https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

La Siberia del Sureste

Un proyecto científico de la Universidad de Murcia rastrea los polos más fríos de la cuenca del Segura, desde Cazorla a la pedanía lorquina de Purias. La mínima de 2017, unos gélidos -20,1ºC en los Campos de Hernán Perea (Jaén)

Abrevadero helado en el conjunto de dolinas de Monterilla (Campos de Hernán Perea, Santiago de la Espada, Jaén)./FROSTSE
Abrevadero helado en el conjunto de dolinas de Monterilla (Campos de Hernán Perea, Santiago de la Espada, Jaén). / FROSTSE
Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

No todo es sofoco en el habitualmente cálido Sureste español. A poco más de cien kilómetros en línea recta de lugares con tan pocos días de frío como la ciudad de Murcia hay zonas donde el termómetro marca hasta veinte bajo cero con cierta frecuencia. Una investigación del Departamento de Geografía de la Universidad de Murcia rastrea los lugares más gélidos de la cuenca del Segura, desde la Sierra de Cazorla y el Calar del Mundo hasta la pedanía lorquina de Purias pasando por Moratalla, Caravaca de la Cruz, Cehegín y la cautivadora Selva muleña. El proyecto FrostSE es una iniciativa de los jóvenes científicos David Espín Sánchez y Víctor Ruiz Álvarez, quienes desde octubre de 2016 han colocado casi treinta medidores de temperatura (datalogger) a lo largo de la Siberia del Sureste. Algunos de los datos obtenidos hasta el momento son sorprendentes, como los -0,3ºC registrados el 1 de julio pasado en el campo de dolinas de Monterilla (Campos de Hernán Perea, Jaén).

Precisamente, los Campos de Hernán Perea son el epicentro de esta investigación: una altiplanicie kárstica de unas 5.000 hectáreas situada a más de 1.600 metros de altitud en Santiago de la Espada (Jaén), entre las sierras de Cazorla y Castril. Algo así como una isla térmica, el corazón helado de un territorio generalmente caliente y un prodigio de la naturaleza: sus campos de dolinas y poljés (depresiones del terreno en forma cónica o alargada y formando un valle, respectivamente) son espectaculares y una lección de geología en vivo.

Instalación de uno de los datalogger.
Instalación de uno de los datalogger. / FROSTSE

David Espín puso en marcha el proyecto FrostSE como fuente de datos para su tesis doctoral sobre los fenómenos meteorológicos en los polos más fríos del interior del Sureste. Tiene previsto prolongar esta investigación en busca de heladas e inversiones térmicas hasta 2020, aunque la falta de financiación es un problema; los aparatos de registro de datos cuestan entre 25 y 100 euros y ha tenido que costearlos junto con su equipo de colaboradores.

Cuatro de los datalogger del proyecto FrostSE se han instalado en Cazorla-Campos de Hernán Perea, donde el 13 de diciembre se registró la temperatura más fría del año (-20,1ºC en Monterilla). Ese mismo día, el sensor de la dolina de Viboreros (Calar del Mundo, Albacete) anotó -19,4ºC. En la Región de Murcia, los puntos más fríos los encontramos en Moratalla: La Rogativa (entorno de Revolcadores) y La Risca, con mínimas de hasta -12ºC.

Otros puntos monitorizados de la Comunidad Autónoma son Gollaín, Ballesteros, Nevazo de Arriba, Benablón y Barranco del Agua (Caravaca de la Cruz), Hoya Lóbrega, Barranco del Cenajo y Arroyo Hurtado (Cehegín), La Selva (Mula), Purias (Lorca) y Casa del Cura (Avilés, Lorca).

En la siguiente tabla tenéis el registro de las temperaturas mínimas de 2017, con datos de 19 de los 29 termómetros:

Tabla con las mínimas de 2017.
Tabla con las mínimas de 2017. / FROSTSE

Volvamos a los Campos de Hernán Perea. Impresiona conocer este paraje desierto donde puedes helarte en pleno verano y en el que la mínima actividad humana se limita al pastoreo de montaña. Lo conozco bien, durante muchos años lo he recorrido desde las alturas de Cazorla hasta Don Domingo y La Matea, junto a Santiago de la Espada. Conducir despacio a lo largo de más de cuarenta kilómetros de pista por un paisaje digno de 'Juego de tronos' siempre ha sido para mí el epílogo perfecto de un fin de semana en el parque natural. Aunque nada comparable a sentirlo a pie o en bicicleta. Entonces la experiencia se eleva (¡y cansa!).

Ojo: en los Campos de Hernán Perea no hay cobertura telefónica y la ausencia de vegetación (solo piornos y espino albar y común) le da un aspecto de campo lunar en el que es fácil perder las referencias. Así que os recomiendo que no os salgáis de los caminos, no lo exploréis en solitario y sobre todo tomad precauciones si vais en invierno (avisad a algún amigo o familiar del recorrido previsto, llevad comida, agua y abrigo y consultad la previsión meteorológica. Una nevada, tormenta o vendaval allá arriba puede ser terrible).

Los investigadores, en los Campos de Hernán Perea cubiertos por la nieve.
Los investigadores, en los Campos de Hernán Perea cubiertos por la nieve. / FROSTSE

¿Qué os parece este proyecto? ¿Conocéis algunos de los polos fríos de la cuenca del Segura? Comentarios, por favor.

+ info en la web de FrostSE

PD. Detrás de FrostSE están David Espín Sánchez (@BullasMeteo), Víctor Ruiz Álvarez (@victor_ruiz1992), Javier Martí Talavera (@MeteoChito), Francisco Sandoval Gómez (@mecun_caravaca), José María Serna García (@josemmol), Miguel Ángel Requena (@MeteoHellin), David Roldán (@MeteoAlbaceteDR), Ramón García Avilés (@Avilesero), Juan Antonio Amor (@CaravacaCentro), Pedro José Gómez Cascales (@MeteoOrihuela), Marcos Ruiz Álvarez (@marual16) y Pedro Martínez (@Barrandero7)

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos