Velas blancas desde hace más de 150 años

Regata de vela latina en el puerto de Cartagena. / pablo sánchez / agm
Regata de vela latina en el puerto de Cartagena. / pablo sánchez / agm

Un libro y un documental repasan la presencia de las embarcaciones de vela latina en la Región de Murcia

Paco Lastra
PACO LASTRA

El pasado mes de abril, mientras Emilio Gil Pagán daba una conferencia en el Museo Naval de Cartagena sobre la práctica de la vela latina en la Región de Murcia, uno de los conferenciantes invitados, Vicente García-Delgado, lo interrumpió cuando afirmó que en la ciudad portuaria había una tradición histórica de más de 150 años de regatas de este tipo de embarcaciones: «Eso no es cierto. No hay nada escrito al respecto».

El biólogo y directivo de la Federación Murciana de Vela, Emilio Gil, uno de los autores de la obra, destaca que «tenemos uno de los patrimonios más extensos del Mediterráneo»

Este incidente ha dado sus frutos. El biólogo Emilio Gil, miembro de la Junta Directiva de la Federación de Vela de la Región de Murcia, no pasó por alto la aclaración de García-Delgado, coautor del libro 'Nuestra vela latina' [Juventud, 1996]. Entendió que si algo no está escrito puede que haya quien no crea que ocurrió.

Junto al ingeniero naval canario Víctor Moreno, Emilio empezó a dar forma a 'Velas blancas', una publicación que incluye un documental de 24 minutos que se estrena mañana, a partir de las 20.45 horas, en la Filmoteca Regional de Murcia.

Nombres propios

'Sur (1999)' (42 palmos)
Del CN Cabo de Palos, fue construido por Diego Fernández, carpintero de ribera de Águilas, por encargo del pescador de Los Nietos José Ginés Gómez
'Joven Josefa (1965)' (33 palmos)
Del CN La Puntica, se construyó cerca del Molino del Chirrete de San Pedro del Pinatar y fue un barco de pesca desde sus orígenes hasta 2005
'Perla Negra' (21 palmos)
Del CN Santa Lucía, fue construido en 1954 por Los Tárraga, carpinteros de San Pedro, por encargo de José María Celdrán

«Hemos puesto mucha ilusión en un trabajo que es una mirada de conjunto a las embarcaciones de vela latina, representantes de un patrimonio marítimo y pesquero que atesoramos en esta Región, y que es uno de los más extensos e importantes del Mediterráneo, y por consiguiente del mundo», dice Emilio Gil en el prólogo del libro.

'Velas blancas' pone el broche de oro a la declaración de Bien de Interés Cultural Inmaterial de la vela latina y los oficios y saberes relacionados con su práctica, a finales del pasado mes de enero. El Consejo de Gobierno justificó esta decisión argumentando «que no existe en la Región otra manifestación similar que aúne destreza, conocimiento de la carpintería de ribera tradicional y relación íntima con su medio natural».

La obra que se presenta mañana en la Filmoteca Regional hace una reseña histórica de la presencia de este tipo de embarcaciones en la Región y muestra un estudio cronológico de la navegación pesquera y deportiva. Se para en el trabajo que están llevando a cabo en la actualidad la Federación, las asociaciones y los clubes y hace un inventario de las embarcaciones que dan soporte material a la declaración de Bien de Interés Cultural. Asimismo, dedica un capitulo a los oficios y saberes asociados a la pesca y la navegación de la vela latina.

La actual directiva de la Federación que preside Arturo García Pallarés apostó por estas embarcaciones y creó una vocalía dedicada a la vela clásica, que recayó precisamente en Emilio Gil.

Volviendo al principio, y para justificar los más de 150 años de regatas de vela latina en la Región, la primera referencia que encontraron Gil y Moreno data de 1858. Fue en el puerto de Cartagena, para festejar el nacimiento del Príncipe de Asturias, el 28 de noviembre del año anterior.

Temas

Vela