Amputan un pie a un ladrón a quien el dueño sorprendió robando en su casa y acabó arrollando con el coche

El asalto se produjo el miércoles noche en Javalí Nuevo, cuando cuatro delincuentes entraron en una vivienda para saquearla

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

Un joven de nacionalidad ecuatoriana, de 21 años de edad, ha sufrido la amputación de uno de sus pies a causa de las graves lesiones sufridas cuando el dueño de una casa, en la que presuntamente había entrado a robar, le persiguió con un coche y acabó aplastándolo contra otro vehículo, en el que presuntamente le esperaban otros supuestos delincuentes.

El suceso se produjo el miércoles por la noche en un domicilio de la pedanía murciana de Javalí Nuevo. Fuentes próximas a la investigación, que ha sido asumida por la Policía Nacional, explicaron que el propietario del inmueble sorprendió a un grupo de ladrones cuando llegó al lugar en compañía de su esposa, lo que provocó que los delincuentes emprendieran una veloz huida. En apariencia, uno de ellos pudo ser retenido en las inmediaciones de la vivienda por un grupo de vecinos, mientras los otros escaparon saltando una valla. Fue entonces cuando el dueño de la casa comenzó a perseguir con su coche a uno de los presuntos ladrones, que se dirigió a la carrera hacia otro vehículo en el que le esperaban dos de sus compinches.

En circunstancias que están tratando de ser aclaradas, pues no está claro si el impacto fue accidental o intencionado, los dos automóviles acabaron impactando entre sí y la pierna del joven ecuatoriano quedó atrapada entre los vehículos. Mientras los dos cómplices escapaban a gran velocidad en el coche, renunciando a socorrer a su compañero herido, este intentaba a su vez darse a la fuga a pie pese a la gravedad de las lesiones que sufría en una de sus piernas. De esa forma, arrastrando el miembro herido, logró desplazarse unas decenas de metros, hasta que fue finalmente apresado por agentes de la Policía Local de Murcia.

Entre tanto, el otro supuesto ladrón al que habían retenido los vecinos, un ciudadano de origen marroquí, intentó igualmente escapar y llegó a asestar varios puñetazos a la dueña de la vivienda asaltada, que cayó a suelo a causa de los golpes. La huida del delincuente se frustró porque fue arrastrado al suelo por la mujer, lo que permitió que acabara siendo definitivamente inmovilizado.

El ecuatoriano fue trasladado en ambulancia hasta el hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, donde horas más tarde le tuvo que ser amputado el pie ante la imposibilidad de salvárselo por los destrozos que presentaba.

Este jueves, mientras los especialistas de la Brigada de Policía Judicial de la Jefatura Superior asumían el peso de la investigación, un grupo de vecinos y la dueña de la casa encontraron una chaqueta deportiva, presuntamente perteneciente al ladrón, que este había logrado esconder y en la que portaba las joyas de las que se había apoderado durante el asalto.

El dueño de la vivienda, mientras tanto, está siendo investigado por un supuesto delito de lesiones graves.