Corazones bien hidratados y alimentados en los tendidos de La Condomina

Peña El Chapi de La Arboleja, con jamón, bota de vino y pan de Barqueros. / V. V.
Peña El Chapi de La Arboleja, con jamón, bota de vino y pan de Barqueros. / V. V.

El cardiólogo Domingo Pascual cree que la Feria Taurina necesita ya «un revulsivo» para no ir «a peor»

Manuel Madrid
MANUEL MADRID

Muchas cosas tenían que decir ayer los aficionados al arte de lidiar toros. Era la corrida de Ureña, y, claro, la expectación era patente. Antes de comenzar la plaza era un retumbo de voces altisonantes. Intentando encontrar una explicación, y aprovechando que pasaba por allí el jefe del servicio de Cardiología de La Arrixaca, Domingo Pascual, le pregunto cómo pueden estar los corazones en momentos así, a punto de ver en escena cornudos de hasta 600 kilos, y dice Pascual, con una sonrisa de esas que tranquilizan: «Esos corazones tienen que estar preparados, ¡y seguro que bien hidratados y bien alimentados!». De más, incluso. Pero confirma el cardiólogo algo que es de sentido común, que en su justo término nada es perjudicial para la salud. A Pascual no le cabe ninguna duda de que la Feria Taurina de Murcia necesita «un revulsivo», y aboga por un buen maridaje de toro y toreros, «o cada vez irá a peor». Un contraveneno podría ser para el presidente del Real Club Taurino de Murcia, Alfonso Avilés, anunciar en Murcia a José Tomás, que este año ha toreado solo en Granada. «La cuestión», según Avilés, «es que tiene que competir con el resto de toreros y con las ganaderías que torean todos, y si es posible con las más bravías». Algo difícil.

Germán Teruel, profesor de Derecho Constitucional de la UMU y columnista de 'La Verdad', tiene un perceptible acento sevillano (cada vez se le nota más) siendo de Murcia. «¡Es que es lo que tiene estar casado con Lourdes, una sevillana!». Él no espera un año para asistir a un espectáculo taurino porque pisa La Maestranza, y tampoco se le escapan la Feria de Málaga ni una tarde en Las Ventas. Ser joven y aficionado a los toros es compatible, y ser abogado y defensor de la fiesta también. «Había que venir a ver a Ureña, de los toreros actuales es de los que más transmiten», celebraba, acompañado de los abogados Amancio Ruiz y Ángel Guirao. «Cada vez somos más los profesionales del Derecho que defendemos la libertad de ir a los toros. Desde la Fundación del Toro de Lidia se está haciendo un trabajo impecable para actuar frente a los ayuntamientos que están aboliendo la Fiesta Nacional. El amor a la tauromaquia no se contrapone con el amor a los animales».

No pensaría lo mismo el antitaurino que saltó al ruedo con una camiseta en la mano y pintadas en el cuerpo cuando Morante acababa de matar a su primero. No había ya peligro. Atraparlo se convirtió en un espectáculo propio del Bombero Torero. Salieron detrás de él varios miembros de la cuadrilla del de La Puebla del Río; en la persecución, con el público vigilante, se resbaló uno de los asistentes de los muleros y, finalmente, un subalterno vestido de verde pudo echarle mano. Lo metieron por el patio de caballos y Morante paseó, feliz, dos orejas.

Un antitaurino con pintadas en el cuerpo saltó al ruedo al matar Morante a su primero

«¡Ya tengo 50 años!»

Manuel Durán, exdirector general de Seguridad Ciudadana y Emergencias y exconcejal de Murcia, se ha dado un respiro y ha decidido bajarse del barco de la política. «¡Es que ya tengo 50 años!», dice sin que le dé un calambre. Vino a los toros como en años anteriores, pero, a decir verdad, un poco más encogido. Las inundaciones por el Campo de Murcia tampoco han sido moco de pavo y han afectado al ramal de los Canales del Taibilla que va por toda la zona de la costa y que parte de Lobosillo. En su pueblo, por cierto, sigue el carro que inaugurara el gran Manolo Escobar en una rotonda. «Me encargué de que estuviera bien anclado».

«Ese toro no es el otro», decían del primero de El Juli, que fue abroncado por «sobrero». Al grupo de María José Pardo, acompañada de Fina de Juver, Mari Carmen Martínez, Marisol Orenes, Carmen Isabel Corbalán, Mari Carmen Nicolás y Fuensanta Corbalán, no había que decirles mucho de qué va la fiesta. Tantos años yendo y viniendo a las corridas, antes y después de Pepín, y todas juntas. «A los toros y al baño, vamos juntas a todas partes», reían. A María José, por cierto, nunca le han arrojado estando en los tendidos ni rabos ni orejas, «pero sí me los han llevado a casa». Todos los ha metido en sal, «y así aguantan mejor».

Aparecieron el diputado en la Asamblea y presidente de VOX en la Región, Pascual Salvador Hernández,y los concejales de Murcia José Ángel Antelo e Inma Ortega. Para Antelo, la victoria de España en el mundial de baloncesto, ha sido épica: «Es un lujo que haya pasado por segunda vez». Volcado con la política, admite que es «un ex-ex-exdeportista, más centrado en otras actividades, en Murcia y en el Ayuntamiento». Y en la defensa de los toros. Inma, ya hecha a su nueva ocupación, recordó lo que han padecido por las lluvias tantos murcianos, a los que intentó echar una mano: «Estuve sacando barro de Alquerías». Ayer, en su vertiente taurófila, deseaba que Ureña tuviera tarde de gloria, «y que los toros tengan trapío».

José María Mainar, jefe de la Policía Local de Murcia, repitió tarde con varios compañeros de fatigas. En el burladero estaba con los coroneles Jesús Arribas (jefe de la V Zona de la Guardia Civil) y Javier Fernández (jefe de la Base Aérea de Alcantarilla), con el capitán de Navío José Ignacio Martí Scharfhausen (Delegado de Defensa en la Región de Murcia) y con Juan Sobrino (almirante de Acción Marítima). Con ellos la plaza no podía tener más distintivos, aunque iban sin uniformes.

En la corrida del lorquino estaban los de la peña El Chapi de La Arboleja (Murcia), fijos cada ciclo de toros en La Condomina. Eran 16 este año, y con las mismas ganas de comer de siempre. Con un jamón ya pelado de 50 euros y tres kilos de pan de la panadería Ortín y Belchí de Barqueros. «Nos comemos una pata de jamón por corrida. Si hubiera cuatro tardes, otro más que caería. Somos así», decía el líder, que bien aplaudió a Rafaelillo, a quien brindó Ureña su primero. El de El Carmen se llevó las manos a los ojos intentando no desbordarse en un llanto de lágrimas. Pues eso, que los del Chapi, con Benito Noguera como la voz cantante, son claros. No tienen contención. «Y ojo, que por la mañana nos ponemos a cavar y hacer lo que sea. Eso sí, el cuarto toro ya no lo vemos, aún seguimos merendando».

Visita a Nazario Ibáñez

«Cómo le da el pecho», decían unos alicantinos sobre Ureña en su primero. Por cierto, buen detalle tuvo la plaza con una ovación propia de coliseo romano al lorquino. Esperando que hiciera la faena de su vida venían los de la Cofradía del Santísimo Cristo del Remedio de Puente Tocinos, fieles a lo que proponga el empresario de La Condomina, Ángel Bernal. Mariano Hidalgo, su presidente, maneja divinamente a los 200 cofrades que toman las calles de la pedanía murciana cada Jueves Santo, «y este año puede que también el Viernes de Dolores», dice como primicia. Para José Antonio Pardo, cabo de andas del Cristo, su favorito es Perera, y para Mariano es Morante. «Vengo a disfrutar», insiste.

Algo que no hay que dejar de hacer es visitar la finca de Nazario Ibáñez en Yecla. La persona encargada de estos recorridos estaba ayer en el coso murciano. Cristóbal Sánchez dice que pasan por allí cada año peñas taurinas, aficionados de toda España y del extranjero, y grupos de toda índole buscando una experiencia diferente. Todo un día en la finca entre vacas y machos, novillos y sementales para descubrir cómo es el mundo taurino desde dentro. Y para conocer historias como la de 'Caminero', un toro de 11 años criado a biberón que no puede ver al mayoral que le dio dos palos de pequeño ni a los hombres, pero que se comporta manso ante las mujeres.

De Arcofruit, empresa que exporta desde Murcia cítricos a lugares tan distantes como Noruega, vino una delegación con Jorge Hernández en cabeza, deseando que la corrida de ayer fuera de todo menos insípida.