El juez manda a la cárcel sin fianza a la mujer que apuñaló a su marido

La acusada de matar a su marido, ayer, durante su traslado a los juzgados de San Javier. / J. M. Rodríguez / AGM
La acusada de matar a su marido, ayer, durante su traslado a los juzgados de San Javier. / J. M. Rodríguez / AGM

Sofía R. sostiene que Esteban Patricio O. recibió una cuchillada en el forcejeo cuando trataba de evitar que ella pudiera autolesionarse

R. FERNÁNDEZ Murcia

El titular de guardia del Juzgado de Instrucción número 4 de San Javier acordó este sábado el ingreso en prisión provisional y sin fianza para Sofía R., la mujer de 29 años de edad y nacionalidad ecuatoriana acusada de matar a su esposo de una cuchillada. La sospechosa fue puesta a disposición del juzgado de guardia tras ser detenida por agentes de la Guardia Civil poco después de que ella misma llamase a Emergencias el jueves desde su domicilio del barrio de Las Esperanzas de San Pedro del Pinatar para pedir asistencia para su esposo. En una primera versión, la mujer declaró que su marido había recibido una puñalada cuando ella trataba de defenderse de una agresión machista.

Sin embargo, esa versión inicial de la presunta homicida, la de una acción de autodefensa frente a los golpes de él, dejó paso con las horas a otra diferente: la de la muerte accidental. Según declaró ayer la mujer ante el juez, su marido recibió una cuchillada en pleno forcejeo cuando este trataba de evitar que ella pudiera autolesionarse con un cuchillo de cocina en pleno ataque de celos. La acusada, a quien defiende el abogado Vicente San Martín -quien ayer no pudo acudir a la declaración y fue sustituido por Mariano Bó- se mostró ante el juez destrozada por el suceso, y suplicó despedirse de su marido en el tanatorio. Los dos hijos del matrimonio, de muy corta edad, han quedado a cargo de la abuela paterna, que reside también en San Pedro.

Al parecer, Sofía R. y su marido, Esteban Patricio O., de 32 años, que habían estado separados durante varios meses y trataban de reconstruir la relación, se enzarzaron en una fuerte discusión, presuntamente motivada por la intención del hombre de marcharse de casa, y agravada cuando la mujer le cogió el móvil al esposo y vio fotos y mensajes que le hicieron sospechar que podía mantener contactos con otras mujeres. Ese hallazgo provocó en apariencia en la acusada un ataque de celos, y se encaminó a la cocina de la vivienda y empuñó un cuchillo de cocina de grandes dimensiones, con el que hizo amago de cortarse las venas. Según declaró ante el juez, el hombre había activado el vídeo de su teléfono momentos antes para grabar la discusión, y en ese instante ella le increpó y le dijo que ahora sí que iba a grabar algo bueno.

La víctima registró en vídeo su propia muerte, pero, al parecer, la acusada destrozó el teléfono

Al parecer, cuando ella hizo el gesto de autolesionarse, el esposo corrió hacia ella para tratar de impedir que se hiciera daño, momento en el que se produjo un forcejeo y, según declaró la mujer, el hombre empezó a sangrar abundantemente. La acusada, que avisó al 112, rompió el móvil, al parecer, para evitar que se viera la grabación, pero el aparato ha sido remitido a un equipo especializado de Valencia para tratar de recuperar el vídeo.

La acusada declaró además ante el juez que había sido víctima de varios episodios de malos tratos, y que incluso en una ocasión fue violada por su marido.