Rato aprovecha su alegato para cargar contra Goirigolzarri: el 'caso Bankia' es culpa del rescate

El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato. /R. C.
El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato. / R. C.

Antes de quedar visto para sentencia el caso, el expresidente de la entidad ha recordado que «Bankia vale hoy menos que cuando salió a Bolsa» e insiste en que contó con el respaldo de los supervisores

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Diez meses después de que comenzara el juicio por la salida a Bolsa de Bankia, el tribunal ha dejado listo para sentencia uno de los procesos que más impacto financiero y político han tenido derivado de los peores años de la crisis. En su alegato final ante la Audiencia Nacional, el que fuera presidente de la entidad durante año y medio en el que se lanzó al mercado bursátil, Rodrigo Rato ha hecho uso de un último turno de palabra para defender su inocencia... lanzando un dardo contra su sucesor en el cargo y actual presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, al que acusa de haber provocado este juicio por la petición de rescate público que solicitó para Bankia a mediados de 2012.

En su alegato, Rodrigo Rato ha apuntado que lo que en realidad se ha estado juzgando durante casi un año ha sido el rescate de la entidad que se realizó tras su salida del consejo de administración. «Todos somos conscientes de que una de las razones por la que se ha producido este juicio son las decisiones tomadas por el consejo de administración que me sustituyó», ha indicado en referencia a Goirigolzarri. Rato ha expuesto ante los magistrados que aquella dirección «dijo que tomaba las decisiones por razones y cambio de estimaciones de futuro, y tenía toda la razón, porque la crisis financiera fue peor en 2012, 2013 y 2014». Para finalizar ha recordado que «Bankia vale hoy por balance menos que cuando salidó a Bolsa» en julio de 2011, cuando él la presidía.

En su intervención ante el tribunal -Rato ha sido el único de los acusados que ha tomado la última palabra-, el expresidente de Bankia ha apuntado que todas las decisiones que tomó el consejo de administración en torno la salida a Bolsa «fueron contrastadas con las opiniones que sobre las mismas tenían el supervisor y el regulador, y en consonancia con ellos». También ha recordado que durante sus 17 meses al frente de la entidad hubo «tres grandes cambios regulatorios consecutivos y todos los aplicamos de forma correcta según el regulador y el supervisor». Incluso ha indicado que en esa etapa Bankia superó tres test de estrés de la Autoridad Bancaria Europea.

Con este alegato quedaba visto para sentencia el juicio por la salida a Bolsa de Bankia, en el que Rodrigo Rato se enfrenta hasta ocho años y medio de prisión por supuesta estafa a inversores y falsedad contable; una pena que ya fue incrementada por la Fiscalía a finales de julio. El Ministerio Público también solicita seis años de prisión para el ex consejero ejecutivo de Bankia, José Manuel Fernández Norniella; cinco años de prisión para el exvicepresidente de la entidad José Luis Olivas, y hasta nueve meses para su sucesor, Francisco Verdú. Además, apunta penas de entre dos años y un año de cárcel conmutable por multa para los exconsejeros del grupo con presencia en los comités de auditoría, entre ellos sus antiguos presidentes, el exministro del Interior Ángel Acebes, y Alberto Ibáñez, así como para el interventor de Bankia, Sergio Durá, y el socio auditor de Deloitte, Francisco Celma.

Testimonios