La vía verde Puxmarina sacará a la luz unos 30 metros de acequia soterrada

Vista aérea de la zona en la que se realizarán las obras, que marcan el trazado de la futura vía verde Puxmarina. / ayto
Vista aérea de la zona en la que se realizarán las obras, que marcan el trazado de la futura vía verde Puxmarina. / ayto

El proyecto municipal, enmarcado en el Plan Huerta 2030, traza un paseo entre el núcleo urbano de La Raya y el de Puebla de Soto

Marta Semitiel
MARTA SEMITIEL

La recuperación de la huerta de Murcia se coló con fuerza en la agenda política hace cuatro años con la creación de una concejalía específica. Desde entonces, varios proyectos se han preocupado por conservar el entorno natural de la ciudad. El último de ellos, enmarcado en el Plan Huerta 2030, es la recuperación de la vía verde Puxmarina, que unirá con un paseo practicable a pie y en bicicleta las pedanías de La Raya y Puebla de Soto. El documento que recoge cómo será esta vía, al que ha tenido acceso 'La Verdad', especifica que el trazado tendrá 700 metros y discurrirá junto a la acequia, actualmente soterrada.

Parte del proyecto consiste en recuperar también dicho canal. Así, se ha aprobado destapar unos treinta metros de la acequia en un tramo central del recorrido. La vía se construirá con un pavimento blando y no agresivo con el medio ambiente. En concreto, «árido calizo mezclado con aglomerante transparente», con el fin de obtener «un firme de aspecto totalmente natural, pero con un incremento notable en cuanto a resistencia». Este camino tendrá una anchura de cinco metros durante todo el trazado, salvo en la parte donde quedará la acequia al descubierto, en la que se realizarán dos franjas de un ancho de tres metros cada una. Además, también se instalará señalética que anuncie a los viandantes y ciclistas los puntos de interés del recorrido, un carril bici y zonas de descanso con bancos.

Pero el objetivo de este proyecto municipal no solo es trazar un paseo entre ambas pedanías, sino recuperar también la vegetación autóctona en todo el trazado de la vía. Así, el paseo contará con un «arbolado cambiante, sin generar alineaciones como si de una calle o un paseo urbano se tratara, creando sombras y agrupaciones vegetales que tendrán en cuenta las tonalidades de la floración de cada especie, y respetando el arbolado que se encuentra en el entorno de forma preexistente, sobre todo, ejemplares de almez», cita el documento.

El recorrido, de 700 metros de longitud, contará con carril bici y zonas de descanso

El Ayuntamiento considera que este proyecto supondrá para los vecinos «disponer de un recorrido de gran valor paisajístico que atraviesa parte de la huerta oeste», y que, además, finaliza en la zona de la plaza de San Antón, en la que se ubica la ermita de la Escudera, en Puebla de Soto, «un entorno con un gran valor cultural», según destaca el Consistorio. El estudio no contempla la rehabilitación de dicha plaza ni tampoco de la ermita.

A la espera de que las obras salgan a licitación pública

El Ayuntamiento todavía no ha sacado a concurso las obras, pero el proyecto prevé que comiencen en un plazo de treinta días a partir de la adjudicación de las mismas. Una vez iniciadas, las condiciones establecen que deberán estar acabadas en un plazo máximo de seis meses. El presupuesto de ejecución material estimado de la adecuación de esta vía verde asciende a 244.245 euros, a los que se suman un 13% para gastos generales, un 6% de beneficio industrial y el 21% de IVA, quedando el presupuesto base en un total de 351.688 euros. Además de las consideraciones legales en vigor, para la realización del proyecto, el Ayuntamiento ha previsto con anterioridad un estudio topográfico de la zona, otro bastante extenso de la vegetación autóctona y, por supuesto, un estudio sobre seguridad y retirada de residuos durante las obras.