos muy mineralizados, que es uno de los pocos ejemplos de ríos interiores con comunidades de fartet (pez endémico y en peligro de extinción) y que cuenta entre su flora con la singularidad de la palmera de rambla, endémica de la Península ibérica, y tarayales halófilos, Ecologistas en Acción ha vuelto a enarbolar este otoño la bandera del Chícamo con la intención de implicar a vecinos y visitantes en su conservación, y en concienciarles de la necesidad de actuar con respeto cuando se disfruta de este valioso espacio que se ha ido recuperando ecológicamente y ha ganado caudal con el cierre de muchos de los pozos extractivos.

Así, desde septiembre, Ecologistas en Acción ha organizado actividades de voluntariado con el objetivo de retirar las basuras abandonadas por visitantes incívicos; eliminar especies exóticas invasoras de flora, como cañas y diversas de acacias, y también de fauna, como cangrejos y gambusias americanas, que compiten con la flora y fauna endémicas por este privilegiado espacio. Además, los voluntarios han aprovechado el otoño para reforestar parte de las riberas con especies autóctonas como tarays, álamos y adelfas. Entre las actividades organizadas por Ecologistas en Acción también se han realizado rutas guiadas para dar a conocer los valores etnográficos, ecológicos y geológicos de este entorno.

La última cita de este voluntariado, que desde Ecologistas en Acción persiguen prolongar en el tiempo a través de los grupos creados a raíz de este proyecto, será el próximo domingo 23. Una actividad en la que se pretende formar y sensibilizar a los ciudadanos que acudan en la oportunidad que existe para armonizar las actividades agrícolas que se realizan en la zona con la protección medioambiental y mediante la custodia del territorio. Así, los participantes asistirán a una charla impartida en el Molino del Río, rehabilitado hace dos años por la Comunidad de Regantes Huerta de Abajo y Sahués (Abanilla), y verán cómo se trabaja la tierra con tracción animal en una huerta aterrazada cercana.

 

Fotos

Vídeos