Rotunda victoria de Kurz en Austria

Sebastian Kurz y su novia llegan, este domingo, a un colegio electoral austriaco para emitir su voto. / Foto: EP | Vídeo: Atlas

Los electores renuevansu confianza en el primer ministro conservador y castigan los escándalos de corrupción de los ultranacionalistas

JUAN CARLOS BARRENABerlín

Aunque la victoria del joven líder conservador Sebastian Kurz estaba cantada y la caída de los ultranacionalistas se daba por hecha en las elecciones anticipadas celebradas este domingo en Austria, al final soprendieron los claros y rotundos resultados, que supusieron un triunfo incontestable del primero y el hundimiento de los segundos, a la vez que despejaron inesperadamente las perspectivas para la formación de un gobierno de coalición, que incluyen como alternativa una constelación política inédita en la república alpina.

A sus 33 años Kurz repetirá sin duda como canciller federal austríaco y podría incluso elegir socio de coalición entre las tres formaciones más votadas tras la suya, ya que con cualquiera de ellas sumaría una mayoría absoluta. «Rara vez me faltan las palabras, pero hoy es un día así. Estoy impresionado. Esperaba un buen resultado, pero no algo como esto. Es una enorme muestra de confianza y una gran responsabilidad que aceptamos con humildad», dijo Kurz tan solo una hora después del cierre de los colegios electorales.

LA CLAVE:

37,2
es el porcentaje de apoyos obtenido por el Partido Popular Austríaco.

El Partido Popular Austríaco (OEVP) de Kurz obtuvo un 37,2% de votos y subió unos 5 puntos frente a los comicios de hace dos años, según los resultados provisionales, mientras el Partido Socialdemócrata (SPOE) cayó hasta un mínimo histórico del 21,7%. Más fuerte fue el retroceso de los ultranacionalistas del Partido Liberal Austríaco (FPOE), que cedieron unos 10 puntos y obtuvieron solo un 16% de los votos. Los populistas pagaron cara la llamada 'causa Ibiza', un escándalo de corrupción y abuso de poder que obligó la pasada primavera a la dimisión de su presidente y hasta entonces vicecanciller federal, Heinz Christian Strache, tras la publicación de un vídeo grabado con cámara oculta en el que ofrecía favores de Estado a una presunta oligarca rusa a cambio de ayuda electoral.

Ese caso y la publicación en plena campaña de informaciones de que Strache se había llenado los bolsillos a costa de las arcas del partido acabaron con el halo de formación 'incorrupta' del FPOE. Uno de sus atractivos hasta hace poco para los desencantados con los dos grandes partidos tradicionales. De nada sirvieron las promesas de su nuevo líder y candidato electoral Norbert Hofer de que iban a regenerar el partido.

Posibles alianzas

Los otros grandes vencedores de la jornada fueron las dos formaciones menores. Los Verdes sumaron más de un 14% y lograron el mejor resultado de su historia, al igual que los liberales moderados de NEOS con casi un 8% de los sufragios. Los primeros, impulsados por el debate sobre el cambio climático y los segundos, como alternativa de centro frente a las dos formaciones de derechas. El presidente de los ecologistas austríacos, Werner Kogler, habló al comentar los resultados de un «Sunday for Future», en referencia a las protestas estudiantiles contra el calentamiento global iniciadas por la adolescente sueca Greta Thunberg.

Conscientes de que son socios potenciales en el próximo gobierno de Kurz, Los Verdes piensan vender cara su posible colaboración, aunque afirmaron que no eludirán su responsabilidad de Estado. Nadie quiso, sin embargo, comprometerse ni hacer valoraciones sobre posibles alianzas la noche electoral y menos aun los conservadores o el propio Kurz.

El virtual nuevo jefe de gobierno austríaco está obligado a sondear a todos los partidos con representación parlamentaria, pero se da por descontado que es bastante más que improbable un pacto con los socialdemócratas para repetir la gran coalición que durante décadas ha gobernado el país y tiene aburridos a los austríacos. El SPOE aspira a renovarse y desea liderar la oposición. Nadie cuenta tampoco con una repetición de la alianza entre el OEVP y el FPOE que ha gobernado Austria los dos últimos años y que reventó con el escándalo de Strache.

Temas

Austria