Cientos de maestros opositores denuncian indignados «irregularidades y opacidad»

Asistentes a la asamblea de opositores de Magisterio, ayer tarde en el edificio Moneo de Murcia. / nacho garcía / AGM
Asistentes a la asamblea de opositores de Magisterio, ayer tarde en el edificio Moneo de Murcia. / nacho garcía / AGM

Exigen un modelo de acceso «transparente» y reclaman que los criterios de corrección de los tribunales sean públicos

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERES

La indignación y el enfado crecen por días entre los opositores que se examinaron de las pruebas para lograr una de las 1.300 plazas de maestro, descontentos con sus calificaciones y molestos por los «errores e irregularidades» en la primera fase de los exámenes, que es eliminatoria. Cientos de ellos se reunieron ayer para poner en común sus casos y plantear cambios en el acceso a la función docente.

Los opositores, que han ido denunciando los problemas padecidos en redes sociales, se mostraron especialmente molestos por los errores en la publicación de la calificación que fueron posteriormente corregidos, y que provocaron que algunos aspirantes que por la mañana disfrutaban de un aprobado quedaran fuera del proceso horas después. En otros casos, los opositores no están conformes con su nota y están convencidos de que debería ser más alta.

Se quejan de que «han hecho una nueva escabechina» y quieren llevar a Fiscalía la supuesta «filtración de Infantil»

El hecho de que este año, por primera vez, los opositores puedan fotografiar sus exámenes, ha provocado que muchos de ellos se los enseñen a los preparadores de oposiciones, que tampoco están conformes con las calificaciones. Esa disparidad de criterios quedaría resuelta, denunciaron ayer los opositores y los representantes de la Asociación de Docentes Interinos de la Región de Murcia (Aidmur) que participaron en la asamblea, si los criterios de corrección empleados por los tribunales «fueran públicos. No es normal que unos tribunales suspendan a la mayoría y otros a poquísimos, ni que tantos aspirantes a una plaza estén convencidos de que su examen no ha sido calificado justamente», denunció ayer Encarna Martínez, portavoz de los opositores. Muchos aspirantes se quejaron también del poco tiempo que tuvieron para desarrollar los supuestos prácticos. Más de 2.000 opositores han reclamado ya en la Consejería de Educación, y muchos de ellos anunciaron ayer que lo harán también en los tribunales. Los opositores plantearon también la posibilidad de «llevar a Fiscalía la supuesta filtración de los criterios de corrección en Infantil, que al parecer varios aspirantes conocían antes del examen».

Aspirantes a docente

Iván Esteban. Inglés: «Las notas son inexplicables»
Interino en Canarias, salió de la primera prueba de la oposición convencido de que estaba más que aprobado, «y no me lo podía creer cuando vi que tenía un 3. No entiendo los criterios de corrección, mi examen estaba para nota, estoy convencido de ello. Me tocará volver a Canarias y prepararla otra vez».
María Sáez. Infantil: «Estaba aprobada y luego suspensa»
La crueldad se cebó con María Sáez, quien por la mañana vio su nota publicada, un 5,15, y por la tarde se encontró con que era un 4,78 «porque se habían equivocado. Lo había celebrado con toda mi familia, con mi novio, y el disgusto fue gordísimo. Es una situación horrorosa, lo estoy pasando mal».
Jorge García. E. Física: «No hubo tiempo para los supuestos»
A Jorge García, maestro de Educación Física interino, se le quedaron «muy cortas las dos horas y media que nos dieron para completar los supuestos prácticos. Salí del examen convencido de que estaba más que aprobado, seguro de que tenía nota, y me han puesto un 3. Mi preparador dice que merecía un 8».
María Sabater. E. Infantil: «Me cambiaron la nota; no me fío»
María Carmen Sabater se examinó en el ya conocido tribunal 42, donde un error al casar las cabeceras provocó que las notas se modificaran horas después de que se publicaran. «Tenía un 3,8 y después un 3,1. La cuestión es que ya no me fío. ¿Cómo sé yo cuál es mi nota verdadera después de tanto lío?».
Paqui Salas. E. Infantil: «Me dieron uno que no era el mío»
Paqui Salas no daba crédito cuando, «después de realizar un buen examen, me encuentro con que me han puesto un 0,2. Pero la sorpresa fue aún mayor cuando me di cuenta de que el examen al que habían asignado la cabecera con mi nombre no era el mío, que estaba calificado con un 3,68».

Entre tanto, la Consejería de Educación insistió en que «el procedimiento se está desarrollando con normalidad. Los tribunales, formados por funcionarios de carrera, están funcionando con absoluta libertad e independencia», destacó la directora general de Recursos Humanos y Planificación Educativa, Juana Mulero, quien remarcó que las incidencias detectadas durante el proceso por los opositores han podido ser ya resueltas por los miembros de los tribunales correspondientes».