Los partidarios del 'No es no' dominan la dirección del partido

Martínez Baños, Vélez, Teresa Rosique, Conesa, Carmina Fernández y Jordi Arce. / vicente vicéns / agm
Martínez Baños, Vélez, Teresa Rosique, Conesa, Carmina Fernández y Jordi Arce. / vicente vicéns / agm

David Gómez
DAVID GÓMEZ

Diego Conesa llegó a la secretaría general del PSRM a rebufo de Pedro Sánchez, que unos meses antes se había impuesto en las primarias estatales del PSOE aupado por una militancia que lo recordaba como el líder que fue defenestrado por el ala conservadora del partido debido a su negativa a una abstención socialista que facilitara la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Conesa formó parte activa de ese sector 'sanchista' favorable a ir de la mano con Podemos y contrario a cualquier tipo de entendimiento con la derecha, que en la Región tuvo su epicentro en Calasparra. Precisamente de este municipio del Noroeste, de fuerte tradición socialista, proceden dos de los pesos pesados en el PSOE regional: José Vélez, el hombre de Ferraz en Murcia, y Jordi Arce Corbalán, responsable autonómico de Organización.

Vélez y Arce son dos de las personas con más influencia ahora mismo en el PSRM y representan a la línea más dura, la del 'No es no'. Otros dirigentes con fuerza son Alfonso Martínez Baños y Francisco Lucas. En segundo plano han quedado perfiles más moderados como el de Joaquín López, quien pese a su condición de vicesecretario general no forma parte del núcleo duro de Diego Conesa y ha orientado su trayectoria hacia la política nacional, con su recién estrenada plaza en el Senado. Antes de las generales del 28-A, Joaquín López barajó seriamente poner fin a su carrera política y centrarse en su actividad profesional como abogado.

Con motivo de la crisis en Cartagena, Vélez dio muestra de su poder en el partido al ser el encargado de reprender en Twitter al secretario segundo de la Mesa de la Asamblea, Emilio Ivars, por elogiar la actuación de Ana Belén Castejón. Arce, lenguaraz en las redes sociales, rompió los puentes con Ciudadanos con un duro artículo publicado en 'La Verdad'.