La renuncia de la adjudicataria retrasará dos meses las obras del polideportivo El Romeral en Molina de Segura

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

La renuncia de la segunda empresa adjudicataria, Urdemasa, ha supuesto un nuevo freno al proyecto de obras de dos nuevos pabellones en el polideportivo El Romeral, que se retrasará más de dos meses, según la estimación de la concejal de Obras Municipales y Vía Pública, Fuensanta Martínez.

Se trata de la segunda renuncia que sufre este proyecto, lo que ha obligado al Ayuntamiento a formular una tercera propuesta de adjudicación a la UTE Pabellones Romeral, por un importe de 1.320.299 euros, según acordó el pasado martes la Junta de Gobierno local.

La concejal de Obras Municipales y Vía Pública explicó a este diario que «algunas empresas se presentan a las obras públicas sin estudiar suficientemente el proyecto, y luego se dan cuenta de que no les resultará viable económicamente, por lo que renuncian».

No obstante, la renuncia no le saldrá gratis, ya que conlleva una sanción económica de unos 70.000 euros, equivalente al 3% del precio de adjudicación, tal y como se recoge en el pliego de condiciones.

«No se puede jugar»

«Así se indica cuando sale el proyecto a contratación, ya que no se puede jugar como si esto fuera una lotería, porque estamos hablando de proyectos muy serios y todo esto retrasa mucho. Y, al final, tenemos que pedir responsabilidades», indicó la concejal Martínez.

La nueva empresa tendrá que presentar la documentación requerida para que la adjudicación sea definitiva y, así, comenzar los trabajos en los dos pabellones. Según la concejal de Obras Municipales y Vía Pública, «estas instalaciones son muy necesarias para Molina de Segura, porque no hay suficientes espacios para clubes y deportistas en una ciudad que cuenta con más de 75.000 habitantes y que solo tiene dos pabellones», explicó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos