Condenan a 15 años de cárcel al culpable del crimen de Águilas

Salvador D.S. durante el juicio./EDU BOTELLA / AGM
Salvador D.S. durante el juicio. / EDU BOTELLA / AGM

El acusado también deberá pagar a los familiares de la víctima indemnizaciones que suman 217.500 euros

EFEMurcia

El vecino de Águilas que el pasado 1 de febrero fue declarado culpable de un delito de asesinato por el jurado popular que lo había juzgado en la Audiencia Provincial ha sido condenado a 15 años de prisión y al pago a los familiares de la víctima de indemnizaciones que suman 217.500 euros.

Así se recoge en la sentencia dictada por el presidente del jurado, el magistrado Jaime Bardají, que ha sido notificada este miércoles. Por el contrario, la sentencia absuelve del delito de encubrimiento a un segundo acusado, D.H.S., que fue declarado no culpable por los jurados populares.

El relato de hechos probados establece que los mismos ocurrieron en la tarde del 26 de abril de 2016 en la vivienda de D.S.C., ubicada en Águilas, a la que habían acudido el acusado al que ahora se condena por asesinato, Salvador D.S. y Lucas Y.G., este, investigado también por el crimen y que falleció en prisión en diciembre de 2017.

La sentencia indica que los tres se conocían por compartir su adicción a las drogas, y añade que, por motivos que no han quedado suficientemente probados, se inició una discusión entre la víctima y Lucas, en el transcurso de la cual ambos se lesionaron con armas blancas.

En un momento determinado, intervino Salvador, que golpeó a D.S.C. con un extintor, además de propinarle varias puñaladas por la espalda. Las lesiones produjeron daños irreversibles a aquel, al afectar a zonas vitales de la cabeza y afectar también al riñón y a un pulmón.

La sentencia considera probados los hechos de los que se acusó a Salvador, y lo condena como autor de un delito de asesinato al haber actuado de forma que el fallecido no pudo defenderse. En cuanto a las indemnizaciones, se fijan 135.000 euros para el hijo del fallecido, 60.000 para los herederos de su madre y 22.500 euros para una hermana.

En la sesión del juicio en la que se concretaron las solicitudes de condena, el fiscal cambió la calificación de homicidio por la de asesinato, delito del que desde un comienzo habían acusado los letrados Mariano Bo y Pablo Martínez, que defendían a la familia de la víctima. Ambas acusaciones coincidieron en reclamar una condena de 19 años de cárcel.