Asumen que prostituyeron a jóvenes colombianas en un club de Molina

Los acusados, durante la vista./N. García / AGM
Los acusados, durante la vista. / N. García / AGM

Los tres acusados, que afrontaban más de 52 años de prisión, aceptan penas que oscilan entre los 19 y los siete años

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

La Fiscalía llegó a solicitar, para alguno de ellos, más de 52 años de prisión, pero finalmente, tras un acuerdo de conformidad, la condena será mucho más baja. Tres ciudadanos colombianos asumieron esta mañana ante la Audiencia Provincial que explotaron sexualmente a jóvenes compatriotas en un club de alterne de Molina de Segura –Avenida 69–. Su reconocimiento expreso de los hechos les permitió rebajar sus condenas a penas que oscilan entre los siete y los 19 años y medio de cárcel. La principal acusada, Adalgisa Z., aprovechó su turno de palabra para pedir «mil disculpas» a los magistrados por los hechos que le han llevado a prisión.

La Policía Nacional puso el pie en este club de alterne molinense en marzo del pasado año. Según plasmó el fiscal en su escrito de conclusiones provisionales, que fue aceptado por los acusados –representados por los letrados Pablo Martínez, Mariano Bo y Miguel Ángel Belda–, Adalgisa Z., alias Ada, y Eder P., alias Ronco, se pusieron de acuerdo, entre octubre de 2016 y febrero de 2017, para convencer a jóvenes colombianas para que se desplazasen a España.

Los ya condenados les prometían que les facilitarían el viaje y que les ayudarían a conseguir un buen trabajo en España, ocultándoles, en algunos casos, que su destino sería la prostitución. Una vez en Murcia, según el Ministerio Público, les reclamaban que ofreciesen servicios sexuales para saldar una deuda económica que alcanzaba los 7.000 euros. En el caso de que no realizasen puntualmente los pagos semanales, les indicaban que cambiarían de club o les decían que iban a matar a sus hijos.

Entre los procesados se encuentra también Dayan A., compañera sentimental de Eder, a la que se ha condenado a siete años de cárcel como cómplice de esos delitos de prostitución. Su letrado solicitó que se le suspendiera la condena alegando que no cuenta con antecedentes penales y que tiene –junto a Eder– un hijo de tan solo diez meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos