«El sistema de escrutinio español está entre los más fiables del mundo»

Isabel Celaá, este viernes durante su comparecencia al término del Consejo de Ministros./EFE
Isabel Celaá, este viernes durante su comparecencia al término del Consejo de Ministros. / EFE

Celaá rechaza cualquier autocrítica y afirma que los errores en el recuento de las municipales son equiparables a otras citas electorales

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El Gobierno no hace autocrítica ni tampoco está dispuesto a pedir explicaciones por los errores en el recuento de las elecciones municipales del pasado domingo. El Ejecutivo insiste: no hubo ningún fallo en el escrutinio, solo errores en la forma en las que se volcaron los datos en las web oficial del Ministerio del Interior.

El baile de concejales, que en varios casos han provocado incluso el cambio de titularidad de alcaldías, es -según la portavoz del Ejecutivo Isabel Celaá- el habitual de todos los comicios, cuando las juntas electorales al revisar las actas tres días más tarde de las elecciones para hacer el «recuento general» antes de la proclamación oficial encuentran esos errores.

«El sistema de escrutinio español es ejemplar y estás entre los más fiables, seguros y rápidos del mundo», llegó a afirmar la ministra, lejos de encarar un mea culpa. La fórmula de conteo, insistió la portavoz, es «extraordinariamente eficiente» en comparación con la mayoría de los países, hasta el punto de que solo «en horas» se pudo conocer el resultado de una consulta que en algunos casos fue «cuádruple».

«Transparencia»

Según Celaá, a pesar de esta «fiabilidad» y «transparencia» del sistema de escrutinio, es «obvio» que se producen fallos, como en todos recuentos, pero remarcó que los sistemas de control que establece la legislación hacen que sean detectados. La portavoz insistió en que se trata fundamentalmente de «errores humanos», que han sido «moneda frecuente» en todas las citas electorales.

La portavoz detalló la tesis que viene manteniendo Interior desde el inicio de la polémica, diferenciando dos tipos de «incidencias» en el recuento del pasado domingo, Por un lado, las causadas por el criterio de la empresa adjudicataria (la UTE Scytl-Vector) a la hora de volcar los datos: optó por volcar los resultados de todos los municipios en la web del ministerio, pero en los resúmenes de los resultados por cada provincia lo hizo de forma diferente a otros comicios al incluir solo los votos que sirvieron para obtener concejales. Y por otro lado, los fallos, estos sí «errores humanos», a la hora de contabilizar los votos plasmados en las actas, que ya están siendo subsanados por las juntas.

«El escrutinio está bien realizado, con todas las garantías, toda la transparencia y el ministro Fernando Grande-Marlaska dará todas las explicaciones en ámbito parlamentario», detalló la portavoz, que descartó sanciones a la UTE a la que se cargó el recuento por no haber «identificado»_ninguna «causa»_para imponerle multas.

Sea como fuere, el escrutinio de estas municipales está siendo el más accidentado de la historia de la democracia, al margen de que la decisión de Scytl-Vector (que ganó a Indra y se hizo con un contrato de 8,7 millones de euros) de computar solo los votos «eficientes»_para obtener un edil no tiene precedentes en la publicación de datos.

El último supuesto escándalo, tras un baile de decenas de concejales en municipios de todo el país y el trasvase de alcaldías de unos a otros partidos, es que ahora Ciudadanos ha denunciado que hay más votos que votantes en Segovia.

La revisión de las juntas también ha provocado baile de diputados en las autonómicas, aunque en este caso estas elecciones no son competencia del Gobierno central.