https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Arrasan con un tractor la vegetación protegida de las playas de Calnegre

Playa de Calnegre, esta mañana, ya sin la vegetación protegida que crece sobre la arena./LV
Playa de Calnegre, esta mañana, ya sin la vegetación protegida que crece sobre la arena. / LV

Medio Ambiente investiga este nuevo acto de sabotaje en el sector lorquino del parque regional

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Tres playas lorquinas del Parque Regional de Cabo Cope-Calnegre amanecieron este jueves 'limpias' de vegetación. Un tractor accedió a las calas de Calnegre, Baño de las Mujeres y Siscal para arrasar las comunidades de flora protegida que crecen entre los arenales y la pista que comunica esta zona del litoral con el poblado de Puntas de Calnegre, informan a 'La Verdad' fuentes de la Administración regional. También fueron arrancados parte de los postes de madera que impiden el estacionamiento de los vehículos sobre la arena, precisamente para evitar daños en especies como la salsola, el cambrón y la azucena de mar. Los agentes medioambientales levantaron un atestado para denunciar los hechos ante la Dirección General de Medio Ambiente y Mar Menor.

La Consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente ya tiene conocimiento de este atentado contra el mobiliario y los valores naturales del espacio protegido, e indaga en las circunstancias en las que se produjo para que las autoridades identifiquen a los autores. Está previsto que el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) y la Brigada de Investigación de Delitos Ambientales (Brida) acudan este viernes para recoger pruebas y evaluar los daños en este espacio declarado Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) por la singularidad de su vegetación iberoafricana, su fauna y sus formaciones geológicas.

No se trata del primer sabotaje contra el parque regional. En julio pasado, coincidiendo con las medidas de control de accesos para coches y motos puestas en marcha por primera vez en estas playas, aparecieron destrozados en varias ocasiones tanto la caseta de venta de billetes de autobús como el sombraje del aparcamiento. Los vecinos de Ramonete y Calnegre, contrarios al autobús público habilitado por la Comunidad Autónoma (imitando el exitoso modelo de Calblanque), llegaron a manifestarse para impedir su salida, de modo que la Consejería puso fin a este sistema y se limitó a vigilar que los vehículos de motor no sobrepasasen la capacidad de acogida de las tres playas.

Ese mismo mes del verano pasado, en la playa del Rafal, en el sector aguileño de espacio protegido, fueron derribados numerosos bolardos de madera, igualmente con un tractor, días antes de que se celebrasen dos actos públicos de signo contrario en el espacio protegido: una manifestación convocada por grupos ecologistas para reivindicar medidas de gestión que garanticen la conservación de los valores naturales y un encuentro festivo convocado por la Asociación de Agricultores de Águilas para defender su actividad en el ámbito de la Marina de Cope.

Declarado parque regional en 1992, la franja regional que engloba Cabo Cope y Puntas de Calnegre sigue sin Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) ni plan de gestión de la Red Natura 2000, documentos que se encuentran en fase de redacción aunque sin fecha prevista para ser aprobados. Mientras tanto, la agricultura intensiva avanza sobre el parque. Hace unas semanas, Medio Ambiente paralizó la instalación de unos invernaderos sin licencia sobre unas diez hectáreas de terrenos roturados en el paraje conocido como Molino de Cope.