Cargas policiales contra los antifascistas que pretendían boicotear el acto de Vox

Agentes de la Policía Nacional desplegados en el Hotel Nelva cargan contra los jóvenes que se manifestaban en la puerta. agm/ VICENTE VICÉNS /
Agentes de la Policía Nacional desplegados en el Hotel Nelva cargan contra los jóvenes que se manifestaban en la puerta. agm / VICENTE VICÉNS /

Pese a que hubo tres detenidos, el presidente de este partido exige la dimisión del delegado del Gobierno por permitir la concentración

S. NAVARRO y DAVID GÓMEZ

Los exteriores del Hotel Nelva fueron el escenario de la tensión vivida entre un grupo de jóvenes y los asistentes a los actos que el partido político Vox y la organización Hazte Oír desarrollaron en la tarde de ayer en la capital de la Región. El Cuerpo Nacional de Policía, que desplegó un dispositivo de seguridad en la zona ante la previsión de que se pudieran producir actos violentos, cargó hasta en tres ocasiones contra los manifestantes y detuvo a tres personas. La actuación policial, en cambio, no agradó al presidente nacional de Vox, Santiago Abascal, quien considera que los agentes protegieron a los manifestantes y exigió por ello la dimisión del delegado del Gobierno en la Región, el socialista Diego Conesa.

Abascal anuncia posibles acciones judiciales «por las amenazas de muerte» que, asegura, recibió

Las protestas se iniciaron sobre las cuatro de la tarde, cuando alrededor de doscientas personas empezaron a agruparse en las inmediaciones del Nelva para proferir abucheos, pitos e insultos a los asistentes que se dirigían a la conferencia 'Marxismo, Feminismo y LGTBI', promovida por Hazte Oír, contra «la ideología de género que propone la homosexualidad o la transexualidad como modelo educativo superior». El Frente de Acción Estudiantil (FAE), que convocó las movilizaciones junto al grupo #EstudiantesEnMovimiento y la Juventud del PCPE, considera que tanto este colectivo como el partido Vox «se lucran de alimentar el odio entre la clase trabajadora» con su discurso político.

Burlas a Ortega Lara

A pesar de la importante presencia policial, la tensión escaló cuando un grupo de manifestantes avanzó hacia las puertas del hotel y empujó a uno de los asistentes al acto, al que recriminaron que les estuviera haciendo fotos. Aunque la Policía estableció un cordón de seguridad, la crispación continuó mientras los simpatizantes de Vox mostraban banderas de España y los estudiantes pronunciaban consignas como «no pasarán» o «si tocan a una, nos tocan a todas». También hubo gritos a favor de la independencia de Cataluña y burlas sobre el asesinato de Carrero Blanco y el secuestro de Ortega Lara por parte de ETA. Desde el otro lado, por su parte, un ciudadano gritó a los concentrados: «Arriba España, a trabajar».

Uno de los simpatizantes gritó «arriba España» y mandó a los manifestantes «a trabajar»

Las primeras cargas policiales se produjeron pasadas las seis de la tarde y se saldaron con la detención de dos personas. Alrededor de las 19.00 horas, la Policía volvió a emplear la fuerza y arrestó a un tercer joven. Al final del acto, la concentración ya se había disuelto.

«Si salimos ahí fuera...»

Durante su discurso en el acto de su partido, Santiago Abascal señaló que los jóvenes que protestaban «representan la podredumbre de la antiEspaña» y los llamó «escuadras mandadas por Pablo Iglesias que han sido protegidas durante cuatro horas por el delegado del Gobierno». «Dicen que somos cobardes. Mira que si saliéramos ahora todos ahí fuera...», amenazó el líder de Vox, quien denunció que, en todo momento, las consignas que vociferaban estas personas «eran amenazas de muerte e incitaciones al odio». Anunció que analizarán el contenido de los vídeos que miembros del partido grabaron con el móvil para estudiar «posibles acciones judiciales».

 

Fotos

Vídeos