«Lo que yo quiero es abrir camino donde otros se dedican a copiar»

Recoge en un DVD el concierto que ofreció en el Jazz de San Javier 2007 «Tengo un problema terrible, y es que no sé música. Soy autodidacta»

A. SALAS
PARA SIEMPRE. More vibes. Live at Jazz San Javier supone un altavoz para el festival marmenorense./
PARA SIEMPRE. More vibes. Live at Jazz San Javier supone un altavoz para el festival marmenorense.

Su concierto en la décima edición del Festival de San Javier ha quedado registrado entre los de primera clase. El organista alcoyano Mauri Sanchís lo ha grabado y editado en un DVD que está ya a la venta con el título de More vibes. Live at Jazz San Javier, que también supone un altavoz para el festival marmenorense. Alerta a los aficionados al blues, el concierto finalizó con un explosivo encuentro con el guitarrista Javier Vargas y el neoyorquino Popa Cuvi, tres bestias del género. Y todo está grabado.

-Su música parece una evidencia más de que el jazz no ha muerto, que no es cierto que nos limitamos a reproducir patrones.

-A pesar de que la gente etiquete mi música como jazz, mis influencias vienen de otros lados. Más de Santana que de Miles Davis o Coltrane. Pero en jazz hay en España músicos increíbles.

-¿Qué diría de la salud del jazz español?

-Hay gente joven haciendo cosas interesantísimas, difíciles incluso de digerir porque son apuestas arriesgadas y eso beneficia a la salud del jazz. La tendencia de las escuelas es a trabajar sobre el jazz americano, pero nosotros somos europeos, latinos.

-¿Cómo un músico joven llega a ser algo tan inusual como un maestro del órgano Hammond?

-Si un teclista se mete un poco en el blues, terminas acercándote al órgano Hammond, buscas ese sonido. Te das cuenta de que sólo hay uno. No me tengo por un virtuoso, lo que sí creo es que, dentro de una tendencia en la que muchos músicos se dedican a copiar, este proyecto está basado más en la composición, en la producción de los discos, y ahí sí abrimos camino, quizá por ser diferentes al noventa por ciento de los músicos de órgano de jazz, que apuestan por el jazz clásico o el funk, que sigue siendo algo trillado. Ahí tenemos nuestro hueco.

-¿Qué es lo que busca un estudioso inquieto de la música?

-Tengo un problema terrible, y es que no sé música. Soy autodidacta, así que mi método es la oreja.

-¿Diría que por eso su música es más intuitiva?

-No lo sé. Está claro que no tengo que ceñirme, aunque sí acabas con algo preestablecido.

-¿Hacia qué piensa que se dirige la música?

-No creo que vaya a haber una tendencia general. Por un lado, el músico de jazz europeo piensa en innovar, cuando de repente hay gente como Sara Jones que hace música de los ochenta, que no es la tendencia de la música sino del mercado. El músico vive una situación difícil en los tiempos de las descargas. Llega un momento que hay que hacerle guiños al mercado para no estar demasiado desmarcado. Haces música con la limitación de tener que vender y sobre todo de hacer conciertos, pero discos que gusten a la gente. Si eres tan rebuscado que no gustas, tienes un problema.

-¿Y usted qué dice: nostalgia del pasado o siempre para adelante?

-Siempre para adelante con conocimiento y con respeto a la música pasada. Yo toco un instrumento que tiene 40 años, aunque llevo piezas modernas. Hay que desarrollar cosas nuevas manteniendo lo bueno del pasado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos