«Va a ser muy difícil que este proyecto de construcción del Canal de Panamá gane dinero»

Grúas en las obras de ampliación del Canal de Panamá. /
Grúas en las obras de ampliación del Canal de Panamá.

Los responsables de Sacyr prevén que el arbitraje sólo conceda la mitad de los sobrecostes en los que se ha incurrido, pero el impacto en las cuentas de Sacyr será positivo porque tiene todo provisionado

AMPARO ESTRADAMadrid

La mayor obra de ingeniería del siglo XXI, el nuevo Canal de Panamá, se ha enfrentado durante los seis años de construcción a múltiples retos y dificultades que han acabado originando unos sobrecostes de casi tres mil millones de dólares, lo que llevaría el presupuesto final a casi el doble de lo inicialmente previsto. Eso ha provocado que del importe inicial del contrato de 3.192 millones de dólares que ganó el consorcio Grupo Unidos por el Canal (GPUC) liderado por la empresa española Sacyr, el coste final vaya a ser de 5.581 millones de dólares. En litigio se encuentran alrededor de 2.900 millones de dólares y el consorcio ya ha conseguido que se le reconozcan otros 460 millones. Los responsables de Sacyr admiten que por lo resuelto ya en arbitraje lo previsible es que sólo les reconozcan la mitad de lo reclamado, lo que les lleva a concluir que "va a ser muy difícil que este proyecto gane dinero". No obstante, durante la visita organizada a las obras del Canal, los representantes de la empresa española han señalado que el impacto en las cuentas de Sacyr será positivo porque tiene provisionado todo el sobrecoste que le corresponde -su participación en el consorcio es del 41%-, cerca de 500 millones de euros. Por lo que aunque sólo paguen la mitad del sobrecoste les permitirá recuperar provisiones y apuntarse beneficios (sobre las pérdidas reconocidas en años anteriores).

Aparte de los datos económicos, la obra del Canal es "un orgullo de la ingeniería española", ha subrayado el presidente de Sacyr, Manuel Manrique. "Un proyecto emblemático, de los más difíciles que se le pueden presentar a una compañía constructoras", ha afirmado Manrique. El nuevo Canal permitirá que crucen barcos más grandes, de casi tres veces más tonelaje y ahorrando un 7% de agua, gracias al nuevo sistema de esclusas. En la obra del Tercer Juego de Esclusas han acompañado a Sacyr otras 74 empresas españolas pequeñas, medianas y grandes. El próximo 31 de mayo se entregará la obra y se inaugurará oficialmente el 26 de junio -el mismo día de las elecciones generales lo que dificulta el nivel de representación gubernamental en el acto por parte español aunque posiblemente acuda el rey Juan Carlos-. Para Manrique, "estamos finalizando un hito, que marcará un antes y un después". Finalizar las obras no supondrá el punto y final de la relación de Sacyr con el Canal puesto que continuará con un contrato de mantenimiento por tres años.

La obra se ha enfrentado a dificultades de construcción como la calidad de la piedra para fabricar el hormigón, la existencia de fallas que no estaban previstas o las lluvias catastróficas, ha explicado José Manuel Loureda, director general internacional de Sacyr.

Seis años de obras

Todas las cifras que rodean la obra son enormes: se han realizado 80.000 planos, se han utilizado 4,5 millones cúbicos de hormigón -lo equivalente a dos pirámides de Keops-, y 220.000 toneladas de acero armado -el equivalente. 22 torres de Eiffel-. Han sido seis años de construcción en la que han participado 10.000 trabajadores de cuarenta nacionalidades. De los mil trabajadores extranjeros, la mitad son españoles.

La nueva vía del Canal incrementará significativamente los ingresos del Canal, cuya construcción fue aprobada en referéndum por los ciudadanos panameños. Un barco de cierto tonelaje pagará un millón de dólares por cruzar, según las nuevas tarifas aprobadas en abril, y los grandes cruceros abonarán hasta dos millones de dólares.

Mientras los barcos crucen a través del nuevo sistema de esclusas, los procesos de arbitraje continuarán -puede que hasta 2018 o 2020- para dilucidar el pago de los sobrecostes. Pero la obra quedará.