Valcárcel: «Hay que hacer una reflexión y analizar dónde nos hemos equivocado»

Ramón Luis Valcárcel, con su esposa Charo Cruz, saluda a Víctor Manuel Martínez la noche electoral en el Siete Coronas. / VICENTE V ICÉNS/ AGM
Ramón Luis Valcárcel, con su esposa Charo Cruz, saluda a Víctor Manuel Martínez la noche electoral en el Siete Coronas. / VICENTE V ICÉNS/ AGM

El presidente de honor del PP, partidario de la autocrítica por los malos resultados, asegura que no pretende «impulsar a nadie» dentro del partido, y llama a «cerrar filas»

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Ramón Luis Valcárcel advierte a «algunos voceros» de que «se vayan acostumbrando» a oír las opiniones y reflexiones de los militantes del Partido Popular que, como en su caso, se expresaron en la reciente Junta Directiva Regional que analizó los resultados electorales del pasado domingo. Apelando a la autocrítica, Valcárcel tuvo la cuota de protagonismo que muchos esperaban: unos con expectación y otros con desagrado. Fernando López Miras y su equipo aguantaron el 'chaparrón' de quien fue hasta hace poco líder indiscutible de los populares murcianos.

«Hay un proceso de negociación y deseo el mayor éxito; pido que no se pongan piedras en el camino. Toca hacer piña». «Quiero mantenerme al margen. No pretendo impulsar a nadie, y no existe ningún movimiento de nadie en el partido»

Ramón Luis Valcárcel, no obstante, precisa que con su intervención hizo «una llamada a la unidad del partido en un contexto muy difícil; pedí que nadie ponga piedras en el camino». Al mismo tiempo, considera que «hay que hacer una reflexión y analizar dónde nos hemos equivocado». Llegado el caso, y si se producen tensiones internas como consecuencia de la pérdida del Gobierno regional por frustrarse un pacto con Ciudadanos, Valcárcel indica, a preguntas de 'La Verdad', que su papel consistirá en «arrimar el hombro y apaciguar los ánimos».

Recalca asimismo que no pretende promocionar «ni impulsar a nadie» dentro del partido. «No existe ningún movimiento de nadie», asegura, que desestabilice la formación. «Yo empiezo una nueva etapa en mi vida y pienso mantenerme al margen». Si por cualquier motivo tuviera que implicarse, insiste en que lo haría para «mantener la unidad».

«Si tuviera que entrar, sería para arrimar el hombro, apaciguar los ánimos e intentar que no haya ruptura».

Apurando su escaño en Bruselas

Sostiene que su intervención en la Junta fue constructiva

El presidente de honor del PP regional apura sus últimas semanas como vicepresidente del Parlamento Europeo, donde no volverá tras haber sido apartado de la candidatura por la cúpula actual del partido: como castigo por haber apoyado el verano pasado a Soraya Sáenz de Santamaría, unido a la estrategia de los populares murcianos de eliminar cualquier relación con el pasado.

En este contexto interno, y con la derrota electoral del domingo, Ramón Luis Valcárcel manifiesta que su intervención ante la Junta Directiva estuvo enfocada al cierre de filas. «Existe un proceso de negociación y deseo el mayor de los éxitos. Por este motivo, pedí que no se pongan piedras en el camino. Ahora toca hacer piña». Su intervención levantó sarpullidos en la dirección regional, aunque él sostiene que no hubo tensión ni saltaron chispas, sino que sus palabras iban en un tono constructivo, y para ello se remite al acta de la reunión. «Siempre hay algún interesado en generar ese clima; algunos voceros que buscan fomentar esa tensión, algo que por mi parte nunca ha existido. Lo que dije fue que tenemos que cerrar filas».

«No cometamos ahora el error de decir que nos han robado votos; nadie nos roba nada». «No hubo tensión en la Junta Directiva; siempre hay algún interesado en pretender lo contrario»

Cuando se ganaban elecciones

«No se puede despreciar el trabajo que se hizo»

Valcárcel es partidario «de no mirar atrás», si bien considera que «no se puede despreciar el trabajo hecho» en etapas anteriores. «Es evidente que el contexto actual es distinto al de las elecciones de 2011 y las precedentes». Recuerda que en aquellos comicios el PP sacó en la Región doce puntos más de los que obtuvo este partido en otras comunidades, por lo que a su juicio no se puede faltar al respeto a quienes trabajaron para alcanzar ese logro.

Varios miembros de la Junta Directiva señalaron que Valcárcel, que tenía a su lado a Antonio Sánchez Carrillo, quien ostentó un gran poder, comentó que antes sí se ganaban elecciones en momentos complicados, cuando él estaba al frente del partido.

«No se puede decir que nos han robado votos porque nadie es dueño de esos votos. Son de las personas. No cometamos ese error; nadie nos roba nada. Esta fue la recomendación que hice», apostilla en referencia a los sufragios que obtuvieron otros partidos dentro del espectro de centro derecha tan fragmentado. Unos votos que antes iban al PP. «Hay que hacer una reflexión, y no pasa nada por ello. Hay que analizar dónde nos hemos equivocado», algo que a su juicio es de sentido común para poder relanzar el partido.

De la misma forma, Valcárcel sostiene que el PP murciano debe darse un baño de realismo. «No hemos casi ganado; no nos engañemos. Hemos perdido. Esas justificaciones no nos valen; como tampoco que nos dediquemos a decir que somos los mejores», subraya.

«No nos engañemos diciendo que casi hemos ganado; no nos valen esas justificaciones»

Objetivo: mantener el Gobierno

Aviso a «los voceros» que fomentan la división

Se muestra partidario de no generar enfrentamientos, sino de apostar por la paz interna y evitar cualquier conflicto que pueda sobrevenir si se pierde el Gobierno regional después de 24 años. Apunta que si tuviera que entrar en escena lo haría con el fin de «arrimar el hombro para que nos vaya bien, apaciguando los ánimos e intentando que no se produzca una ruptura». Avisa a aquellos «los voceros» que pretenden sembrar cizaña y enemistarle con la dirección del PP. «Nadie debe poner piedras en el camino».

Señala, a preguntas de 'La Verdad', que no está detrás de ningún movimiento y que no apoya a nadie que se dedique a dividir al PP. Como militante, dice, está en su derecho de expresar su opinión, y recuerda que cuando él estaba al frente del partido «todo el mundo podía expresarse con libertad». Si su intervención generó algún malestar, cree que es mejor que algunos «se vayan acostumbrando».

Ningún acto con Miras y buscando votos en pedanías de Murcia

Ramón Luis Valcárcel no hizo campaña electoral junto a Fernando López Miras. No entraba en los planes de la ejecutiva regional. El expresidente del PP y de la Comunidad Autónoma, que ganó cinco elecciones entre 1995 y 2011 con mayorías aplastantes, se ha dedicado en esta ocasión a recorrer pedanías de Murcia -como dijo que haría- a favor de José Ballesta. El alcalde ha sacado más votos en el municipio que López Miras, uno con la urna local y el otro con la autonómica. Aunque ostenta la presidencia de honor del PP, Valcárcel no tuvo un asiento preferente acorde con este cargo en la reunión de la Junta Directiva Regional. La noche electoral acudió al cuartel general popular del hotel Siete Coronas, donde hubo una imagen y un ambiente muy distintos a los de otros comicios, sin que mediara foto de Ramón Luis Valcárcel con la dirección actual. Ahora afronta una nueva etapa, señala.