Diego Conesa defendió en Alhama el pacto entre PSOE y PP que rechaza en Cartagena

Imagen del grupo de Whatsapp del PSOE, en el que Arce elimina a Ana Belén Castejón./
Imagen del grupo de Whatsapp del PSOE, en el que Arce elimina a Ana Belén Castejón.

El líder socialista justificó en 2007 el acuerdo con los populares en su pueblo, aunque este contaba con la autorización regional

David Gómez
DAVID GÓMEZ

Lo ocurrido el pasado sábado en Cartagena, donde PSOE y PP pactaron para repartirse la alcaldía y evitar que cayera en manos de José López, no es inédito en la Región. Hay un precedente de esta gran coalición en Alhama, municipio de procedencia del secretario general del PSRM, Diego Conesa. En 2007, populares y socialistas alcanzaron un acuerdo para dar estabilidad a un ayuntamiento en el que la gobernabilidad estaba muy complicada debido a la fragmentación que se había producido tras las elecciones.

El actual líder de los socialistas murcianos era entonces un simple militante de base que expresaba sus opiniones en un blog personal (diegoconesa.blogspot.com), en el que el 16 de junio de 2007 hizo públicas sus impresiones sobre lo que había sucedido en el Consistorio de Alhama. Y su parecer sobre el pacto de su partido con el PP era muy distinto al que manifestó el pasado sábado, cuando desautorizó de inmediato a Ana Belén Castejón por haberse aliado con la popular Noelia Arroyo y anunció medidas disciplinarias drásticas contra ella y el resto de concejales socialistas en Cartagena. Castejón ya ha sido expulsada de los grupos de Whatsapp que comparten los alcaldes y secretarios generales del PSOE en la Región.

El artículo de Diego Conesa, que todavía se puede consultar en Internet, señalaba que un acuerdo entre PSOE y PP era, de por sí, «un pacto contra natura». No obstante, añadía que «los matices o circunstancias que han llevado a este pacto son, en este caso concreto, de más peso que los de no haber llegado a dicho acuerdo». «Intento explicarme. Cualquier pacto que no fuera este, a excepción de que no hubiera existido ninguno, era una solucion peor, en términos generales, para la gobernabilidad de Alhama y su buen nombre, tan maltratado por los acontecimientos sufridos en los dos últimos años», escribía el hoy secretario general del PSRM y candidato más votado en las elecciones del 26-M.

«La opción menos mala»

«Es la opción que, mayoritariamente, el alhameño de a pie consideraba como la mejor o menos mala», justificaba el líder socialista, que defendía que la alianza evitaba «la mazarronización» de la política municipal, en la que, según consideraba, «se pueden canalizar todas las propuestas con las opciones de PP, PSOE e IU». Uno de los peligros que Conesa veía para la estabilidad de esta gran coalición era, precisamente, que se entrometieran «posturas desde Murcia no teniendo en cuenta lo que han querido los alhameños».

La diferencia entre lo que pasó en Alhama hace doce años y lo que aconteció el sábado en Cartagena es que el PSOE alhameño sí contaba con el beneplácito de la Ejecutiva regional, recuerda el exalcalde socialista José Espadas. Este apunta que el acuerdo con el PP funcionó «muy bien» durante los cuatro años.

Más