Le Pen apela a los «insumisos» que respaldan a Mélenchon a que no voten a Macron

Marine Le Pen./
Marine Le Pen.

La candidata del Frente Nacional a la presidencia en Francia ha hecho este llamamiento directo a los partidarios del aspirante izquierdista

EUROPA PRESSPARÍS

La candidata del Frente Nacional a la presidencia en Francia, Marine Le Pen, ha hecho un llamamiento directo a los partidarios del candidato izquierdista y líder de la Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, a que no voten por el "banquero" Emmanuel Macron, su rival en la segunda vuelta.

Le Pen ha enviado un "mensaje" a los siete de millones de franceses que votaron por Mélenchon en la primera vuelta (que quedó cuarto con el 19,6 por ciento), de quien ha dicho que realizó una "campaña respetable" en la que sus simpatizantes han entonado 'La Marsellesa' (el himno nacional) y enarbolado la bandera francesa y no la roja comunista.

"Me dirijo a los votantes de la Francia Insumisa para decirles que hay que hacer barrera a Emmanuel Macron", el candidato centrista que quedó primero en la votación del 23 de abril y que parte como favorito en los sondeos para la segunda vuelta, ha señalado Le Pen.

"Su proyecto está en las antípodas" de quienes votaron a Mélenchon y "no representa el cambio, es la continuidad", ha incidido, recordando así el pasado de Macron como ministro de Economía del presidente François Hollande.

"Macron es un banquero, representa estas finanzas arrogantes que François Hollande había prometido combatir y que finalmente dejó prosperar", ha denunciado, defendiendo que el líder de En Marche! "es un partidario del librecambio generalizado".

Según Le Pen, "rechazará ofrecer la más mínima protección a los trabajadores, como lo demostró en Amiens comportándose muy mal con los trabajadores de Whirpool". Los dos candidatos visitaron el miércoles a los empleados de la planta de Whirpool en esta ciudad, que tiene previsto su cierre en 2018. Así, la candidata del Frente Nacional ha sostenido las diferencias que hay en su programa y el de Macron, para poner en valor los puntos en común con Mélenchon.

"Dejemos las peleas y las divergencias de lado", les ha conminado, asegurando que tras las elecciones se podrán "retomar las discusiones sobre los temas de fondo". "No es posible dejar las riendas de Francia a Emmanuel Macron. El peligro es demasiado grande y realmente hace falta que las cosas cambien en nuestro país", ha advertido, animando a "pasar página".

Ayrault apoyará a Macron para evitar una «catástrofe»

El ministro francés de Exteriores, Jean-Marc Ayrault, explicó hoy que apoya la elección del candidato socioliberal a la Presidencia, Emmanuel Macron, en la segunda vuelta de los comicios, para evitar la "catástrofe" de una victoria de la ultraderechista Marine Le Pen.

"Para la segunda vuelta he dado mi apoyo claramente a Macron, para decir 'no' a Le Pen", dijo Ayrault en rueda de prensa en Malta, donde participa en una reunión informal de titulares de Exteriores de la Unión Europea (UE).

En su opinión, la formación de Le Pen es "el partido antieuropa". "Le Pen sería una catástrofe para Francia y para Europa; hasta ese punto es importante Francia para Europa", comentó.

Además, consideró que Le Pen "no aporta ninguna solución a los problemas de los franceses, nada en absoluto", al tiempo que alertó de que "salir del euro, de Europa, sería dramático para Francia".

"Es una cuestión de participación. Sólo habrá dos papeletas. Es un momento grave para Francia", afirmó sobre la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, el 7 de mayo.

Ayrault dijo "comprender que la gente haya votado de forma diferente en la primera vuelta; respeto su elección", pero "ahora hay una segunda elección que hacer y uno no se puede equivocar". "Francia es un país que cuenta en el mundo y que cuenta particularmente en Europa", concluyó.

Mélenchon no pedirá el voto para ningún candidato

El líder de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, ha revelado este viernes que no pedirá el voto para ninguno de los candidatos que han pasado a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, aunque ha aclarado que sí acudirá a votar en la cita del 7 de mayo.

"Lo que voy a votar, no lo voy a decir", ha anunciado Mélenchon en un vídeo difundido en Internet. El político izquierdista ha explicado que, de esta forma, intenta que sus más de 7 millones de electores sigan "reagrupados" y tomen su propia decisión individual.

"No soy un gurú, no soy un guía", ha añadido, después de que políticos de uno y otro signo le recriminasen que no diese alguna consigna pública de cara a la segunda vuelta, en la que los ciudadanos galos deberán decidir si quieren como presidente al liberal Emmanuel Macron o a la ultraderechista Marine Le Pen.

Mélenchon ha lamentado la "violencia" que está generando todo el proceso, de la que "no puede salir una situación estable". "La naturaleza misma de los protagonistas de la segunda vuelta impide esta estabilidad. Uno porque es la extrema finanza, la otra porque es la extrema derecha", ha argumentado en su vídeo.

Mélenchon ha acusado a Macron de exigirle un voto "de adhesión" para la ronda de votación definitiva y no sólo un voto "contra el Frente Nacional". No obstante, sí ha querido dejar claro que no respaldará en ningún caso a Le Pen: "No votaré al Frente Nacional, todo el mundo lo sabe".

Macron reprocha al aspirante izquierdista

Macron ha reprochado a Mélenchon, quien fue su rival durante las primarias del pasado 23 de abril, que se haya negado a pedir el voto para ninguno de los dos candidatos en esta segunda vuelta. Desde Châtellerault, a unos 300 kilómetros al suroeste de París, Macron lo ha acusado de haber cometido "dos errores importantes".

"El primero, que no tenga ningún espíritu de distinción", ha señalado, en referencia a la negativa a pedir el voto a los dos candidatos, sin matices. "Tenemos muchos desacuerdos [con Mélenchon] que ya he asumido. Pero compartimos una cosa: el compromiso de poder debatirlos en un ambiente republicano", ha subrayado.

"Esa es una diferencia (que tenemos) con el Frente Nacional y que ha olvidado. ¡Es una falta grave!", ha exclamado. Y su segundo "error", ha continuado Macron, es el de haber "traicionado a los suyos", según declaraciones recogidas por el diario Le Parisien.