Una investigadora logra un hormigón ligero que reduce los daños en caso de terremoto

EFECARTAGENA.

La doctoranda de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) Eva María Sánchez ha desarrollado, tras seis años de investigación, un hormigón ligero que reduce el impacto medioambiental y los daños que las estructuras construidas en zonas sísmicas pueden provocar. Para reducir el peso del hormigón, la investigadora y su director de tesis, Carlos Parra, diseñaron uno «súper resistente», que «casi alcanzaba los límites establecidos», según Sánchez. El motivo es que sabían que, al sustituir la grava y arena por plástico y corcho reciclado, perderían fuerza.

Los hormigones ligeros (con menos de 2.000 kg/m3) suelen tener problemas de resistencia y durabilidad. Pero el hormigón de la UPCT tiene una densidad de 1.800 kilogramos por metro cúbico, 700 menos que el tradicional. Esto aligera la estructura de los edificios y reduce los daños de los terremotos-. «Cuanto más pesa la estructura, más daños se producirán», apuntó Sánchez.

El nuevo material ya ha superado las pruebas de resistencia y durabilidad realizadas en laboratorio y en la planta cementera de 'Cementos la Cruz', en Abanilla. Esta empresa ha colaborado con el proyecto, financiando la investigación. A pesar de ser un producto con un precio elevado, la mercantil ya ha probado este hormigón ligero y está interesada en ofrecer al mercado un material con estas características.

En la defensa de la tesis, la investigadora mostró dos cilindros de hormigón ligero desarrollados durante su trabajo. Así, demostró la viabilidad técnica del material, que superó las pruebas de resistencia y durabilidad.