Los arqueólogos constatan el deterioro del 'sarcófago' que cubre el barco fenicio de Mazarrón

Dos arqueólogos acceden a la embarcación, tras destapar la caja metálica que cubre el pecio. /Consejería de Cultura
Dos arqueólogos acceden a la embarcación, tras destapar la caja metálica que cubre el pecio. / Consejería de Cultura

Los trabajos encargados por Cultura apuntan a un hundimiento de la caja fuerte hacia un costado debido a la retirada de arena del fondo marino

Miguel Rubio
MIGUEL RUBIO

Los arqueólogos encargados de comprobar el estado de conservación del barco fenicio que descansa en el fondo de la playa de La Isla, en Mazarrón, ya han podido acceder al casco de la nave, tras quince días de trabajos, para revisarlo y tomar «una mínima muestra» de la madera. Ahora se conservará en una cámara frigorífica hasta su envío, esta misma semana, a unos laboratorios de la Universidad Texas A&M, en Estados Unidos. Allí será analizada para detectar una posible contaminación por óxido de hierro procedente del 'sarcófago' que protege el pecio.

Consejería de Cultura

Las labores arqueológicas, impulsadas por la Consejería de Educación y Cultura, marchan según lo previsto y los especialistas han realizado una topografía de detalle para evaluar cómo ha basculado la caja fuerte en el fondo marino, «hundiéndose hacia un costado, como consecuencia de la lenta pero continua retirada de las arenas», indican desde el departamento de Esperanza Moreno. Los científicos también han abierto el arca metálica en las zonas de proa y popa de la embarcación fenicia, que data del siglo VII antes de Cristo, «con el objetivo de valorar posibles afecciones causadas por la caja en el pecio». El principal riesgo que barajan los especialistas es que ese hundimiento acabe por aplastar la embarcación.

Rescate de urgencia

Los informes que redacten los arqueólogos con sus observaciones servirán de base a la hora de acordar un posible rescate de urgencia de la nave. Aunque la competencia sobre el yacimiento corresponde a la Comunidad Autónoma, el Ministerio de Cultura, con el asesoramiento de los profesionales del Museo Nacional de Arqueología Subacuática de Cartagena (Arqua), espera que sea una decisión «consensuada». Para ello, está previsto celebrar una reunión entre ambas administraciones, aunque aún no hay una fecha fijada.

Según la Consejería, en los próximos días se procederá «a evaluar la posible urgencia para la toma de decisiones, desde un punto de vista técnico». En este sentido, se debe valor tanto el hundimiento de la caja como su resistencia a los temporales. El calendario «óptimo para actuar» en el pecio también depende de «cuestiones de clima marítimo».

No obstante, la comisión de seguimiento del barco fenicio ya baraja un plan de rescate urgente, por si finalmente esa es la decisión. La embarcación no se extraería de una sola pieza, sino que se desmontaría «siguiendo las líneas de fractura conocidas y las juntas arquitectónicas». Después se depositaría en una balsa de la comunidad de regantes para su desalación. El proceso de restauración se completaría en unos laboratorios, donde los especialistas inyectarían una resina especial para la consolidación de la madera. El objetivo es que el barco se exponga en un museo de nueva construcción en el Cabezo del Faro.