Bosques privados de servicio público

Vista del Morrón de Espuña, una de las masas forestales de la Región para la que Medio Natural aspira a conseguir la declaración de Parque Nacional. / Guillermo Carrión / AGM
Vista del Morrón de Espuña, una de las masas forestales de la Región para la que Medio Natural aspira a conseguir la declaración de Parque Nacional. / Guillermo Carrión / AGM

Una treintena de entidades del sector forestal se unen para promover la gestión sostenible y exigir medidas que ayuden a los propietarios a preservar estos recursos imprescindibles para el planeta

Pepa García
PEPA GARCÍA

La superficie forestal de la Región de Murcia asciende a 511.279 hectáreas, de las que casi el 71% (70,9%) son propiedad privada, una titularidad que complica la gestión sostenible de estos espacios, ya que la rentabilidad económica y comercial de los productos que aportan los bosques se han reducido de manera exponencial e inversamente proporcional a cómo se han incrementado los servicios ecosistémicos que estos espacios naturales ofrecen a la sociedad y al planeta. Conscientes de esta realidad y del cada vez mayor desapego y falta de entendimiento de la sociedad, mayoritariamente urbanita, de esta realidad forestal, más de una treintena de entidades del sector forestal español se unieron para poner en marcha Juntos por los Bosques (JxB) y tener una sola voz ante los poderes públicos y la sociedad en su conjunto. Con el objetivo de darla a conocer en las comunidades autónomas, titulares de las competencias de la gestión forestal, la Región de Murcia acogió ayer la primera de las citas de esta ronda que llevará a JxB por todas y cada una de las autonomías. La presentación, auspiciada por el director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar, Roberto García Torrente, en la sede de la entidad en Murcia, contó con la participación de la directora general de Medio Natural, Consuelo Rosauro, y el presidente de la Asociación de Propietarios Forestales de la Región de Murcia (Profomur) y de la Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España (COSE), el murciano Francisco Carreño. «La de Murcia es la primera comunidad autónoma a la que hemos venido a presentar esta iniciativa, que se puso en marcha en 2016 y que busca impulsar la gestión activa de los montes y que la sociedad reconozca el papel fundamental de los bosques y lo valore», afirmó Carreño; y recordó que «la función de los montes es estratégica y más en una zona árida y muy amenazada por el cambio climático, como la Región de Murcia». El representante de los propietarios forestales puso en valor que la Región cuenta con una amplia experiencia y muchos conocimientos en gestión forestal, y citó la reforestación de Sierra Espuña como un ejemplo a nivel mundial que se inició hace 130 años.

La titular de Medio Natural, Consuelo Rosauro, alabó la labor de los miembros de JxB «implicados con la gestión forestal sostenible y la conservación del planeta en su conjunto» y se comprometió a contribuir con los propietarios particulares de los bosques a mejorar su gestión, a través del Plan de Acción Forestal de la Región (2016-2020), «que se desarrolla en 10 programas básicos para actuar y adaptar las masas forestales al cambio climático, contribuir a mitigarlo con el incremento del secuestro de CO2 y promover e incrementar el aprovechamiento de la biomasa para la producción de bioenergía» que, cuantificó, en la Región asciende a 47 toneladas por hectárea y año de media.

Las cifras

308.028
son las hectáreas de terreno arbolado que tiene la Región de un total de 511.293 hectáreas forestales.
70,9
es el porcentaje del terreno forestal regional de titularidad privada.

Este Plan de Acción Forestal, que prevé invertir más de 80 millones de euros hasta 2020 y crear 502 puestos de trabajo en el sector forestal, destina al capítulo de los bosques privados algo más de tres millones de euros. Sin embargo, apunta Carreño, esta inversión no se ha ejecutado. «Este año se han comprometido a ponerla en marcha, después de mucho luchar. Pues, la razón de ser de esta iniciativa es que estas inversiones se realicen de manera sistemática y no ocasionalmente». Y señala que, según los estudios realizados en la Región, la diferencia entre una parcela sin trabajos silvícolas y otra con mantenimiento es que la primera absorbe 15 toneladas de CO2 por hectárea y año y la segunda es sumidero de hasta 40 toneladas de CO2.

Precisamente en esta función de las masas arbóreas es en la que se centran JxB para reclamar que se modifique el sistema vigente actualmente para el mercado del carbono y que no solo se sancione la producción excesiva de CO2, sino que se bonifique el secuestro de carbono que realizan los bosques. «Los derechos de emisión de una tonelada de CO2 se estaban vendiendo a 7 dólares, ahora cotizan a 21. Si nos los pagaran a los propietarios de los bosques, tendríamos recursos de sobra para la gestión forestal sostenible», apunta Carreño y pide al Ministerio de Transición Ecológica que estimule en el borrador de la ley de Transición Energética la creación y correcta gestión de los sumideros de carbono, que ahora no lo contempla.

Los representantes de la iniciativa JxB consideran imprescindible que se establezca una política fiscal que les beneficie, devolviendo, de alguna manera, los servicios prestados a los propietarios de la superficie boscosa en España, que alcanza el 54% del total peninsular.

Trabajos de silvicultura llevados a cabo en el Parque Regional de El Valle.
Trabajos de silvicultura llevados a cabo en el Parque Regional de El Valle. / Rafa Francés / AGM

En las jornadas de presentación celebradas ayer participó Marta Corella, la alcaldesa de Orea, un pequeño pueblo de alta montaña de la provincia de Guadalajara, y coordinadora de ESMontaña, quien explicó las iniciativas puestas en marcha en el pueblo de Orea. Y destacó la marca 'De la mesa a tu casa', que pone en valor los productos forestales de una de las zonas con menor contaminación lumínica, acústica y atmosférica de España. Un proyecto liderado por las mujeres de este territorio rural, que contribuye a fijar la población y a poner en valor una materia prima gestionada de manera respetuosa con el entorno, porque, como asegura Corella, «las poblaciones de las zonas más despobladas de España son las custodias de las zonas mejor conservadas del territorio, y esa conservación recae sobre nuestros hombros». Además, como el propio Carreño, reclama que la PAC permita el aprovechamiento de los pastos de los territorios forestales porque «nos han puesto una soga alrededor de nuestro cuello que cada vez aprieta más», afirma y explica que de las 7.000 hectáreas de pastos de Orea, solo pueden aprovechar 900 hectáreas y «el ganado es vital para mantener la superficie pastícola en perfecto estado». Igualmente, recuerda que hace 30 años la madera se pagaba a entre 50 y 60 euros el metro cúbico y ahora tan solo a 24 euros. En opinión de Marta Corella, las poblaciones rurales nos merecemos el respeto de la sociedad y que se nos valore el servicio que prestamos porque el mundo rural y el urbano son complementarios; y el primero tiene que sobrevivir por el bien de toda la sociedad.

Durante la jornada también estuvo presente Eduardo Rojas, decano del Colegio de Ingenieros de Montes y coordinador de JxB, quien expuso las gestiones que en los casi tres años de funcionamiento han hecho con los responsables del Gobierno central y el Jefe del Estado para dar a conocer la función que desempeña el sector forestal, las demandas que tienen y las inciativas para promover sus objetivos.

Más

 

Fotos

Vídeos