La sospechosa de quemar a una vecina de La Paz declara mañana ante la juez

Dolores, la víctima. / j. g.b.
Dolores, la víctima. / j. g.b.

La suegra de la víctima relata cómo observó a la sospechosa llegar al piso con un líquido inflamable y prenderle fuego

Alicia Negre
ALICIA NEGRE

La ronda de declaraciones para arrojar luz sobre el asesinato de Dolores M. C., la vecina del murciano barrio de La Paz, de 38 años y madre de cinco hijos, que murió tras ser rociada con líquido inflamable y quemada, ya ha comenzado. La titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Murcia, que instruye el caso, tiene intención de tomarle declaración a la presunta autora del crimen, M. I. T. O., previsiblemente mañana, según confirmaron fuentes judiciales.

Su interrogatorio culminará una ronda de declaraciones que se inició ayer con el paso por el juzgado de varios familiares de la difunta -su suegra y su marido- y de un testigo -un hombre que se encontraba en la vivienda de al lado-.

Una botella de color azul

La primera en relatar a la juez su experiencia de la tarde del pasado 18 de septiembre fue la suegra de la víctima. Esta testigo explicó que se encontraba en el domicilio del barrio de La Paz con Dolores cuando la sospechosa se presentó en el mismo. La familiar concretamente estaba tendiendo algo de ropa y pudo ver a M. I. T. O. acercarse al edificio con una botella que contenía un líquido azul -y que resultó ser inflamable-. Ante esta visión, aconsejó a su nuera que se ocultase en el cuarto de baño para evitar un ataque, pero Dolores, al parecer, no lo hizo.

Tras llamar a la puerta y armada, probablemente, con un cuchillo de grandes dimensiones, la sospechosa la roció supuestamente con ese líquido azul inflamable. Después, según atestiguó la suegra de la víctima, le prendió fuego con un mechero y la mujer se vio rodeada por las llamas. Fruto de ese brutal ataque, la víctima tuvo que ser trasladada a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de La Arrixaca, donde murió horas después.

El marido de la fallecida, que resultó herido aquella tarde, con quemaduras en los brazos, al tratar de ayudarla, declaró también ayer ante la juez. Ratificó su declaración previa ante la Policía. La familia se ha personado como acusación particular en la causa representada por el abogado Pablo Ruiz Palacios.

En la jornada de hoy está previsto que declaren ante la juez los agentes de la Policía Local que primero intervinieron en el suceso. Además, la instructora escuchará a algunos agentes que, días antes, ya habían actuado en una discusión entre las dos mujeres que se había producido en una hamburguesería cercana y que, presuntamente, motivó el brutal crimen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos