El Arco Norte y el tercer carril de la A-7 absorberán hasta 54.000 vehículos diarios

Uno de los atascos en la A-7 junto a Nueva Condomina. / V. VICÉNS / AGM
Uno de los atascos en la A-7 junto a Nueva Condomina. / V. VICÉNS / AGM

El ministro Ábalos relanza el proyecto que dejó Rajoy con un nuevo estudio de viabilidad que prevé la puesta en servicio en 2023 y diez años de concesión

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Justo un año después de que el anterior Gobierno de Mariano Rajoy publicara el plan de viabilidad del Arco Norte de Murcia, el Ejecutivo de Pedro Sánchez sacó ayer una nueva versión de esta obra cambiando varias condiciones para las empresas constructoras que opten al concurso: el plazo de concesión será por 10 años, y no por 30. Asimismo, los contratistas no se harán cargo de las expropiaciones de los terrenos, sino el Ministerio de Fomento. El departamento de José Luis Ábalos estima que el Arco Norte, junto con el tercer carril de las autovías A-7 (Alhama de Murcia-Alcantarilla) y MU-30 (Alcantarilla-El Palmar), estarán terminados en 2023 para absorber un tráfico de entre 32.000 y 54.000 vehículos diarios cuando finalice la concesión de diez años.

El proyecto del Arco Norte de Murcia (que transcurre entre Nueva Condomina y Altorreal) ha sufrido un parón de un año debido a los reparos que puso el Ministerio de Hacienda a las condiciones económicas del proyecto estrella -junto con el Arco Noroeste- del Plan Extraordinario de Inversiones en Carreteras (PIC). Asimismo, hubo que adaptarlo a la nueva ley de Contratos del Estado, que impone unos requisitos más estrictos. Entre medias se produjo el cambio de Gobierno, lo que llevó al equipo de Ábalos y del secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, a examinar con lupa el plan heredado de Rajoy y del exministro Íñigo de la Serna.

Finalmente, el Ministerio sacó el Arco Noroeste del PIC y dejó el Arco Norte a la iniciativa privada. El primero lo acometerá con cargo a los Presupuestos del Estado, y el segundo se ejecutará como estaba previsto: con un sistema de colaboración público-privada basado en la modalidad de pago por disponibilidad.

Las claves

Información pública
El lote incluye medio Arco Norte y el tercer carril entre Alhama, Alcantarilla y El Palmar
Circulación
El baipás conectará con el Arco Noroeste, para atender un crecimiento del tráfico del 20%
Reparto del proyecto
La Demarcación de Valencia hará la otra mitad de la obra: desde Nueva Condomina a Crevillente

Pendiente el 'Tramo B'

Los usuarios no pagarán peaje. Será el Ministerio el que abone un canon anual a la concesionaria, que asciende a 39 millones al año, según figura en el estudio de viabilidad que se puede consultar desde ayer en la Plataforma de Contratación del Estado.

Otra particularidad del proyecto radica en que la Demarcación de Carreteras del Estado en Murcia se hará cargo del 'Tramo A' del Arco Norte y del tercer carril de la autovía A-7 desde Alhama de Murcia hasta la autovía de Madrid A-30, cerca de Altorreal. El 'Tramo B' del Arco Norte (que finaliza cerca de Santomera) y el tercer carril de la A-7 hasta Crevillente estarán gestionados por la Demarcación de Carreteras del Estado en la Comunidad Valenciana. La idea es que ambos tramos se ejecuten de forma simultánea.

El Ministerio sacó ayer a información pública -para recibir alegaciones- el 'Tramo A' del Arco Norte, dentro de un mismo lote que el tercer carril de la autovía A-7 entre Alhama de Murcia y Alcantarilla, y del tercer carril de la autovía MU-30 entre su enlace con la A-7 y el enlace con la MU-31 (de Alcantarilla a El Palmar). Estos tramos suman una longitud de 38,4 kilómetros y el presupuesto de licitación de las obras asciende a 215,13 millones de euros, sin incluir las expropiaciones.

El Ministerio informó de que con la redacción del estudio de viabilidad sometido a información pública se desarrollan las actuaciones preparatorias previas a la licitación del contrato de concesión, ejecución, conservación y explotación de las citadas actuaciones. El concesionario estará obligado a redactar los proyectos de construcción y ejecución de las obras; asimismo, deberá asumir las tareas de reposición y reparación para mantener las autovías en buenas condiciones de servicio a lo largo de los 10 años del periodo concesional, debido al deterioro que se irá produciendo con el paso del tiempo. También tendrá que realizar la conservación ordinaria y la explotación de la carretera. En definitiva, todas aquellas actividades que son necesarias en el día a día para mantener en servicio esta infraestructura.

Zonas congestionadas

El Arco Norte se configura como un gran baipás de la autovía A-7 (Alicante-Puerto Lumbreras) a su paso por Murcia. Estará conectado con otro baipás, el Arco Noroeste, que conectará la autovía de Madrid con Alcantarilla. Junto con el vial del Reguerón actualmente en construcción y la futura 'autovía del bancal', conformará el cinturón viario de la capital de la Región.

El estudio de viabilidad prevé un incremento de tráfico del 20% durante los diez años que durará la concesión, de tal forma que el Arco Norte canalizará unos 32.000 vehículos diarios (5.500 camiones), frente a los 27.300 que le asignan en la actualidad los estudios técnicos de referencia relativos a este corredor. La circulación será mayor entre Alhama de Murcia y Alcantarilla cuando dispongan del tercer carril de la A-7: pasará de 46.343 a 54.236 vehículos diarios (7.512 de ellos camiones).

El Ministerio de Fomento está convencido, a la vista del estudio de viabilidad, de que la inversión del Arco Norte se podrá recuperar en un periodo de 10 años debido a los beneficios económicos y sociales que comporta la obra, razón por la cual ha rebajado el plazo de concesión. La ley también obliga a ello. Explica que el proyecto actúa sobre los viales más congestionados y supondrá «una importante mejora de capacidad, seguridad y comodidad en la Red de Carreteras del Estado en la Región».

El Ministerio hará las expropiaciones y las obras arrancarán en julio de 2020

Una de las novedades del nuevo estudio de viabilidad es que las expropiaciones de los terrenos afectados por el Arco Norte y la ampliación de capacidad de la autovía A-7 estarán a cargo de la Demarcación de Carreteras del Ministerio de Fomento, y no de la empresa concesionaria de la obra, como preveía el PIC inicial. Solo para el Arco Norte se expropiarán 265 fincas de Murcia y Molina de Segura, que suman dos millones de metros cuadrados. El escenario de referencia estima que la firma del contrato de concesión se hará en enero del año próximo, para iniciar las obras en julio. El plazo de ejecución del Arco Norte será de 30 meses, al igual que el tercer carril entre Alhama y Alcantarilla. El tiempo se reducirá a 18 meses para el tercer carril entre Alcantarilla y El Palmar. Este último proyecto se lanzó por separado, pero ahora se ha integrado en el paquete del Arco Norte. La fecha estimada de finalización de la obra y puesta en servicio es 2023, aunque podría adelantarse si la futura concesionaria acelera los trabajos. El diseño anterior del PIC, que presentó Mariano Rajoy el año pasado, preveía un plazo de tres años para la finalización de la obra.

Más