Un jardín en superficie presidirá el entorno rehabilitado del yacimiento de San Esteban

Recreación del proyecto 'Ha-ha', vencedor en el concurso para recuperar el yacimiento de San Esteban. /
Recreación del proyecto 'Ha-ha', vencedor en el concurso para recuperar el yacimiento de San Esteban.

Una galería que rodeará el conjunto permitirá que se contemplen las ruinas y las protegerá

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Un jardín flotante con árboles de gran tamaño se levantará sobre el yacimiento de San Esteban. Así lo recoge el proyecto ganador del concurso de ideas que ha llevado a cabo el Ministerio de Fomento. En la reunión que mantuvo el jurado el pasado martes, en la Subdirección General de la Arquitectura y la Edificación, acordó por unanimidad de todos sus miembros que la propuesta ganadora fuera la que llevaba por título 'Ha-Ha'.

Fueron ocho las opciones finalistas. Los expertos estuvieron encabezados por el director general de Arquitectura, Vivienda y Suelo, Francisco Javier Martín. Del proyecto ganador, lo que más valoraron es que «permite resolver con un gesto único y de gran simplicidad el aspecto de las visuales al yacimiento, la iluminación natural de la excavación y la altura libre necesaria para el nivel bajo rasante».

Dos cifras

17,3
millones costará la ejecución del proyecto aprobado por el jurado.
2015
fue el año en el arrancó el proceso para la conservación de los restos.

Según el jurado, 'Ha-Ha' «consigue un espacio público amable que a su vez garantiza la puesta en valor de los restos arqueológicos». Para plasmar su idea, los técnicos de la propuesta vencedora contarán con un presupuesto total de 17.357.361 euros. Esa cantidad la asumirá el Ministerio de Fomento en un 40%. También participarán económicamente el Gobierno regional y el Ayuntamiento. Entre los dos aportarán el 60% restante. El proyecto tiene la misión de poner en valor las ruinas que perduran del arrabal árabe de San Esteban. El nombre 'Ha-Ha' obedece a la traducción al inglés del concepto salto de lobo.

La propuesta ganadora recoge un centro de interpretación de 500 metros cuadrados

Vegetación

El principal elemento de los trabajos que se llevarán a cabo será un jardín flotante que estará al nivel de la calle y que contará con árboles de gran tamaño. Esto será así, según el estudio elaborado, porque la zona reposará sobre «un gran plato de hormigón que contendrá una sección de tierras suficiente como para alojar los arbustos que se plantarán». La vegetación tendrá un papel muy protagonista en el espacio. Los conocidos como árboles del paraíso ('Melia azedarach') estarán intercalados con otras especies, como palmeras, que flanquearán el jardín a ambos lados. En la parte más baja se plantará romero y lavanda, lo que otorgará al lugar de un colorido singular. Debajo del jardín se podrán visitar los restos que forman el yacimiento. Este espacio tendrá un contacto directo con la luz solar durante el día. Una gran hendidura rodeará toda la construcción para evitar que queden zonas sombrías. Durante la noche el arrabal tendrá iluminación artificial. En concreto, se tratará de «una tenue luz artificial que se dirigirá hacia los taludes vegetales, lo que permitirá que sean visibles desde la calle».

El proyecto ganador ha tenido en cuenta el clima de Murcia. Por eso, la construcción está pensada para recibir visitas al aire libre durante todo el año aprovechando la buena temperatura que reina en la ciudad durante la mayor parte de los meses. La hendidura también permitirá que los restos tengan una ventilación natural. Además, la plataforma le servirá de protección ante la lluvia. Otro de los elementos a destacar que tendrá la zona será un centro de interpretación que abarcará una superficie de quinientos metros cuadrados. Al margen de los actos de índole cultural que pueda acoger, servirá como punto de inicio para la realización del recorrido museográfico por el yacimiento. Este espacio podrá acoger la celebración de programas artísticos. La idea es que sea «abierto y mutable al servicio que requiera la ciudad».

En la visita a las ruinas tendrá importancia una galería panorámica que rodeará todo el conjunto. Permitirá la contemplación de los restos al mismo tiempo que les brindará protección ante elementos contaminantes del exterior. Los interesados también podrán contemplar los ruinas a ras de suelo.

El proyecto que se ejecutará buscará que el nuevo jardín se integre en su entorno. Su intención será la de armonizar la construcción con dos monumentos próximos como son el Palacio de San Esteban y la iglesia de San Esteban. La clave será «no entorpecer en ningún momento la contemplación» de estas edificaciones. Además, la zona ganará en zonas de sombra para que los ciudadanos puedan pasear, descansar o realizar ejercicios físicos.

Ahorro energético

La propuesta para diseñar este espacio público se materializará, según sus creadores, aplicando estrategias y usando herramientas de ecodiseño. Con ello, se buscará que el impacto ambiental del desarrollo de los trabajos sea el menor posible. Lo mismo sucederá con el mantenimiento del conjunto.

De igual manera, buscará «el uso de estrategias pasivas que reduzcan la demanda de consumo al máximo y otras estrategias activas que minimizarán al máximo el consumo energético».

Las obras arrancarán el año que viene y durarán hasta 2022

El documento que ha recibido el visto bueno del jurado ha sido un avance del proyecto. El siguiente paso será la adjudicación del contrato para la redacción del mismo. Este requisito se extenderá a lo largo de tres meses, por lo que a comienzos del año que viene será cuando esté listo. Poco después comenzarán las obras, que se prolongarán durante dos años. Por lo tanto, la finalización tendrá lugar en 2022. El alcalde José Ballesta recalcó que este proyecto «contribuirá a que lleguen turistas de otros puntos de la Región y de España».

La ejecución del mismo favorecerá la llegada de turistas. Según detalló ayer el primer edil, «en los últimos cuatro años han crecido los visitantes un 25%». Otros trabajos que depararán novedades dentro del corto plazo serán la rehabilitación de la Cárcel Vieja y la de los pabellones 1 y 2 del Cuartel de Artillería. En el primero comenzarán las obras de la primera fase en breve y en el segundo lo que se producirá pronto será el acto de inauguración y apertura al público.