Compromiso por la paz en el aniversario del Día D

Emmanuel Macron, el príncipe Carlos de Inglaterra, la reina Isabel II, Donald Trump y su mujer, Melania./EFE
Emmanuel Macron, el príncipe Carlos de Inglaterra, la reina Isabel II, Donald Trump y su mujer, Melania. / EFE

La 'generación fuerte' de Isabel II, protagonista de la conmemoración en la costa inglesa del desembarco en Normandía

IÑIGO GURRUCHAGALondres

«Hace 75 años nuestro países se embarcaban en una batalla decisiva. El 6 de junio de 1944, 160.000 tropas aliadas desembarcaron en Normandía, marcando el principio del fin de la guerra en Europa. El número de víctimas en ambos bandos fue inmenso, cientos de miles de soldados, marinos, aviadores y civiles muertos o heridos en los días y semanas que siguieron».

Tras la introducción a la historia de la mayor operación militar de desembarco jamás emprendida, los dieciséis gobiernos presentes en la conmemoración celebrada en Portsmouth afirman en una declaración pública «la responsabilidad compartida para asegurar que el horror inimaginable de aquellos años no se repetirá» y para «trabajar constructivamente como aliados y amigos, a fin de encontrar los intereses comunes cuando hay diferencias de opinión y para trabajar juntos con el fin de resolver las tensiones internacionales pacíficamente».

El mensaje de los estadistas rechaza la guerra y expresa compromiso con «la paz en Europa y globalmente, con la democracia, la tolerancia y la ley», y ha sido suscrito también por la canciller alemana, Angela Merkel, señalando con su presencia, como ya había ocurrido en previas conmemoraciones, que el desenlace de la guerra fue también la liberación de Alemania.

La excepción entre los países que contribuyeron a la derrota del nazismo era Vladimir Putin, que no fue invitado al segundo día de actos conmemorativos, en la costa de Normandía, donde ya participó en los actos del septuagésimo aniversario, en 2014. A este tipo de aniversarios no se invita al estado español, a pesar de que numerosos republicanos exiliados formaron parte de unidades británicas en el mismo inicio de la 'Operación Overlord' y en los días posteriores del desembarco.

Entre ellos, el donostiarra Alfredo Ruiz, uno de los niños vascos evacuados de Bilbao tras el bombardeo de Gernika. Él y su hermano fueron acogidos en Inglaterra. En 1943, con 20 años, siendo mecánico en una fábrica en Coventry, se alistó en el Ejército británico. Enrolado en la Armada, en los días anteriores al desembarco su unidad navegó hasta cerca de la costa francesa sumergiendo boyas con sonares y balizando el camino para los dragaminas.

«El 6 de junio, al amanecer, fuimos en la primera oleada, escoltando a los canadienses hasta la playa de Juno. Su comandante viajó con nosotros. Yo fui responsable de darle las distancias exactas desde nuestro bote hasta la playa», escribió en una breve memoria sobre su vida. Tras seis meses en la costa francesa, su unidad retornó a su base. Falleció a los 84 años, en 2008.

Embarcados

En los actos en Portsmouth jefes de Estado y de Gobierno han leído emotivas cartas de soldados que fallecieron -el presidente francés, Emmanuel Macron, y la primera ministra británica, Theresa May- y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha recitado una oración escrita por su predecesor, Franklin D. Roosevelt, en el momento de iniciarse la operación militar.

La reina Isabel II, que se despidió tras la ceremonia de su invitado, Trump, poniendo fin a su visita de Estado, subrayó su emoción personal en este aniversario. Tenía 13 años el 6 de junio de 1944. «Cuando asistí al 60 aniversario del desembarco algunos creían que sería el último. Pero la generación de la guerra- mi generación- es fuerte y estoy encantada de estar con ustedes en Portsmouth», leyó.

Recordó las palabras de su padre, Jorge VI, en un mensaje a la nación emitido por radio: «Lo que se nos pide a todos es algo más que valor y resistencia. Necesitamos una revitalización del espíritu, una determinación inconquistable». La reina, el príncipe de Gales y el presidente de Estados Unidos charlaron con algunos de los veteranos que han asistido a las ceremonias.

Música de aquellos años, la dramatización de los tensos diálogos entre el mando supremo de la operación, Dwight Eisenhower, y el responsable del parte meteorológico, la evocación por el jefe de Estado Mayor británico, sir Nicholas Carter, del ingenio tecnológico que hizo posible el desembarco y el avance en días posteriores.

La conmemoración, que se prolonga en los próximos días en Portsmouth fue un acto armonioso y con pasajes emocionantes. Los nonagenarios supervivientes con buen ánimo se han embarcados de nuevo hacia Normandía, para estar en las conmemoraciones francesas.