Exigen que se paralicen los entubamientos frente a la Junta de Hacendados

Protesta a las puertas de la Junta de Hacendados, este miércoles./Edu Botella / AGM
Protesta a las puertas de la Junta de Hacendados, este miércoles. / Edu Botella / AGM

La Plataforma Segura Transparente se concentra para defender la red de riego tradicional de la Huerta de Murcia

Pepa García
PEPA GARCÍA

«Solo pedimos que se cumpla la ley», afirma contundente Juan Alcaide, miembro de la plataforma y expresidente de la Comunidad de Regantes de Molina de Segura. Pocos, en torno a una treintena, pero ruidosos, van armados con pitos, han respondido hoy a la convocatoria de la Plataforma Segura Transparente, integrada por regantes y ciudadanos de toda la Cuenca del Segura, desde Pontones a Guardamar. Se concentraron ante las puertas de la Junta de Hacendados, que en ese momento celebraba un juntamento en el que se sometía a aprobación la petición de la empresa Videmur para el entubamiento de 30 metros del azarbe de Cutillas y su cesión temporal a la citada compañía, en Algezares, y otro tramo del azarbe de Tierra Roya, en Los Garres, solicitado por la junta municipal de la pedanía murciana, «en suelo no urbanizable y con altos valores ambientales y paisajísticos», apuntan los convocantes.

'Por unas acequias vivas, no más tubos', 'No más entubamientos en la Cuenca del Segura' y 'Acequias y azarbes al aire libre' rezaban las pancartas con las que, a las 11.30 horas, se plantaban frente a la sede de la Junta de Hacendados, organismo responsable de velar por la red de riego tradicional. «Este entubamiento, lo vamos a parar», «No más tubos en la huerta» o «Más agua y menos cemento» fueron algunos de los lemas que corearon los asistentes, a los que se fueron uniendo algunos viandantes. Para hacerles partícipes de su lucha, Alcaide explicó a viva voz que «parece que existe un interés en dejar que se pierdan las acequias. Deja de pasar agua, la basura se acumula, la vegetación se apodera del cauce y aparecen las ratas y las culebras. Los regantes, perciben la dejadez y se propone, como única solución, entubar el cauce. Parece que el problema desaparece al quedar oculto por el hormigón, al tiempo que los regantes pierden el control del agua».

Desde la plataforma exigen al Ayuntamiento de Murcia que haga cumplir la ley y explican que el PGOU de Murcia, en su apartado sobre la conservación del paisaje tradicional, prohíbe la destrucción de los cauces. Sin embargo, denuncian que «la falta de una respuesta contundente por parte del Ayuntamiento favorece que se sigan celebrando juntamentos o se aprueben mociones en juntas municipales para realizar este tipo de obras que no pueden ser autorizadas y que, de hecho, se llevan a cabo sin licencia municipal». «Los ciudadanos no podemos estar actuando constantemente de policías porque es un sinvivir. El Ayuntamiento tiene un papel principal y no está cumpliendo con su función», ponen de manifiesto desde la plataforma. Y aseguran que notificarán al Ayuntamiento estos dos últimos entubamientos «para que quede constancia fehaciente de que exigimos su paralización».

Pese a que la protesta era audible desde el interior de la sede de la Junta de Hacendados, ninguno de sus representantes salió a interesarse por el motivo de la concentración, aunque en el exterior, alguno de los hacendados, como Mariano de Algezares, daba su apoyo fuera a los manifestantes.