La concesionaria cobrará antes si acelera las obras: 3,2 millones de euros por mes

Uno de los atascos en la A-7 junto a Nueva Condomina. / V. VICÉNS / AGM
Uno de los atascos en la A-7 junto a Nueva Condomina. / V. VICÉNS / AGM

El Ministerio señala que esta modalidad de concesión permite que la Región cuente antes con esta infraestructura

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

El Ministerio de Fomento abonará a la empresa concesionaria una tarifa mensual de 3,2 millones de euros, sin IVA, (39 millones al año) a partir del momento en el que entregue las obras y las ponga en explotación, según las estimaciones del estudio de viabilidad. El escenario de referencia prevé que los tramos estén en servicio a partir del año 2023. Cuanto antes lo haga la concesionaria, antes empezará a cobrar, por lo que es probable que los plazos se aligeren. El sistema de pago por disponibilidad tiene algunas similitudes con el 'peaje en sombra' que se aplica en la autovía del Noroeste y que paga el Gobierno regional. También se utilizó en una parte de la A-30 (Cartagena-Madrid) para acelerar su finalización.

La tarifa de 3,2 millones mensuales incluye el coste de la obra, así como los gastos de mantenimiento, reposición y explotación durante diez años. La financiación está a cargo de la empresa, que puede recurrir a préstamos del Banco Europeo de Inversiones, a la banca privada, a recursos propios y probablemente a fondos del Estado. El estudio de viabilidad señala que las ventajas de este sistema concesional son la anticipación en la puesta en servicio de las actuaciones, la laminación del impacto económico en el presupuesto público, la equidad intergeneracional, las menores desviaciones en los plazos y en los presupuestos, la mejor gestión por las obligaciones impuestas por las entidades financiadoras, y la mayor facilidad para aplicar incentivos que fomenten una mejor calidad de servicio, junto a la innovación.