La Navidad dura un día más en Perín

Baltasar lanza regalos al público desde una carroza. / antonio gil / agm
Baltasar lanza regalos al público desde una carroza. / antonio gil / agm

Cientos de personas disfrutan de un desfile campero con los Reyes Magos, horas después de su paso por las calles de Cartagena

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

Perín fue, ayer, la última localidad de Cartagena en despedir la Navidad, con la celebración de la cabalgata campera de los Reyes Magos. Los monarcas de Oriente, que la noche anterior pasearon por las calles del centro de Cartagena, protagonizaron el desfile, acompañados de los miembros de un Nacimiento y también de un grupo de pastorcillos. La comitiva salió de la iglesia de Perín a las once y media de la mañana y llegó al local social alrededor de una hora después, tras repartir regalos durante todo el recorrido. Asistieron cientos de personas.

Esta cabalgata local alegra, desde hace tres años, la última semana de la Navidad en Perín. En 2015, el grupo musical Acueducto buscó el apoyo de los lugareños, de la junta vecinal y del Ayuntamiento para recuperar el Auto de los Reyes Magos, cuya puesta en escena era tradicional hace décadas en la localidad. En los tres años posteriores, el acontecimiento se ha transformado en un desfile en el que participan todos los protagonistas. En la cabalgata estuvieron representados San José, la Virgen María y el Niño Jesús, junto a los Reyes Magos y a otros personajes secundarios. Cincuenta personas marcharon en la comitiva.

En la organización colaboraron el Ayuntamiento, que entregó 350 peluches para repartir entre los espectadores, y la Junta Vecinal que movilizó a un grupo de animación con personajes de películas de Walt Disney, entre otros, para entretener a los niños. La asistencia de público fue la mayor que se recuerda. No solo había gente de Perín, La voz se corrió por toda la zona oeste y llegaron visitantes de Tallante, de Cuesta Blanca, de La Torre de Nicolás Pérez e incluso de Canteras.

Al final del evento, todos los participantes pudieron ver el Belén montado en el local social, mientras los Reyes Magos repartían allí los últimos regalos entre los niños asistentes