Descubierta una alberca del siglo XII en las excavaciones del Castillejo de Monteagudo

El grupo de arqueólogos continúa con las excavaciones en uno de los muros de la alberca encontrada. / JAVIER CARRIÓN / AGM
El grupo de arqueólogos continúa con las excavaciones en uno de los muros de la alberca encontrada. / JAVIER CARRIÓN / AGM

Este podría ser «el complejo palatino más importante del occidente musulmán de esta época»

Marta Semitiel
MARTA SEMITIEL

Un grupo de veinte arqueólogos comenzó a principios de este mes con los nuevos trabajos de excavación que continúan estudiando el Castillejo de Monteagudo. Y, apenas veinte días después, ya hay nuevos hallazgos que hacen pensar que este «podría ser el complejo palatino más importante del occidente musulmán del siglo XII», explicaba ayer sobre las ruinas de la última alberca que han encontrado Julio Navarro, coordinador de las excavaciones, investigador principal del Laboratorio de Arqueología y Arquitectura de la Ciudad y científico titular del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Frente a él, le escuchaba con atención el prestigioso arquitecto e investigador Rafael Manzano Martos, interesado y veterano compañero de Navarro, de paso en Murcia con motivo de la conferencia que dio ayer tarde en San Esteban sobre 'Los primeros jardines de Al-Ándalus'. A la visita también acudieron Jesús Pacheco, concejal de Cultura y Recuperación del Patrimonio, y el arquitecto Carlos Sánchez.

La alberca encontrada se ubica junto a la zona palatina de la que ya dieron cuenta a principios de mes, y aunque los arqueólogos y el propio Navarro creen que en toda la zona existe un complejo palatino, no se atreven a asegurar si esta alberca formaba parte del palacio descubierto con anterioridad, también del siglo XII y sobre el que se encontraron reconstrucciones pertenecientes al siglo XIII. «Esta zona colindante a la alberca, que acabamos de empezar a excavar, presenta también restos de suelos de cal roja y zócalos pintados, muy característicos del siglo XII. Todo apunta a que esta parte no se reconstruyó, como si pasó en la del palacio. Así que mandaremos muestras del terreno a analizar, para saber de forma más exacta en qué momento se produjo el abandono de esta construcción, más o menos sobre el año 1.160», explicó.

Sobre el palacio de Ibn Mardanish, han constatado construcciones y presencia cristiana que datan del siglo XIII

De hecho y volviendo a enlazar los hallazgos con la historia, «siempre se especuló con que cuando Alfonso X estuvo un tiempo en Murcia, que vino a firmar documentos, algunos defendían que se había hospedado en el Castillo», y señala las torres ubicadas junto al Cristo, en lo alto, «pero eso es una locura. Ahora que vemos todo esto aquí, podemos entender que no, que toda la corte estaba en esta parte baja de la huerta». Una hipótesis que solo han podido sostener tras el hallazgo del palacio del siglo XII, el primero que se encontró en esta parte de las excavaciones.

Tanto para él como para sus compañeros de profesión, todos especialistas en arquitectura islámica, los hallazgos de estas excavaciones apuntan en una misma dirección, que ya sospechaban antes de comenzar con los trabajos. Y es que Murcia fue, en tiempos de Ibn Mardanish, una de las capitales más importantes del Mediterráneo «y estas arquitecturas de una exhibición única lo demuestran».

Incluso, añadió Rafael Manzano, lo que hay bajo los huertos de esta parte de Monteagudo podría ser, «históricamente hablando, más importante incluso que los complejos de Al-Andalus conservados en Granada, porque aquella -siglo X- era una época de esplendor y paz, mientras que ya el XII, históricamente, era un periodo muy singular, caracterizado por los conflictos».

La almunia del Rey Lobo

Estos restos no son más que la punta de la punta de un iceberg, al parecer inmenso, que yace bajo los alrededores del Castillo de Monteagudo y que, en su conjunto, forman parte de la almunia del Rey Lobo (Ibn Mardanish). Además de la alberca encontrada, en estas excavaciones también se halló una muralla y un patio pertenecientes a un palacio del siglo XII, «que debió pertenecer al Rey Lobo y que se encuentra completamente arrasado y con señales de fuego», explicó a ayer Navarro a la comitiva visitante. Sobre ella, se reconstruyó una casa en el siglo XIII, de la que han encontrado parte de una sala con varias estancias y una crujía. «Además, en esta casa posterior hemos constatado la presencia de ocupación cristiana, que se nota en el uso de ciertos materiales en la construcción, así como en la presencia de cerámica», concluyó Navarro.

Ultiman los detalles del proyecto de restauración

Además de las excavaciones, la restauración del Castillo de Monteagudo también sigue su curso. Ayer mismo, el concejal de Pedanías y Barrios, Marco Antonio Fernández, y el concejal de Desarrollo Sostenible y Huerta, Antonio Navarro, se reunieron con el subdirector general del Instituto del Patrimonio Cultural, Javier Rivera, para hacer seguimiento del proyecto de restauración del Castillo. Así, la redacción del proyecto de remodelación estará finalizada, según las previsiones del Ayuntamiento, «el próximo mes de noviembre». Para acometerlo se prevén actuaciones por valor de más de un millón de euros, que garantizarán la estabilidad estructural de su recinto fortificado.

Otro de los temas abordados en dicha reunión fue la firma de un convenio entre el Ayuntamiento y el Instituto del Patrimonio Cultural, gracias al cual el Estado autorizará la intervención para rehabilitar el Cristo de Monteagudo y facilitará laboratorios para la realización de análisis. Para ello se harán unos estudios previos en los que el Ayuntamiento invertirá 15.000 euros.