Castejón deja todos sus cargos en el PSOE para salvar el pacto de gobierno con PP y Cs

Castejón, durante la rueda de prensa, con los ediles socialistas detrás y Manuel Mora, sentado, a la derecha. / antonio gil / agm
Castejón, durante la rueda de prensa, con los ediles socialistas detrás y Manuel Mora, sentado, a la derecha. / antonio gil / agm

La alcaldesa y su equipo se reúnen con Conesa para atenuar la crisis y este valorará la situación excepcional del municipio

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

Ana Belén Castejón mantendrá la alcaldía de Cartagena bajo la disciplina del PSOE a costa de dejar todos los cargos de la cúpula del partido, incluida la presidencia del Comité Regional, por haber pactado un gobierno de coalición con el PP y Ciudadanos sin el visto bueno de la dirección regional y de los militantes. Así lo anunció tras reunirse ayer en la Asamblea Regional con el secretario regional del PSRM, Diego Conesa para zanjar la crisis abierta al consumar la alianza para impedir un gobierno en minoría dirigido por José López, de MC. Conesa le permitirá ser alcaldesa dos años y vicealcaldesa otros dos, cuando tome el poder Noelia Arroyo, del PP. No optará a ningún puesto orgánico ni será candidata en las municipales de 2023. A cambio, el líder del PSRM estudiará la excepcionalidad de la situación y tratará de que las sanciones no sean su expulsión del partido.

Tanto el PP como Ciudadanos manifestaron ayer un apoyo sin fisuras a Castejón. Alabaron su «valentía» al poner Cartagena por delante de sus cargos en el PSOE. Y aseguraron que lo sucedido no debilita la corporación tripartita.

En una comparecencia urgente, Castejón asumió su indisciplina en la forma de negociar el pacto, «a espaldas» de Diego Conesa. Sin embargo, defendió en nombre de los seis concejales socialistas que el acuerdo «fue una decisión adecuada; la que necesitaba Cartagena, por higiene democrática y para alejar del mandato de la institución local a quien aboga y hace gala de las malas formas, de la violencia, del autoritarismo y del totalitarismo», en referencia a José López.

«Fue una decisión adecuada, para alejar del mandato municipal la violencia y el totalitarismo»

El anuncio de Castejón se vio precedido por la dimisión de Manuel Mora, número seis de la lista. Alegó «motivos personales» para volver a su empleo en la Concejalía de Asuntos Sociales. Le sucederá Mercedes García, que compartirá responsabilidades con Juan Pedro Torralba, David Martínez, Alejandra Gutiérrez e Irene Ruiz. Torralba y Martínez dejarán de ser, asimismo, los secretarios de las agrupaciones Litoral y Norte, respectivamente.

Una negociación sin permiso

José López dijo en la noche electoral que intentaría gobernar solo y en minoría. Confiaba en que populares y socialistas, enfrentados a nivel nacional y regional, no pactarían. «MC es un partido sin mayoría absoluta que no entiende que los ciudadanos reclaman el diálogo, el consenso y el entendimiento de todos, algo para lo que ha demostrado su incapacidad», apuntó ayer Castejón.

Durante los días siguientes, Noelia Arroyo ya habló de un gobierno alternativo, dirigido por ella. Castejón guardó silencio y Padín se unió con la sugerencia de que el alcalde fuera él. Esta última oferta fue rechazada por Arroyo pero la negociación siguió hasta el final.

«Sí, lo hicimos sin el visto bueno del partido y entendimos que esto tendría consecuencias»

«Por eso, el sábado por la mañana, nos armamos de valor y asumimos nuestra responsabilidad. La decisión no fue fácil. Y sí, lo hicimos sin el visto bueno de nuestro partido», admitió Castejón en su comparecencia de ayer. «Entendimos que habría consecuencias. Comprendo que el PSOE valorara abrir expedientes disciplinarios. Así lo contemplan los estatutos», añadió. Aseguró que la determinación de «dar un paso al frente» fue de todo el grupo socialista, «con el corazón cartagenero en la mano» y por el bien del municipio, insistió.

«Gobernaré con los principios socialistas y demostraré que el bien del municipio es lo primero»

Ahora, ella propone gobernar «con los principios socialistas y siguiendo la doctrina del PSOE»«Como socialistas consideramos que hay que demostrar con hechos que Cartagena y su prosperidad están por encima de todo», añadió.

«El fascismo más retrogrado»

Por eso, aseguró que trabajará para «echar de la institución al fascismo más retrógrado, a quien fomenta la violencia, a quien maltrata verbalmente a las mujeres y a quien incumple cualquier parámetro y no puede estar dentro de los que queremos higiene democrática».

Castejón recordó que el domingo hubo una muestra de todo ello, durante la concentración de la Plaza del Ayuntamiento en la que intervino López. El concejal pidió al público que si ve a un miembro del tripartito le reciba con «verdades como puños y si hace falta, a la cara, que es dónde hay que dárselas». Además de acompañar sus arengas con gestos agresivos, después habló de los supuestos agravios cometidos por la «puta Murcia» contra Cartagena. Para Ana Belén Castejón, eso evidencia que López no puede ser alcalde.

El secretario regional del PSOE, Diego Conesa, tendrá en cuenta estos argumentos para atemperar su reacción ante la decisión de Castejón de formar gobierno con el PP y con Ciudadanos sin autorización.

Noelia Arroyo dijo que Castejón ha actuado con «responsabilidad y valentía» en «beneficio del interés general». A su juicio, el tripartito asegura un gobierno «estable». «Ha demostrado estar a la altura de las necesidades de Cartagena y al servicio de sus ciudadanos», apostilló la cabeza de lista del PP, que ha pactado sucederla en el puesto entre 202 1 y 2023. En su opinión, ha hecho posible que Cartagena evite un gobierno «inestable, aislado y en minoría».

Ciudadanos también aplaudió el «socialismo valiente y con sentido del municipio» de Castejón.

Manifestación de apoyo

Desde MC, su presidente y concejal, Jesús Giménez, devolvió a Castejón la acusación de «fascismo, consentido por el PSOE» por «atentar contra la Constitución con la vulneración de derechos fundamentales», en relación al contrato municipal del agua. A su juicio, la alcaldesa «busca excusas para el fraude perpetrado a sus votantes». «Pronto trascenderá el precio de este 'tamayazo', que se han puesto ella, Arroyo y Padín y que pagaremos todos los cartageneros».

Algo más de cien simpatizantes de MC y de José López protagonizaron anoche una pitada ante el Ayuntamiento y gritaron arengas contra Padín, Castejón y Arroyo.

Frente a todos esos acontecimientos, Unidas Podemos lamentó «el espectáculo que se está dando a la ciudadanía de Cartagena».