«El CD se quedará como una anécdota; el vinilo es ahora el futuro de la música»

«El CD se quedará como una anécdota; el vinilo es ahora el futuro de la música»

Alberto Botías Arnau inaugura hoy Discos Precolombino, una tienda de música situada en Murcia especializada en vinilos

MINERVA PIÑERO

Paredes en las que predomina el blanco y el azul turquesa. Una alfombra de tonalidades rojizas. Y numerosos discos de rock, de armonías que rozan la psicodelia, de ritmos jamaicanos y de música independiente, entre otros estilos. Son los ingredientes con los que Alberto Botías Arnau (Murcia, 1986) juega; aquellos que ha utilizado en la creación de Discos Precolombino, su tienda. Bicho raro y melómano, como este coleccionista se define, en su local se respira la atmósfera de los años sesenta. Suenan, además, los discos de vinilo, la especialidad de su negocio. Esta tarde, a partir de las 18.00 horas, lo inaugurará en la calle Ceballos, en Murcia, donde se sitúa.

-¿Por qué Discos Precolombino?

-Porque tanto a mí como a los compañeros con los que toco en Los Malinches, una banda que formamos hace dos años, nos gustó este concepto. El nombre del grupo se nos ocurrió al descubrir a la primera intérprete azteca, quien se encargó de ser el enlace entre los colonos españoles y la cultura precolombina; entre las tribus aztecas y el resto. Le llamaban La Malinche. Quisimos buscar un nombre que estuviera relacionado con ese momento histórico, con el cruce de culturas entre colonos europeos y el nuevo mundo.

-¿Cómo es el sonido de Los Malinches?

-Es una recreación de la música y la imagen de las bandas de los años setenta en Latinoamérica, Centroamérica y México. Los jóvenes de aquella época imitaban a los grupos británicos y estadounidenses, pero en español. Así se creó un estilo propio.

-¿Son más económicos los procesos de grabación analógicos o los digitales?

-Puede que los digitales, ya que en los analógicos es necesario comprar una cinta magnética, un producto que hay que buscar en el extranjero. En concreto, las cintas que nosotros utilizamos, ya que también somos un sello discográfico, son de ocho pistas y duran unos cuarenta minutos de grabación. En ese espacio deben entrar todas las canciones sí o sí. Cuando no caben, hay que comprar otra cinta. Y suelen costar unos cien euros. Los equipos analógicos, además, son más difíciles de calibrarlos. Y más difíciles de mantener.

-¿Cuál es la principal diferencia entre ambos sistemas?

-La edición. Cuando se graba con ordenador, es muy fácil hacer, entre comillas, trampas. Si fallas al grabar una pieza de guitarra se puede, por ejemplo, editar una parte. A veces, ni llegan a tocar las canciones enteras. Este tipo de trucos en las grabaciones analógicas es imposible hacerlos: no se contempla la edición tal y como la conocemos. Pero el resultado es un sonido más puro. De hecho, siempre se recomienda grabar determinados estilos, como son el jazz y el soul, en analógico, ya que se consigue un sonido mucho más fiel.

-¿Por qué cree que el vinilo logró sobrevivir a la llegada del CD?

-Creo que se ha demostrado que el formato que sustituyó al vinilo, el CD, es un poco engañoso para el consumidor. Nos lo quisieron vender como si fuera un proceso que mejoraría el sonido. La calidad, sin embargo, disminuyó. Además, un CD no suele durar más de diez años. En seguida le salen manchas, se rayan con mirarlos...

-Y el vinilo, ¿cuánto suele durar?

-Mientras no lo partas por la mitad o lo quemes, seguirá sonando con su calidad original. Puede durar toda la vida. Actualmente, de hecho, cada vez hay más fábricas que están volviendo a demandar el vinilo. Al final, el CD se quedará como una anécdota. El vinilo y las plataformas que hay en internet, como Spotify, son ahora el futuro de la música.

-¿Cómo recomendaría conservar los discos de vinilo?

-Yo aconsejaría limpiarlos con un jabón que no sea muy abrasivo y con agua, aunque también existen productos especiales de limpieza. Hay un montón de tutoriales en internet en los que te recomiendan, por ejemplo, usar cola blanca para limpiar la suciedad. Con ese producto se forma una capa en el vinilo que después se podrá, en cierto modo, arrancar. Pero vamos, que con un poco de agua y jabón, como el que utilizamos para fregar los platos, bastaría. Conservado en su funda de plástico, con cuidado, el vinilo te puede durar toda la vida.

-¿Cómo celebrará la inauguración de su local?

-A partir de las 18 horas, toda la gente a la que le apetezca está invitada a un picoteo. Será una jornada con DJs en directo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos