La Policía registra la sede de la CHS tras la pista de un caso de corrupción

Policías nacionales, abandonando ayer la sede de la CHS junto al secretario judicial. / GUILLERMO CARRIÓN / agm
Policías nacionales, abandonando ayer la sede de la CHS junto al secretario judicial. / GUILLERMO CARRIÓN / agm

La investigación parte de una empresa que denunció la presunta adjudicación irregular de un contrato de obras

RICARDO FERNÁNDEZ y MANUEL BUITRAGO

Un grupo de agentes de la Jefatura Superior de Policía de Murcia irrumpió ayer, a primera hora de la mañana, en la sede de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) en busca de documentación que les permita impulsar una investigación sobre un presunto caso de corrupción, consistente en la supuesta adjudicación irregular de un contrato de obras. Un alto funcionario de este organismo aparece como principal sospechoso, aunque su identidad no llegó a trascender a lo largo de la jornada de ayer.

La coordinación de estas diligencias, que ya se encuentran judicializadas, ha sido asumida por el titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Murcia, José Fernández Ayuso, quien las ha declarado secretas, según confirmó ayer una portavoz del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Región. En la causa se investigan un buen número de delitos relacionados con aparentes desviaciones de poder en la Administración pública, aunque tampoco se vieron concretados por la fuente mencionada, que se limitó a señalar que se investiga «una posible actividad irregular en el ejercicio de la función pública».

Desde la Confederación Hidrográfica del Segura señalaron, a su vez, que los responsables de este ente «se han puesto a disposición del secretario judicial y de la Policía Judicial, y se está preparando la documentación que se nos ha solicitado para que se incorpore al procedimiento».

Los trabajos otorgados de forma supuestamente irregular serían para reparar daños por la lluvia

Otras fuentes no oficiales precisaron a 'La Verdad' que las diligencias tendrían su origen en la denuncia presentada ante la Policía Nacional por parte de una empresa que habría concurrido a un concurso público, convocado por la CHS y que muy probablemente estaría relacionado con el arreglo de daños producidos por un episodio de lluvias intensas, y que se consideraba injustamente perjudicada por un alto responsable del organismo de cuenca. Más concretamente, se estaría indagando si los dictámenes emitidos por la Dirección Técnica de la CHS sobre las distintas ofertas habrían sido ignorados finalmente por algún alto funcionario que intervenía en el proceso final de adjudicación de los trabajos.

En una época anterior

Igualmente, estas fuentes reseñaron que los hechos datan de meses atrás, e incluso de años, en una época en la que el Partido Popular seguía gobernando en la Administración del Estado y en la que la CHS estaba presidida por Miguel Ángel Ródenas, mientras que la Secretaría General de este organismo se encontraba encabezada por José María Bernabé.

Otras fuentes apuntaron a que buena parte de la atención de los policías judiciales se centró ayer precisamente en la Secretaría General, cuya actual titular, Mónica Gonzalo, mostró una total disposición a colaborar con los agentes.

El registro se prolongó durante varias horas, hasta que pasado el mediodía los policías nacionales y un letrado de la Administración de Justicia, adscrito al Juzgado de Instrucción número 7 de Murcia, abandonaron la sede de la plaza Fontes y se marcharon en coches policiales camuflados.

Desde el Gobierno regional y la Delegación del Gobierno se limitaron a expresar el máximo respeto por las actuaciones judiciales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos