Puebla toca la gloria y ya mira a París 2024

Puebla, ayer, con sus cuatro medallas, en la piscina de la Urbanización Mediterráneo. / PABLO SÁNCHEZ / AGM
Puebla, ayer, con sus cuatro medallas, en la piscina de la Urbanización Mediterráneo. / PABLO SÁNCHEZ / AGM

El nadador cartagenero de 16 años ha logrado el bronce en los 1.500 absolutos

RUBÉN SERRANO CARTAGENA

Su cuarto está repleto de medallas. Las tiene colgando en las estanterías y en los cuadros, que son fotografías de sus victorias. Tiene más de una veintena, nacionales e internacionales. Pero hay una que guarda cuidadosamente en su mochila, y que saca en el momento en que el equipo de 'La Verdad' aparece por la coqueta piscina de la Urbanización Mediterráneo, para que quede inmortalizado por la cámara. Su nombre empieza a hacerse un hueco entre las grandes promesas de la natación española. Es Alejandro Puebla (Cartagena, 2002), nadador del CN Cartagonova-Cartagena, y el bronce que mima es el logrado el pasado fin de semana en el campeonato de España celebrado en Sabadell: lo logró en los 1.500 de la categoría Absoluta, contra chicos mayores que él y en una final de la máxima élite de este deporte. Es histórico y nadie nunca había logrado algo similar. De pasó, pulverizó su marca y logró la mínima para disputar el Europeo Júnior en Kazán (Rusia), el mes de julio. De ahí salen los futuros olímpicos de los Juegos de Tokio (2020) y París (2024). Casi nada.

Pertenece al CN Cartagonova-Cartagena, ha superado sus mejores marcas contra los mayores y ha logrado el billete para el Europeo Júnior en Kazán

Está claro que lo que logrado Puebla solo está al alcance de los mejores. Su carrera ya apuntaba maneras antes del pasado fin de semana. Ya había sido cuatro veces campeón de España en las categorías Alevín e Infantil. Por eso, todo el mundo sabía que podía dar de qué hablar en el nacional de Sabadell, en su estreno como Júnior (nacidos en 2001 y 2002). Durante cinco días de competición, el nadador cartagenero se subió cuatro veces al podio: logró dos oros, en 1.500 y 800 libres, y un bronce en 400. La fabulosa marca lograda en 1.500 fue la que le otorgó el metal en Absoluto, por encima de otros chicos mayores que él. Ni él mismo se lo esperaba. Su nombre ha salido en diferentes medios de comunicación a nivel nacional. «Me fijé en la marca, que me permitía entrar en el Europeo. Pero cuando vi que me daban el bronce me llevé una alegría. La gente no deja de felicitarme, mi familia está orgullosa y eso me hace sentir bien», relata.

El domingo, a Madrid

Puebla tiene 16 años, pero la hazaña lograda el domingo no le ha hecho subirse a las nubes, ni mucho menos. Es jueves por la tarde, acaba de llegar de Sabadell y lo primero que ha hecho ha sido ponerse a entrenar en la piscina de la Urbanización Mediterráneo, que es el cuartel general del CN Cartagonova-Cartagena. La rutina no para, no tendrá vacaciones en Semana Santa y el domingo estará concentrado con la selección júnior en el Centro de Alto Rendimiento Joaquín Blume, en Madrid. Muchos chicos se irán de vacaciones y la residencia se queda más vacía que de costumbre. Ahí aprovechará el joven combinado español para preparar el Europeo de Kazán, que es a primeros de julio.

En Sadadell también ganó el oro en 1.500 y 800 en su categoría, y un bronce en 400

En mayo estará concentrado de nuevo durante tres semanas, en Sierra Nevada. «Está motivado y su objetivo ahora es lograr la marca mínima para disputar el Mundial de Budapest, que es a finales de julio. Hay que reducir el tiempo en cinco segundos, y eso en una distancia de 1.500 es asumible», resume su entrenador, Francisco Javier Aledo Martínez-Illescas, 'Chisco'. Él es el escudero de Puebla: le acompaña y asesora en todo (incluida la alimentación), y sacrifica su tiempo para que entrene. La rutina del nadador cartagenero tiene miga. «Entreno todos los días de la semana, durante seis horas, en horario de mañana y tarde. También los domingos, y solo de mañana porque por la tarde cierra la piscina. Me levanto a las 05.35 horas, a las 6.25 empiezo y termino a las 8 para ir a clase», admite el chico, que estudia en el instituto Mediterráneo. «El trabajo que hay detrás no lo ve nadie. Es un tío muy currante, muy constante e implicado», suelta 'Chisco'. Para poder compaginarlo con los estudios, tiene convalidada la asignatura de Educación Física, y esas horas las llena en la piscina.

«Es una final de máxima élite en la natación y es histórico para la ciudad; nadie lo ha logrado»

El bronce en 1.500 tiene mucho mérito. 'Chisco' y él prepararon a conciencia el campeonato de Sabadell fuera. La piscina de la Urbanización Mediterráneo es de 25 metros, tiene pocas calles y el CN Cartagonova-Cartagena ha reducido el número de inscritos (de 90 a unos 50 usuarios) para evitar la masificación. Por eso, prepararon la prueba en Torrevieja, con viajes de hora y media en coche, para ejecirtarse en una dimesión de 50 metros. «Lo que ha hecho es algo histórico para la ciudad. No ha habido nunca una medalla Absoluta en la Región. Esto tiene que servir de ejemplo, y para dar un impulso a la apertura del Palacio de Deportes. Algo así no puede continuar cerrado. Hay que darle un uso. Los chicos merecen una instalación digna. Es una pena», sostiene el entrenador.

El joven compagina sus estudios con sesiones de seis horas diarias y quiere meterse en el Mundial de Budapest

Nadador y técnico fueron incluidos hace unos meses en el programa España 2024, en el que solo están jóvenes promesas con posibilidades de disputar los Juegos Olímpicos de París 2024. «Hay que ser realistas y no pensar en 2020. Pero mi objetivo es ganar una medalla en unos Juegos. Disfruto mucho en el agua. No bebo y no salgo con los amigos por las noches, porque el descanso es fundamental. Me gusta el anime y, en mi tiempo libre, me gusta descansar» y ver series como 'One Piece' y 'Dragon Ball'. Puebla empezó a nadar con diez años por recomendación médica, para solucionar unos problemas de crecimiento en la columna vertebral. Tiene el futuro a su alcance. Y su club, como agradecimiento, le hizo ayer entrega de un gran marco con algunas imágenes de su gesta en Sabadell.