La Pompeya cartagenera

Los arqueólogos hallan restos de edificios y elementos ornamentales de gran valor del siglo I después de Cristo en las excavaciones del Molinete

JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ
EL MOLINETE. Panorámica de la falda sur de la colina cartagenera donde están siendo hallados importantes restos arqueológicos de época romana. / PABLO SÁNCHEZ / AGM/
EL MOLINETE. Panorámica de la falda sur de la colina cartagenera donde están siendo hallados importantes restos arqueológicos de época romana. / PABLO SÁNCHEZ / AGM

«Cuando en el resto de la Península todavía se aplicaban leyes primitivas, en Cartagena ya se regían por el Derecho Romano», recordaba el viernes en un acto oficial, glosando la importancia de la Justicia en la historia de la ciudad, el magistrado del Tribunal Superior de Justicia Javier Parra. A pocos minutos de allí a pie, en pleno corazón urbano, viendo los primeros restos de edificios que una excavación financiada por la Comunidad Autónoma está permitiendo que salgan a la luz junto a los de la curia romana hallada hace un par de décadas en el Molinete, el arqueólogo Manuel Lechuga reflexionaba sobre cómo aplicaban esas leyes los gobernantes del siglo I después de Cristo. Estos políticos de la época de Augusto, que para ascender en su carrera política ayudaron a pagar la construcción del Teatro Romano (ya rehabilitado y que los turistas podrán visitar a partir de finales de este mes), se reunían en un edificio que, trasladado al tiempo actual, sería el Ayuntamiento. Muy cerca había unas termas y, en una franja de terreno intermedio que correspondía al barrio noble de entonces, había unas construcciones cuyos vestigios empiezan a verse: un pórtico o palestra, un edificio que posiblemente era de una familia rica y un tramo de la calzada que cruzaba de este a oeste la ciudad.

La campaña arqueológica iniciada hace tres meses en el céntrico barrio cartagenero del Molinete -zona marginal y muy degradada urbanísticamente en las últimos treinta años- da ya tan buenos frutos que Lechuga, técnico de la Dirección General de Bellas Artes (Consejería de Cultura) encargado de la zona de Cartagena y Mazarrón, habla ya de un yacimiento «alucinante».

Barrio de lujo

Buscando la comparación con uno de los barrios más ricos de Madrid, Lechuga señala que dentro de un cinco o seis años, el Molinete será un parque arqueológico donde los turistas podrán trasladarse a algo así como «el barrio de Salamanca de la Pompeya cartagenera». Pompeya, centro de atracción turística principal en Italia, fue una ciudad del Imperio Romano cerca de Nápoles y que destruyó la repentina erupción del Vesubio en el año 79 después de Cristo.

Cultura invierte este año 1,2 millones de euros. El área de excavación ocupa 3.000 metros cuadrados en la zona sur del cerro del Molinete (desde la calle San Vicente a la calle Honda) y está previsto excavar un volumen de 7.000 metros cúbicos. En la parte situada más al oeste, bajo el edificio del centro de salud de San Vicente (en construcción) está la curia romana. Las visitas al parque arqueológico empezarán por ahí.

A continuación estaba la plaza del foro, la principal de la ciudad y donde hace años fue descubierta una estatua dedicada a Augusto que data de la transición del siglo I A. C. al siglo I d. C. y que estará expuesta en el Museo del Teatro Romano. Éste lo inaugurará este mes por un miembro de la Casa Real aún por confirmar.

En las ciudades romanas (quizás en Carthago Nova, ciudad de provincias), en ese foro estaban los edificios políticos y religiosos más representativos, entre los que destacaban los templos dedicados a Júpiter, Juno y Minerva. Los expertos confían en hallar muestras de uno, de dos o incluso de esos tres templos. «Tenemos excavadas una terraza y dos grandes escalinatas de tres metros de anchura», dice entusiasmado Lechuga.

De un magistrado

La peculiar orografía de Cartagena hacía que en este barrio, desde cuyo cerro (una de las cinco colinas de la ciudad) se divisa el mar, las construcciones estuvieran organizadas en terrazas, a distintos niveles. Pincelada a pincelada, han encontrado restos de una calzada junto a la ladera y, abajo, una estructura que se asemeja a una casa o un inmueble público de envergadura.

En la zona oriental, junto a las termas hay un patio o zona porticada delimitada por ladridos circulares que sustentan pequeñas pérgolas. Se cree que sería una especie de palestra o gimnasio al aire libre para refrescarse o ejercitarse antes de meterse en las termas. En éstas había al menos dos salas de baño caliente, una de baño frío y una piscina o bañera.

Las termas están frente al Decumano, la calzada que cruzaba de este a oeste Cartagena y es mostrada en uno de los centros turísticos de Cartagena Puerto de Culturas (en la plaza de los Tres Reyes). El camino que iba de norte a sur se llamaba cardo. «Han aparecido muchos elementos ornamentales y hemos identificado el atrio de entrada a la casa, en la que se adivinan las habitaciones. Puede ser la casa de un magistrado o una familia de posición social alta», comenta Lechuga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos