La Guardia Civil blinda el control del patrimonio subacuático

Varios agentes, durante una charla en la sede del Museo Nacional de Arqueología Subacuática de Cartagena. / GC
Varios agentes, durante una charla en la sede del Museo Nacional de Arqueología Subacuática de Cartagena. / GC

Una treintena de agentes reciben formación en el Arqua sobre investigación y legislación para la protección de los bienes arqueológicos

LA VERDADMURCIA

El Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Arqua) y la Guardia Civil celebraron esta semana la quinta edición de las Jornadas de Protección del Patrimonio Cultural Subacuático en la sede del museo, en Cartagena.

El congreso tiene por objetivo la formación del personal de la Guardia Civil, cuerpo policial que tiene competencia exclusiva en el mar territorial, para la protección del patrimonio cultural subacuático. La acción formativa fue inaugurada por el director del museo Arqua, Iván Negueruela, el teniente coronel de la Quinta Zona de la Guardia Civil, Diego Mercader, y el comandante de Estado Mayor de la Dirección General de la Guardia Civil, Marcos Gómez. Por su parte, las ponencias fueron impartidas por el equipo del museo y personal de la Benemérita, así como por un docente de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (Uned). Una treintena de guardias civiles destinados en especialidades como Servicio Marítimo, Geas (Especialistas en Actividades Subacuáticas), Servicio Fiscal, Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) y Policía Judicial asistieron a las jornadas en las que se abordaron temas como la legislación internacional, nacional y autonómica sobre la protección del patrimonio arqueológico subacuático y la investigación de los delitos contra el patrimonio cultural subacuático llevadas a cabo por la Guardia Civil.

Dentro del citado Plan, la Guardia Civil inició una campaña para intensificar la vigilancia de pecios, por lo que han inspeccionado clubes de buceo, zonas aledañas a puertos deportivos y embarcaciones de pesca localizados en todo el territorio nacional. Con esta campaña, se pretende evitar el expolio de pecios y detectar la posesión o venta ilegal de bienes arqueológicos subacuáticos.