Zapatero defiende la exhumación de Franco y asegura no entender la polémica generada

Presentación del libro 'De la República al franquismo: legalidad, legitimidad y memoria histórica', celebrada este martes con la partición del expresidente Zapatero./Nacho García / AGM
Presentación del libro 'De la República al franquismo: legalidad, legitimidad y memoria histórica', celebrada este martes con la partición del expresidente Zapatero. / Nacho García / AGM

El expresidente del Gobierno vaticina que en España se tardará generaciones «en volver a reconocer y rendir homenaje» a las víctimas del Franquismo

EPMurcia

El expresidente del Gobierno y miembro del Consejo de Estado, José Luis Rodríguez Zapatero, confesó este martes que no entiende la polémica por la exhumación de los restos de Franco, ya que «fue una dictadura terrible y el dictador que 40 años tuvo a este país absolutamente bajo un régimen de imposición, terror, miedo y falta de libertad no debe tener un homenaje». Por ello, advierte de la necesidad de tener «las ideas muy claras y las convicciones muy firmes».

«La democracia -apuntó Zapatero momentos antes de participar en Murcia en la presentación del libro 'De la República al franquismo: legalidad, legitimidad y memoria histórica'- ha sido prudente y ha ido, de forma progresiva, reconociendo lo que ha sido la Memoria Histórica, la dictadura».

A su juicio, «hay un derecho de todas las generaciones más jóvenes a que no haya residuos tan ofensivos a la conciencia de la libertad a la dignidad y a la historia de tanta gente de bien como representa el que haya un homenaje a un dictador». En esta línea, preguntó a los 'populares' qué párrafo de la exposición de motivos o qué artículo de la Ley «resulta ofensivo, provocador o no se debe apoyar».

«¿Estamos de acuerdo en que no son buenos los símbolos de una dictadura?», preguntó Zapatero, para añadir, a renglón seguido, que cualquier demócrata diría que sí. «Estamos de acuerdo en que hay un derecho fundamental básico a que las familias que no saben dónde están los restos de sus seres queridos y que pueden estar en fosas comunes puedan identificarlos, enterrarlos y honrarlos, tener donde ir a ponerle unas flores», defendió. Alguien, cuestión, «puede estar en contra de eso», para después considerar que es justo un reconocimiento a las brigadas internacionales y que los juicios que establecieron condenas de muerte eran «ilegítimos».

Sobre la Ley de Memoria Histórica, lamenta que todos los países que atravesaron una situación de esta naturaleza, como una guerra civil, «tardan generaciones en volver a reconocer y rendir homenaje a los que sufrieron injustamente, a los que hoy nos parecería increíble como compatriotas que se les condenara, se les exiliara, se les fusilara y abandonara en una fosa».

Con las perspectivas de hoy, aseguró, «eso nos resulta imposible de entender, pero eso sucedió y más que como acto de reivindicación, tiene que ser un acto de gran escuela democrática, saber que eso pasó, que puede pasar y que pasa en otros lugares del mundo».

'De la República al franquismo'

El expresidente intervino como autor del prólogo de esta investigación, realizada por Antonio López Martínez y que publica Editum, la editorial de la Universidad de Murcia.

Un acto en el que intervinieron el rector de la Universidad de Murcia, José Luján; Juana López Pagán, hija del autor del libro; y José López Hernández, editor del volumen y catedrático de Filosofía del Derecho de la UMU. Zapatero estuvo acompañado por el secretario general y candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad, Diego Conesa.

Según Zapatero, la obra «hace una aportación al estudio de la memoria Histórica desde una perspectiva muy jurídica sobre lo que no existe mucha investigación, de aspectos de la legalidad republicana».

El acto es un homenaje a Antonio López por su trayectoria, «dignidad» y lo que supone la aportación de su obra. «Tuvo la vocación de estudiar la memoria histórica del país, la legalidad republicana, el tránsito al franquismo y reconocer en la ley de 2007 un intento que tardará años, quizás décadas, de aproximarnos a reconstruir todo lo que fue esa primera parte hasta la democracia de nuestro dramático siglo XX», explicó.

El editor del volumen, José López, ha destacado que se trata de una investigación «laboriosa y bien hecha», realizada por Antonio López, ya fallecido, entre 2007 y 2010. «El autor tenía la tesis terminada cuando falleció y su mayor ilusión era que Zapatero estuviera en la presentación del libro e hiciera el prólogo y aunque sea póstumamente ha visto su deseo cumplido», ha concluido.