Una experta considera que el adelanto electoral favorecerá a la derecha en la Región

Sesión de la Asamblea Regional, en una fotografía de archivo./J. M. Rodríguez / AGM
Sesión de la Asamblea Regional, en una fotografía de archivo. / J. M. Rodríguez / AGM

La politóloga Lola Ferre prevé que la Comunidad va a «seguir teniendo un gobierno de derechas», aunque ya no va a estar «suprarepresentado por el PP» y va a tener que «dialogar con partidos como Ciudadanos y la ultraderecha»

EPMurcia

La doctora en Ciencias Políticas por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y miembro del Colegio Oficial de Ciencias Políticas y Sociología de la Región de Murcia, Lola Ferre, considera que el adelanto de las elecciones generales «puede beneficiar más a los partidos de derechas que a los de izquierdas» en la Región de Murcia.

La politóloga destacó que las encuestas electorales que se manejan en la Región de Murcia arrojan una correlación de fuerzas a favor de los partidos políticos que representan a la derecha. Por contra, los partidos de izquierdas, PSOE y Podemos, «intentan mantener su situación, pero unos lo consiguen y otros no».

En su opinión, el problema de Cataluña «puede afectar» a la intención de voto porque «estamos todos embebidos» en el asunto, pero recuerda que la Región de Murcia «se ha mantenido en clave de derechas desde 1995, y da igual que ese espectro se haya fraccionado en varios partidos políticos, porque van a tener cabida en el hemiciclo regional o en los hemiciclos locales».

Y es que la intención de voto en la Región «no responde solo a la cuestión catalana, sino a muchos más factores», según Ferre, quien cree que Ciudadanos tendrá la llave de la gobernabilidad en la Comunidad, «en función de los intereses que cada uno persiga».

Entre los factores de los que dependerá la intención de voto, citó las infraestructuras, la cuestión del agua o el hecho de que el partido que está en el Gobierno «tiene más posibilidades de poder centrar su campaña y organizarla para ganar unas elecciones».

En este sentido, cree que un posible adelanto de las elecciones generales favorecerá más a la derecha, «a pesar del esfuerzo de la Delegación del Gobierno de resolver problemas que eran ásperos como la llegada del AVE a Murcia, la ampliación de las infraestructuras por carretera a través del Arco Noroeste».

«La realidad, según las encuestas, es que en la Región de Murcia vamos a seguir teniendo un gobierno de derechas, que ya no va a estar suprarepresentado por el PP, sino que va a tener que dialogar con partidos como Ciudadanos y la ultraderecha si quiere gobernar», destacó.

«No veo a los partidos de la izquierda en la Región de Murcia negociando con partidos políticos que estén situados más allá del centro político», manifestó Ferre, quien recuerda que la reforma de la Ley electoral en la Región bajó del 5 al 3% la barrera para poder acceder a la Asamblea y determinó una circunscripción única.

A este respecto, manifestó que la posibilidad de que los partidos políticos accedan a la Asamblea Regional «es mucho mayor» con respecto a las últimas elecciones autonómicas. Tanto es así que, incluso, ve posibilidades de que Somos Región pueda conseguir representación. Sea como sea, avanzó que el parlamento va a ser «pluricolor» y la gobernabilidad «va a depender mucho de la negociación que haga cada partido».

Según las encuestas, señaló que PP y PSOE van a ser los partidos más votados, por lo que la gobernabilidad «va a tener mucho que ver con la capacidad de negociación de cada uno».

Al ser preguntada por una previsión electoral de VOX en la Región de Murcia, Ferre ha reconocido que esta formación «puede tener unos resultados, incluso, mejores que los que puede cosechar de media en todo el país». Y es que se trata de un partido que «está adelantando por la derecha y no viene de la nada, sino que responde a un movimiento internacional bien organizado y estructurado».

Teniendo en cuenta que el PP «está bajando en intención de votos», Ferre estima que, probablemente, esos votantes reviertan «en el granero de Ciudadanos y de VOX». Todo ello, a pesar de que Ferre no estima conveniente «depender de partidos ultra que tienen medidas que van contra las mujeres, contra los homosexuales o los inmigrantes, tocando las sensibilidades y las fibras de personas que a lo mejor están en situación de vulnerabilidad».

Pierde Pedro Sánchez

Bajo su punto de vista, si la convocatoria de elecciones generales se adelanta, «estaría perjudicando de alguna forma al actual Ejecutivo de Pedro Sánchez, porque coincidiría con el 'Procés'». De hecho, recordó que el propio Tribunal Supremo ya afirmó que no quería que coincidiera ningún proceso electoral con el juicio.

Por otra parte, recuerda que también están programadas las elecciones europeas, las autonómicas y las locales. A su juicio, «son demasiados comicios juntos» y ve difícil movilizar al electorado «en un escenario de crispación política, que no social».

Ahora mismo, considera que «estamos viviendo una especie de ensoñación en el sentido de que los políticos están enredados en las disputas del independentismo o de mostrar quien es más nacionalistas, si uno que es muy español u otro que es muy catalán». Sin embargo, Ferre cree que esta crispación de los representantes políticos «no encuentra su reflejo en la sociedad».

«Hay una especie de desconexión social, porque la sociedad está en otros problemas que actualmente no está resolviendo ni el Gobierno español ni el catalán», según Ferre, quien puso como ejemplo los problemas de la dependencia, pensiones, desempleo o la violencia de género.

También lamentó que los independentistas no quisieron negociar con el Gobierno de Mariano de Rajoy «por ausencia de diálogo», pero critica que, ahora, con el Gobierno socialista de Pedro Sánchez, «tampoco quieren negociar» a pesar de existir diálogo. «El independentismo es como el perro del hortelano, que ni come ni deja comer», criticó.

Ferre señaló que esta tesitura «no favorece a la sociedad española, incluida la catalana». Por ello, estima que unos comicios a celebrar de forma inminente «van a perjudicar a todos los partidos en general, y no solo al PSOE, sino también a las derechas» debido a la «foto fija tomada hace algunos días en la concentración convocada en la madrileña plaza de Colón».

A este respecto, destacó que los convocantes «no llegaron a sumar la cantidad de personas que pensaban movilizar». Por ejemplo, explicó que acudieron unas mil personas desde la Región de Murcia, lo que supone un número escaso «en relación al número de afiliados con los que cuenta el PP, Ciudadanos y VOX».

Ferre considera que la mayoría de manifestantes eran cargos orgánicos y representantes institucionales de los partidos convocantes, algo que considera extrapolable al conjunto del país. «No consiguieron tener el impacto que querían porque la sociedad no está en eso ni está demandando unas elecciones de manera inminente porque, en cuatro años, hemos tenido tres comicios».

Esta politóloga cree que la sociedad demanda «que se le solucionen sus problemas», pero rechaza «el enrocamiento en el que están sumidas las élites políticas catalanas y españolas».